Poner a rodar la economía

Poner a rodar la economía

El programa de desarrollo de Rómulo Roux se centra en dos ejes económicos ligados entre sí.
Uno de ellos se sostiene en el fortalecimiento de la institucionalidad del Estado. El postulante presidencial del partido Cambio Democrático recuerda su asistencia a un foro organizado recientemente por un organismo multilateral con presencia en Panamá, en el cual se condicionó el crecimiento de los países a sus esfuerzos por lograr “una mayor transparencia; una lucha frontal contra la corrupción; una rendición de cuentas [del gobierno]”, además del cumplimiento de otros deberes correspondientes a las administraciones de turno.

El otro pivote se fundamenta en la irrigación de liquidez a la economía mediante decisiones de ejecución rápida en diferentes sectores. A propósito de las elecciones presidenciales, recuerda que esta vez van a “definirse primeramente con base en el tema económico”, porque la tasa de crecimiento “ha venido disminuyendo” y se ha “incrementado el aumento del desempleo”.

Ante la premura expuesta, apenas Roux asuma el poder en caso de resultar ganador, aplicará “medidas puntuales para la reactivación de la economía”. Está seguro de que en su mandato volvería a lograr los estándares de crecimiento económico “alcanzados en el gobierno anterior”.

En alusión al ritmo del periodo presidencial 2009–2014, comenta: “Nos permitieron un desarrollo nacional integral, que generó, en un momento dado, el pleno empleo y las oportunidades para los grupos más jóvenes y más vulnerables”.

“El otro pivote se fundamenta en la irrigación de liquidez a la economía mediante decisiones de ejecución rápida en diferentes sectores. Esta vez las elecciones presidenciales van a definirse primeramente con base en el tema económico”.

Al otro día de su posesión promulgaría un decreto para pagarles a todos los proveedores del Estado a los que se les adeude dinero. Mediante esta decisión “pondremos a rodar esa plata en la economía”. La medida servirá de cortapisa ante la “situación” en la que están ahora muchos de los “proveedores”, que tienen subcontrataciones por cumplir con agentes que a su vez son “más pequeños” y no tienen el mismo poder de “aguante” de los grandes. “Esto ha hecho que muchas empresas quiebren”.

Manifiesta que podrá generar 400 mil plazas de trabajo en los sectores que permitan su expansión.

Contextualiza esta reflexión con las áreas en “crecimiento”, pero que “no proveen beneficios para los panameños”. La lista de rubros llamados a cubrir ese compromiso son el turismo, la agricultura, el comercio y la construcción. “Industrias que nos permitirán aumentar el número de trabajadores”, preferentemente en el sector privado.

Tiene la aspiración de “poner a circular unos 200 millones de dólares adicionales en las calles panameñas con la reducción del 10% del impuesto sobre la renta de los asalariados, cuya remuneración anual oscile entre 11 mil y 50 mil dólares. Es un segmento de la población que a su juicio paga la mayor cantidad de impuestos y recibe la menor cantidad de beneficios. Tampoco descarta ajustes similares en beneficio de las personas con ingresos al año de entre 50 mil y 100 mil dólares.

Las obras de infraestructura jugarán el papel doble de “mejorar la calidad vida de los panameños” y de incentivar la participación del sector privado. Serán montos de inversión pública destinados a suplir “necesidades básicas de la población”. Construirá, entonces, la potabilizadora de Bayano para servir al sector oeste de la capital y otras áreas aledañas. Extenderá la línea 3 del Metro hasta Capira, distrito de la provincia de Panamá Oeste donde, según comenta, las personas todos los días salen de sus casas a las 3 de la madrugada con el objetivo de llevar a sus hijos a la escuela y de llegar puntuales a los lugares de trabajo.

Continuará hasta terminar las obras en marcha de “este gobierno” que satisfagan el requisito de ser beneficiosas para el pueblo. “No las podemos detener por mezquindad”.

Y asegura que potenciará la calidad de la educación de la escuela pública en comparación con la privada. “Esto tendrá un impacto económico directo en el bolsillo de los panameños”. Soporta esta promesa en que los padres, además de pagar impuestos, matriculan a sus hijos en escuelas privadas para que se hallen en igualdad de condiciones en el momento de ingresar a la educación técnica o profesional o de penetrar en el mercado laboral. “Si pago impuestos, no tengo por qué acudir a una escuela privada”, comenta en alusión a los hogares panameños que aspiran a lo mejor para sus hijos.

