Innovación como receta para reactivar economías y sociedades productivas

¡Qué mucho ha cambiado el diario vivir desde marzo! La cotidianidad ha tomado un giro de 180 grados: ahora más que nunca trabajamos, nos educamos, consumimos y nos divertimos casi exclusivamente por vía de la tecnología.

¿Quién vislumbraba un futuro en el cual la mayoría de las actividades se harían frente a una pantalla? Lo cierto es que esta es nuestra nueva realidad, por lo que el peso ha caído sobre la tecnología para ayudar a las personas y a las ciudades a mantener continuidad y algún grado de “normalidad”.

La pandemia ha acelerado la transformación digital y hoy la tecnología tiene el gran reto y responsabilidad de impulsar la reactivación de las economías a medida que vayan reabriendo. Herramientas como internet de banda ancha, las computadoras de alta capacidad, y dispositivos móviles se han convertido en recursos esenciales para mantener la productividad.

De igual forma las plataformas y apps, como las de videoconferencias y las de trabajo colaborativo, han asumido un rol protagónico.

Y la comunidad de las empresas tecnológicas está respondiendo al llamado. Comparto el caso de Uber Flash, una funcionalidad dentro de la app de Uber que se lanzó recientemente en la región. Se trata de una opción que les permite a los usuarios realizar envíos de artículos con solo presionar un botón. También ayuda a las personas a hacer diligencias desde la seguridad y comodidad de su hogar, así mitigando el contagio y ayudando a “aplanar la curva”. Además, Uber Flash brinda a los socios conductores más oportunidades para generar ganancias adicionales, cosa que cobra mayor valor ante las limitaciones impuestas por medidas de cuarentena.

De igual forma, el modelo clásico de Uber –apoyar la movilidad de las personas al conectar usuarios con socios conductores– también forma parte integral de la reactivación de las economías. La tecnología de Uber regresa a las ciudades a medida que estas van reabriendo en la región.

Ofrezco el ejemplo de Panamá, en donde la plataforma está disponible a toda capacidad en acorde con las medidas paulatinas establecidas por las autoridades y procurando medidas y recomendaciones de higiene como la constante limpieza y ventilación del carro y el uso de mascarillas.El regreso de la disponibilidad de la app de Uber en Panamá es símbolo de, y apoya, el regreso de las actividades cotidianas en la región.

Herramientas de esta índole demuestran que la innovación puede ser una solución clave con muchos beneficios para diversos grupos: los usuarios cumplen una necesidad de movilidad de manera segura y confiable, el socio conductor produce, y se fomenta la actividad económica.

La pandemia nos ha enseñado muchas cosas y, a juzgar por el nuevo comportamiento de las personas, aceptar la tecnología es una de esas lecciones. Cada vez más personas se abrazan a la innovación, la integran en sus vidas y confían en ella. Ahora está en nosotros –los creadores, desarrolladores, programadores, etc. — continuar empoderando a las personas con tecnologías que simplifican y hacen la vida más segura.

Quienes trabajamos en la tecnología estamos bajo la lupa, por lo que tenemos que cumplir y fortalecer nuestro rol como aliado de las personas y ciudades en su proceso de “normalización”.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Gabriel Gutiérrez

Gerente General para Uber Panamá y el Caribe