Mapfre vive un período de vientos saludables

MAPFRE vive un periodo de vientos saludables

En cobertura de seguros, Panamá viene a ser la cabeza del ratón del área norte de América Latina. El istmo registra un 2.4% de penetración de este servicio financiero cuando se hace la comparación de primas y producto interno bruto. Pero se vuelve cola de león según las estimaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. El organismo determina como ideal el alcanzar una media de 6% por país.

“Estamos a mitad de camino. Ese camino lo debemos recorrer en los próximos años y de ahí que seguros Mapfre apueste por esta región. Panamá está por debajo de la media de penetración de América Latina, que es de 2.9%, aunque tiene los índices más altos de la zona comprendida entre México, República Dominicana y América Central”, comenta Jesús Martínez, CEO de la compañía en la región
descrita.

América Latina juega un rol de importancia capital para Mapfre. Su proceso de internacionalización iniciado hace casi 35 años comenzó en Colombia y se convirtió, sostiene Martínez, en “nuestra región estratégica”. Un reporte de la compañía publicado el año pasado por el IE Business School sobre el panorama de inversión española para América Latina, segmenta la colocación de
primas de la aseguradora española en el mundo. El área a cargo de Martínez representa el 7% de la compañía. (Ver recuadro: Mapfre en el mundo).

Perspectivas

La industria aseguradora latinoamericana creció un 8.6% en 2017. “Fue francamente bueno”, aunque podrá ser inferior frente a este 2018 próximo a terminarse. En la región no hubo catástrofes como el terremoto de México ni el huracán María, en Puerto Rico, ambos eventos ocurridos en el segundo semestre del año pasado. Martínez alude a los dos países para ejemplificar la importancia del seguro como motor de crecimiento. Su explicación concreta el rol de las aseguradoras en momentos en los que se exigen fondos millonarios de dinero cuando más se los necesitan.

“Hemos visto que cuanto mayor es el desarrollo del seguro, este a su vez ayuda de forma importante al progreso económico de un país”. Puerto Rico, gracias a sus índices de aseguramiento, obtuvo “mucho capital” del exterior a través de las entidades aseguradoras. “Al contrario de México, donde solo el 6% de las viviendas afectadas tenía póliza, y el 94% restante debió asumirlo el Gobierno”. Martínez profundiza sobre el caso de Puerto Rico para explicar cómo se dispersa el riesgo. Las aseguradoras pagan una parte de los siniestros cubiertos, y la otra parte se la ceden a las reaseguradoras y estas a su vez se apoyan en otras reaseguradoras.

En América Latina, Mapfre cerró 2017 con unos beneficios del orden de 700 millones de dólares. Pero 2018 puede apuntar un mejor comportamiento, si no ocurre ninguna catástrofe en las próximas dos semanas. Sería entonces otro buen año para la compañía en una región de monedas fluctuantes y de índices
de subempleo o desempleo que en algunos países interfieren el desarrollo de la industria aseguradora.

En esta región la mayoría de las personas está económicamente activa, a diferencia de Europa donde sucede una reducción de la natalidad y un aumento de la esperanza. “El efecto cruzado de ambos factores produce el envejecimiento de la población. [Por ello] La pirámide poblacional de Panamá es perfecta: la mayor parte de la base es joven y la parte superior es pequeña”.

Al margen de esta condición favorable para cualquier compañía aseguradora, Martínez propone estudiar los tres pilares de la revisión para garantizar una cobertura de múltiples riesgos. En primer término se encuentra el Estado con su obligación de proveer salud a los habitantes, pero que en la medida en que transcurre el fenómeno demográfico, sus coberturas son mínimas o insuficientes. Siguen las pólizas otorgadas a través de “tu empresa”. Por último, está el ahorro individual, o sea aquello que “te afecta una vez determinas qué te cubren el Estado y el empleador”.

Mapfre se propuso integrar su portafolio de productos y servicios con los avances tecnológicos sin perder de vista el factor humano de la industria. Dedica esfuerzos a desarrollar dos campos de innovación. Por un lado ha hecho realidad la contratación de un seguro por la vía digital. En Panamá los clientes de la compañía pueden adquirir su póliza de automóvil de esta manera; y se incorporarán otras modalidades.

“Debemos hacer compatible estas soluciones con el profesional de la distribución. O sea el corredor, el agente. Para que digitalice sus operaciones con productos en los que nosotros nos incorporamos de tal manera que el cliente contrate la póliza con el comprador del corredor, y [por ende] lo hace con una compañía aseguradora”.

Por otra parte, la compañía trabaja en la digitalización de la postventa en diferentes sentidos. Por ejemplo, cuando se necesite hacer cualquier servicio de cambio, de cuenta corriente o de beneficiario o en las situaciones más apremiantes, que son cuando ocurre el siniestro.

Mapfre en América Latina segmenta su participación con un 55% en la categoría del mercado denominado No vida, y un 45% en el de vida. Un posicionamiento que abarca México, América Central, Panamá y República Dominicana. A propósito, esta región, salvo el istmo, está considerada entre las más afectadas por los eventos naturales. Por eso, faltando semanas para terminarse el año, es que no debe cantarse victoria.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos