Adquisición de Arm por Nvidia genera polémica entre tecnológicas

Adquisición de Arm por Nvidia genera polémica entre tecnológicas

Algunas de las compañías de tecnología más grandes del mundo presentaron una queja ante los reguladores antimonopolio de Estados Unidos por la adquisición de Arm Ltd. por parte de Nvidia Corp. Alegando que el acuerdo dañaría la competencia en un área de la industria que es vital para sus negocios.

Google de Alphabet Inc., Microsoft Corp. y Qualcomm Inc. están entre las empresas preocupadas por el acuerdo de $40.000 millones y están pidiendo a los funcionarios antimonopolio que intervengan, dijeron personas familiarizadas con el proceso que pidieron no ser identificadas porque no estaban autorizadas a hablar públicamente. Al menos una de las empresas busca eliminar el acuerdo.

La adquisición le daría a Nvidia control sobre un proveedor crítico que otorga licencias de tecnología de chip esenciales para empresas como Apple Inc., Intel Corp., Samsung Electronics Co., Amazon.com Inc. y Huawei Technologies Co. de China.

Arm, con sede en el Reino Unido, es conocida como la Suiza de la industria porque otorga licencias de diseños de chips y códigos de software relacionados con todos los interesados, en lugar de competir con las empresas de semiconductores. La preocupación es que si Nvidia posee Arm, podría limitar el acceso de los rivales a la tecnología o aumentar el costo del acceso.

Nvidia ha argumentado que el precio de compra por sí solo significa que no tiene ningún incentivo para meterse con esa neutralidad, pero algunos rivales y clientes no están convencidos.

“A medida que avanzamos en el proceso de revisión, confiamos en que tanto los reguladores como los clientes verán los beneficios de nuestro plan para continuar con el modelo de licencia abierta de Arm y garantizar una relación transparente y de colaboración con sus licenciatarios”, dijo un portavoz de Nvidia en un comunicado.

“Nuestra visión para Arm ayudará a todos los titulares de licencias a hacer crecer sus negocios y expandirse a nuevos mercados”. Microsoft y Qualcomm se negaron a comentar. Google no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Antes de que el acuerdo quede cerrado, Nvidia debe pasar por un largo proceso de revisión por parte de funcionarios antimonopolio en Estados Unidos, Reino Unido, Unión Europea y China. Las agencias gubernamentales a nivel mundial están en proceso de comunicarse con aquellos que podrían verse afectados por la transacción.

Una oleada de oposición de las grandes empresas de tecnología puede dificultar la obtención de la aprobación, retrasar el proceso o forzar concesiones que cambien el valor de Arm para Nvidia.

En Estados Unidos, el acuerdo está siendo revisado por la Comisión Federal de Comercio (FTC), que ha abierto una investigación a fondo de la fusión y ha enviado demandas de información a terceros, según una persona familiarizada con el asunto. La FTC declinó hacer comentarios.