Apple Car, con una ola de salidas de sus líderes, se enfrenta a un 2022 crucial

Apple Car, con una ola de salidas de sus líderes, se enfrenta a un 2022 crucial

Apple


Es difícil creer que nos estamos acercando al octavo año de trabajo de Apple en un vehículo autónomo. A pesar de todas las dificultades, 2022 podría ser un año crucial para el proyecto.

El iPhone original estuvo en el laboratorio durante unos tres años antes de salir al mercado. El primer iPad y el Apple Watch estuvieron en desarrollo durante el mismo tiempo. El trabajo en los próximos auriculares de realidad mixta de Apple comenzó alrededor de 2016. Si todo va según lo planeado, se lanzarán a los seis años, en algún momento de 2022.

El iPhone original pasó unos tres años en el laboratorio antes de llegar al mercado. El primer iPad y el Apple Watch también estuvieron en desarrollo durante ese tiempo. El trabajo en el próximo casco de realidad mixta de Apple comenzó alrededor de 2016. Si todo va según el plan, se lanzará a los seis años, en algún momento de 2022.

Todos estos nuevos productos tuvieron un liderazgo bastante constante durante sus períodos de gestación. Pero el Apple Car, como muchos observadores de la industria han bautizado al vehículo autónomo de la compañía, ha sido un ejercicio de liderazgo cambiante.

El proyecto se inició en 2014 bajo la dirección de Steve Zadesky, un antiguo ingeniero de Ford convertido en ejecutivo de iPhone y iPod. Más tarde fue puesto en manos del exjefe de la división de hardware Dan Riccio y, posteriormente, de su predecesor Bob Mansfield, quien se retiró el año pasado.

El exejecutivo de Tesla Doug Field estuvo a cargo durante un período desde 2018 hasta septiembre. Tras la salida de Field de la empresa, las llaves del proyecto aterrizaron en manos de Kevin Lynch. A diferencia de los cuatro líderes anteriores, Lynch no tiene experiencia en liderazgo de hardware ni trayectoria en el mundo del automóvil, aunque se sabe que conduce un Tesla.

Su experiencia se detiene en el software. Lynch transformó el Apple Watch de un producto sin un propósito claro a un dispositivo indispensable para notificaciones y monitoreo de salud de millones de usuarios. El software es fundamental para el Apple Car en al menos dos sentidos: el software de autoconducción subyacente que impulsará el automóvil y, como en todo lo que hace Apple, el sistema operativo con el que los usuarios interactuarán para operar el vehículo.

Cuando asumió el cargo, Lynch dio una nueva y singular dirección al proyecto: un automóvil totalmente autónomo que evita el volante y los pedales y busca una experiencia similar a la de una limusina. Además, impulsó al equipo de desarrollo, conocido como Grupo de Proyectos Especiales, para que acelerara el ritmo de trabajo y se propusiera presentar el vehículo en 2025, según informé en noviembre.

Ahora que Lynch ha descubierto lo que quiere del proyecto, él y Apple deben ejecutar esa visión. El mayor desafío, aparte de perfeccionar la tecnología, será retener el talento que hará realidad este automóvil. Apple no quiso hacer comentarios para esta columna. Si bien Field fue, en nombre y título, la mayor salida del equipo de Apple Car este año, fue solo una de las muchas personas que se retiraron.

A principios de 2021, la ola de salidas comenzó con cuatro de los principales líderes de Apple Car de la compañía, todos los cuales dependían de Field: Dave Scott, Jaime Waydo, Dave Rosenthal y Benjamin Lyon. Field se marchó en septiembre a Ford. Michael Schwekutsch, que dirigía el hardware del proyecto de Apple, no tardó en seguirlo. No solo han dimitido altos directivos.

Recientemente, al menos tres ingenieros clave que trabajaban en tecnología de baterías, sistemas de tren de transmisión y sensores de conducción autónoma se retiraron. Algunos de los exempleados de Apple se han unido a empresas emergentes de taxis aéreos. Entonces, ¿estos ingenieros creen que es más probable que lancen un automóvil volador que un vehículo Apple autónomo para recorrer las calles?

El próximo año será revelador para Apple. Aunque tiene la visión, necesita contratar y mantener a las personas adecuadas para que todo funcione. Si no puede averiguar cómo hacerlo después de un año bajo su quinto jefe de Apple Car, tal vez debería reconsiderar la viabilidad del proyecto, o simplemente poner sus casi $200.000 millones en efectivo a trabajar y comprar algunas nuevas empresas de vehículos eléctricos para ponerlo en marcha.