Ante la lista de medidas para aumentar la liquidez de la economía panameña y ponerla a andar en los términos expuestos, solo queda una inquietud: ¿Cómo va a fondearse? “Acá hay dinero. Este es un país con 4 millones de habitantes y un presupuesto [anual] de 24 mil millones de dólares. El país no debe tener problemas básicos de agua potable, basura, escuelas, servicio energético”.

¿Y cómo se articularán esos propósitos? “Debemos saber que si los partidos políticos se convierten en obstáculos, no vamos a avanzar. Hay planes de Estado que no pueden estar sujetos a ver quién está en la silla [presidencial]”. En caso de lograrse una conciliación económica intrapartidista para adelantar programas estatales, fomentará mecanismos de “seguimiento” realizados por las fuerzas políticas presentes en los consensos.

A diferencia de varios de los otros aspirantes presidenciales, desde el punto de vista económico excluye la iniciativa de una asamblea nacional constituyente, con el argumento de que este proceso constitucional exige su término y se “generaría incertidumbre en el país y la gente pasaría páramos dos años más”.

En vez de este mecanismo estipulado para modificar la norma fundamental panameña, acudirá a “otros métodos” por el motivo adicional de que “no hay confianza”. Aunque recalca la importancia de “sentarse a una mesa” para hacer esos cambios, porque de lo contrario “el país va a colapsar”.

La Caja de Seguro Social tiene un “impacto económico enorme” en el desarrollo del país. Sobre esta institución manifiesta que hay dos aspectos para tener en cuenta. El primero tiene que ver con la prestación de servicios de salud. El segundo, con el sistema de pensiones. “Desde mi punto de vista, ambos deben separarse”. En la práctica, según un ejemplo del aspirante, el Ministerio de Salud y el Seguro Social “prestan servicios de salud que se traducen en deficiencias”.

Dada la situación del Programa de Invalidez, Vejez y Muerte, el cual estará en “crisis” un año después de la administración 2019–2024, gana preponderancia la auditoría que se realiza en la institución. “Con los números deberemos sentarnos todos a la mesa” para “garantizarles a los panameños que reciban su pensión”.

En la política de búsqueda de más rendimientos de la Caja, es decir de aumentar la liquidez, apunta que la mayoría está en el Banco Nacional de Panamá, a una “tasa irrisoria”. Pero que si se “mejora” ese aspecto, significarían “mejores ingresos para el Programa de Invalidez, Vejez y Muerte”.

Hace énfasis en que no aumentará la edad de jubilación ni tomará medidas afines, sino que nombrará una junta directiva especializada en inversiones para que los fondos de la entidad se inviertan de tal manera que “rindan” hasta el punto de tenerse fondos para el Programa de Invalidez, Vejez y Muerte.

La eficiencia lograda en el Canal de Panamá —su junta directiva fue presidida por Roux durante tres años—, sirve de muestra para impulsar a otras instituciones oficiales de igual envergadura, como la Caja de Seguro Social y el Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales. En referencia a esta última entidad, dice que “no la privatizará”, pero que se transformará en la Autoridad del Agua, para que gane autonomía e independencia y el país pueda afrontar la “rivalidad” entre las fuentes del recurso vital para abastecer al mismo tiempo a la población y a la ruta interoceánica.

Dice tener un plan de reducción del Estado sustentado en la promoción del sector privado, y promete no hacer despidos de funcionarios por causa del cambio de gobierno. Pero que en su administración se robustecerá el ámbito privado empresarial, con lo cual muchos empleados públicos, si así es su voluntad, optarán por buscar empleos por fuera del aparato estatal.

Anuncia la creación del hub del emprendimiento y la adopción de las empresas tecnológicas financieras denominadas fintech, según se las llama en inglés, en la óptica de la competitividad de los servicios del país. Y promoverá destinos específicos del interior, porque considera que muchos visitantes cuando llegan a Panamá “no tienen qué hacer”, salvo que su estadía sea de pocos días.

Con estas medidas, Rómulo Roux le pronostica al país el volver a alcanzar un crecimiento económico de entre 6% y 8%, sin perderse de vista el funcionamiento “independiente” de los tres órganos del Estado. “No podemos tener el Ejecutivo metiendo la mano en el Legislativo ni en el Judicial. Sin seguridad jurídica ni instituciones fuertes”.

Quiere decir que el crecimiento económico y la liquidez de un país reflejan el manejo de la cosa pública.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos