Créditos de grandes tecnológicas pueden proteger a la economía

Los préstamos proporcionados por gigantes tecnológicos como Ant Group podrían proteger las economías de las convulsiones del mercado y ayudar a respaldar a las empresas más pequeñas en momentos de estrés, según el Banco de Pagos Internacionales (BPI).

El crédito otorgado por empresas como la firma de tecnología financiera de Jack Ma a menudo se basa en un análisis profundo de los datos y se correlaciona menos con el entorno macroeconómico -como las condiciones empresariales del país o los precios de la vivienda- que el crédito bancario tradicional, que se basa en garantías, según un informe de trabajo. En cambio, el crédito de las empresas de tecnología depende más de las características de las empresas individuales, como los volúmenes de transacciones y su actividad dentro de la propia red de la empresa de tecnología.

Las compañías tecnológicas se han convertido en una fuerza creciente en los mercados crediticios, y utilizan algoritmos que se basan en grandes conjuntos de datos para determinar la solvencia crediticia. Ant, la piedra angular del imperio de Alibaba, analiza el comportamiento de compra de cientos de millones de usuarios en los mayores centros comerciales digitales de China.

“El acceso a los macrodatos no es la única ventaja potencial de las grandes tecnológicas frente a los bancos”, dijo el BPI. “Las grandes tecnológicas tienen la ventaja adicional de poder hacer un seguimiento de los prestatarios una vez que se encuentran dentro del ecosistema de una gran tecnología”.

Una mayor disponibilidad de crédito de grandes empresas de tecnología podría ayudar a estabilizar el financiamiento para las pequeñas y medianas empresas que puedan tener dificultades para obtener préstamos bancarios. El suministro de crédito a través de las empresas de tecnología no responde y no se encarece en respuesta a un impacto negativo en los precios de los activos, como sucede con el crédito bancario, según el estudio.

Los resultados se basan en datos de más de dos millones de empresas chinas que recibieron crédito de Ant Group y de los bancos tradicionales.

Imagen de StockSnap en Pixabay