Los retos urbanísticos de ciudad de Panamá

José Batista González, viceministro de Ordenamiento Territorial, plantea la necesidad de agilizar los procesos para facilitar la inversión en obras de construcción y destrabar los trámites de permisos.

La ciudad de Panamá tiene grandes oportunidades para seguir desarrollándose de forma sostenida y amigable con el medioambiente. El crecimiento urbano aún no es desordenado y hay espacio para acometer más obras que puedan mejorar la distribución de los espacios, así lo considera José Batista González, viceministro de Ordenamiento Territorial, quien es el orador en el Café con La Prensa titulado: La ciudad 500 años después.

Lo primero que aclara es que no existe un desorden urbano, como muchos pregonan.

«El desorden urbanístico es más  mito que realidad. Hay capacidad para crecer dentro de la ciudad. Las zonificaciones se cambian para hacer unos ajustes, porque la ciudad es un ente vivo y no es rígido. Hay que hacer ajustes, porque si se tenía un lote donde antes había  viviendas y cambió la realidad del entorno, deben hacerse ajustes sin ningún temor. Forma parte del desarrollo”.

Considera que se está desaprovechando el desarrollo de  áreas donde existen servicios e infraestructura para construir, mientras que se crece más hacia zonas que carecen de mejoras y después al Estado le corresponde invertir y gastar más recursos para llevar los servicios a esos lugares. “Si se sigue extendiendo la ciudad, cuando nos descuidemos llegará a Darién de un lado, mientras que del otro va por Capira”.

Plantea que hay una capacidad instalada que no se  aprovecha. “Hay áreas con infraestructuras completas, y no solo hablo de servicios públicos como  agua, alcantarillado, electricidad; también escuelas, empresas y áreas culturales, entre otras”.

Menos trabas.

El viceministro, José Batista Gonzáles, reconoce que hay muchas trabas en los trámites para los permisos de construir además de otros procesos, que crean cuellos de botella y trancas para los desarrolladores y promotores.

Sostuvo que su despacho tiene el propósito de facilitar los procesos, para lo cual aplicarán una serie de medidas que simplificarán los trámites.

Una de las quejas recurrentes del sector de la construcción son las demoras en la entrega de permisos y exceso de trámites. El viceministro admite que más del 70% de los trámites  dependen de aprobaciones del gobierno central, y es allí cuando  se crean cuellos de botella en los municipios. “Eso lo vamos a solucionar descentralizando los procesos”.

Sostiene que se simplificarán los procesos y que el mandato es el de facilitar las condiciones. Precisa que una  tarea del ministerio es reglamentar la Ley de Propiedad Horizontal, que esperan discutir con los sectores involucrados, al igual que la Ley de  Arrendamiento. “Debe adecuarse a las nuevas tendencias y modelos urbanísticos”.

 

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos