Urgen oficiales de cumplimiento

El oficial de cumplimiento es el cargo laboral del momento. En particular en el sector de servicios. Corporaciones diferentes a las del ámbito financiero y las firmas de abogados —que incorporaron hace años esta figura corporativa— requieren llenar la posición en virtud de un mandato legal expedido en 2015.

La norma señala 7 actividades económicas y 15 negocios obligados a contratar un trabajador sobre el que recaen responsabilidades múltiples y que debe acreditar experiencia según el perfil de la empresa, pero cuya formación escapa del pénsum tradicional de las universidades. Nadie se gradúa de oficial de cumplimiento, como sí sucede con un abogado o un contador público.

Adriana Angarita preside la Asociación de Universidades Privadas de Panamá.
LA PRENSA/Archivo

Gian Castillero, abogado de la firma Arias, Fábrega & Fábrega, le destapó al país la realidad de la demanda creciente de personal idóneo para llenar la posición en mención, durante el foro Café con La Prensa titulado Tres años después de los Panama Papers. A propósito de la necesidad planteada, el abogado profundiza ahora: “Hasta hace un tiempo la formación en cumplimiento no era parte del pénsum académico universitario de ninguna carrera profesional. Sin embargo [debido] a la demanda actual [de personal idóneo], ciertos centros de estudios ofrecen programas académicos formativos profesionales en esta área”. (Ver recuadro: Funciones del oficial de cumplimiento).

Los interesados deben viajar al exterior, agrega Castillero, en busca de instituciones especializadas que ofrecen cursos y que certifican la idoneidad de los asistentes. Los oficiales de cumplimiento reconocidos como tales en nuestro país, encuentran afuera la formación acorde con los requerimientos del mercado local y las normas y el desarrollo de los negocios donde laboran.

Eric Madrid, abogado e integrante
de la Asociación de Oficiales de Cumplimiento. LA PRENSA/Archivo

Esta deficiencia profesional es corroborada por el abogado Eric Madrid. Este panameño se ha dedicado a la labor en debate por más de 15 años y gerencia el área de cumplimiento de una casa de valores. Integra además la Asociación de Oficiales de Cumplimiento. Según el experto, existe la necesidad de hallar este tipo de personal tanto en los sectores de siempre que ya los tenían en su quehacer corporativo, como en las actividades contenidas en la Ley 23 de abril de 2015, dirigida a prevenir el blanqueo de capitales, el financiamiento al terrorismo y a la proliferación de armas de destrucción masiva.

“Las entidades financieras y las firmas de abogados deben satisfacer la ley emitida hace cuatro años y [acoplarse] a una estructura más robusta”, sostiene Madrid. Las siete actividades económicas han fortalecido su labor de mitigación de riesgos porque al fin y al cabo, sintetiza el abogado, el objetivo de la ley no es el cumplimiento, sino la prevención de las conductas descritas en la norma. “Requiere hacerse un trabajo más eficaz de prevención. Solo caer en una vinculación de una investigación puede impactar la reputación de un empresa”, estima Madrid.

LA PLAZA

En ocasiones se necesita más de una persona para ocupar el cargo, dada la complejidad de las funciones. Castillero establece en términos generales las funciones que explican por qué un profesional como Eric Madrid es el indicado para ocupar la posición, y por qué sus capacidades intelectivas y experiencia de años le permiten dirigir toda una área de cumplimiento.

Elisa Suárez, directora de Convivienda.
LA PRENSA/Archivo

La responsabilidad asumida por profesionales como Madrid gana en sofisticación si se tiene en cuenta cómo algunas entidades también precisan personal con conocimiento y experiencias afines a las del oficial de cumplimiento para organizar un equipo de trabajo. Expertos en medir riesgos o con las habilidades para trazar métricas, por ejemplo. Pero tales exigencias llegan a quitarle ritmo a los negocios, pese al reconocimiento de empresarios locales sobre la necesidad de satisfacer la norma. Lo hacen por el bien del país.

“Estamos de acuerdo con la ley. Pero lo dijimos en foros acerca de cómo funciona la industria inmobiliaria, sobre todo para quienes construimos viviendas. Nosotros [cumplimos] de la siguiente forma: el posible negocio primero pasa por una aprobación de un banco, que en última instancia hace la investigación del cliente”, describe Elisa Suárez, integrante de la junta directiva de Convivienda. Añade que los integrantes del gremio “están haciendo” un trabajo para el cual “no estaba preparados ni consideraba de su responsabilidad”.

El esfuerzo de este sector contemplado en el numeral 3 de la norma se satisface en la práctica en la búsqueda de personal dispuesto a conocer la industria de la construcción, comprender sus dinámicas económicas y valorar y asumir sus desafíos regulatorios. “En muchas ocasiones hemos tenido que capacitar al aspirante, que debe adecuarse al conocimiento de esta actividad y adquirir competencias según las exigencias legales”, detalla Suárez.

La demanda creciente en la plaza y las competencias exigidas y las responsabilidades asumidas hacen del oficial de cumplimiento un trabajador bien pago. Así lo considera Castillero quien fija la remuneración de este personal sobre la base de los 2 mil dólares, aunque los rangos remuneratorios son muy amplios. “Puede empezar en dicha cifra, no obstante puede extenderse varios múltiplos en atención a la industria en la que se desempeñen y el tamaño de la organización para la cual laboren”.

Las industrias son complejas y tienen actualizaciones que las hacen dinámicas, reconoce Adriana Angarita, presidenta de la Asociación de Universidades Privadas de Panamá. La agremiada detalla el trámite de aprobación de todo programa universitario, cuya elaboración toma tiempo y exige esfuerzos conjuntos de los sectores público y privado. Entre tanto se hace apremiante la necesidad de encontrar oficiales de cumplimiento.

“Se crea el plan de estudios, se establecen las competencias transversales y se presenta el programa ante el regulador, para que este apruebe el programa”, explica Angarita, quien recalca la importancia de crear puentes entre el Gobierno y el sector productivo.

El esfuerzo desembocará en permitirles a los profesionales el poder acceder a una posición bien remunerada, aunque compleja. Por ello el mercado paga buenos salarios. Fabulosos en ocasiones.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos