Huawei sigue la aceleración de la red 5G mientras lucha contra restricciones

Jeremy Thompson, vicepresidente de Huawei en Reino Unido, advirtió que el retraso en la adopción y autorización del uso de la red con la tecnología de Huawei puede ser una gran desventaja con un impacto duradero en la economía de ese país

Ken Hu, presidente rotativo de Huawei, compartió en el 11º Foro Anual Mobile Broadband con los líderes del sector de las telecomunicaciones y la tecnología digital sobre el nuevo valor que 5G aportará a las diferentes industrias de todo el mundo.

«No hay un enfoque para la innovación fuera de lo establecido”, afirmó Ken Hu en referencia a la aceleración de la aplicación de 5G en entornos industriales. «Tenemos que centrarnos en necesidades reales en escenarios reales, y construir las capacidades para satisfacer esas necesidades. Esto es un desafío, pero lo más importante es que se trata de una gran oportunidad para todos los involucrados».

El despliegue global del 5G está progresando rápidamente. Como líder en este campo, China ya cuenta con más de 600.000 estaciones base desplegadas en más de 300 ciudades, que dan soporte a más de 160 millones de conexiones 5G en todo el país. Los servicios 5G en China ofrecen ahora velocidades de cientos de Mbps, y ya se ha implementado una amplia gama de servicios 5G en más de 20 industrias nacionales, en el ámbito de la salud, los puertos, la siderurgia, las redes eléctricas, la minería y la industria manufacturera, entre otros sectores.

«La adopción de 5G en la industria ha pasado de la verificación técnica al despliegue comercial», señaló Hu. «Hasta el 30 de septiembre de 2020, los tres principales operadores de China han implementado más de 5.000 proyectos innovadores y han firmado más de 1.000 contratos comerciales 5G».

Cada vez son más los países que deciden permitir que los operadores elijan a sus proveedores de tecnologías 5G libremente. Sin embargo, algunos países, motivados por intereses que Huawei ha calificado como «meramente políticos», han decidido excluir a la compañía de telecomunicaciones Huawei de participar en la implementación de estas nuevas tecnologías, como es el caso de Reino Unido.

En un comunicado la empresa señala que expertos tecnológicos han manifestado su gran preocupación por el atraso que esta exclusión conlleva y lo que representa para el ecosistema mundial de telecomunicaciones, creando una brecha digital en el país británico.

Jeremy Thompson, vicepresidente de Huawei en Reino Unido, comentó recientemente que “El retraso puede ser una gran desventaja con un impacto duradero en la economía”, enfatizando que el mayor impacto se registrará en las zonas más pobres de Reino Unido.

Según un informe del proveedor de inteligencia regulatoria Assembly, este atraso podría costarle 23,600 millones de dólares a la economía británica, perdiendo ventaja 5G sobre otros países y arriesgando los beneficios económicos asociados del lanzamiento temprano de la red de alta velocidad.

El principal analista y fundador de Assembly, Matthew Howett, ha mencionado que «Como resultado de nuevas restricciones a Huawei en los Estados Unidos los operadores móviles del Reino Unido incurrirán en costos por miles de millones de libras al retirar equipos de sus redes».