La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal

La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal

La industria de cerveza artesanal avanza a pesar de la pandemia. En la imagen, vemos parte de la fábrica de la cervecería Casa Bruja, ubicada en Costa del Este, Parque Industrial, en ciudad de Panamá. Corprensa\Paola Ying




El boom de la cerveza artesanal sigue de moda este 2022, y aunque la industria intenta superar las barreras de la pandemia, ahora se enfrenta a un nuevo reto, el alza del combustible y la guerra entre Rusia y Ucrania que impacta el costo de las materias primas como cebada, malta, y otros insumos. De hecho, Ucrania es uno de los cinco principales productores de cebada del mundo.

Se calcula que la industria de cerveza artesanal representaba antes de 2020, 1% de la producción total de cerveza del país. Una parte ínfima en contraste con los más de 109 millones de litros de cerveza industrial que se procesaron por ejemplo entre enero y mayo de este año según el Instituto Nacional de Estadística. Las cerveceras artesanales conforman un sector emergente que abre oportunidades de exportación. Hasta mediados de 2021 eran 40 empresas.

En entrevista con ocho fábricas artesanales, sus gerentes y propietarios, trazan la ruta de la cerveza artesanal panameña. Ale Icaza, propietaria de Boquete Brewing Company y presidenta de la Asociación Cervecera Artesanal de Panamá, indicó que para el cierre de 2021 se produjeron cerca de 1,5 millones de litros anuales de cerveza artesanal.

“Dentro de un mercado saturado que no crece a la misma velocidad de la entrada de nuevos jugadores, toca reinventarse cada día para mantenerse relevante. Aparte tenemos todo el problema de la inflación y más recientemente la escasez de insumos”.

Pese a este panorama la comunidad cervecera panameña continúa fabricando, ideando estrategias y alguna que otra empresa, reinventándose, es decir, empezar de cero y cambiando su modelo de negocio.

Los representantes de varias compañías contaron la experiencia para sobrevivir ante las restricciones que el Gobierno Nacional impuso a raíz del coronavirus; de hecho, algunos dueños y socios se llamaban entre sí para hacer canjes de insumos cuando había escasez. La crisis reforzó la sinergia que ya existía y creo nuevos lazos en la industria de la cerveza artesanal.


Boquete Brewing Company y Brew Stop apostaron por la reactivación y la expansión durante pandemia

La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal

Ale Icaza, presidenta de la Asociación Cervecera Artesanal de Panamá (ACAP), es la propietaria de Boquete Brewing Company, una fábrica de cervezas artesanales ubicada en Boquete, provincia de Chiriquí, creada en 2015. Cortesía Boquete Brewing Company

Ale Icaza, presidenta de la Asociación Cervecera Artesanal de Panamá (ACAP), es la propietaria de Boquete Brewing Company, una fábrica de cervezas artesanales ubicada en Boquete, provincia de Chiriquí, fundada en 2015.

Icaza señala que cuando tuvo la idea de crear esta empresa su objetivo era atraer a los turistas que visitaban el área chiricana para que degustaran los productos de su fábrica, ofrecer ‘tours’ a los interesados en conocer el proceso de fabricación de la cerveza artesanal y realizar eventos musicales de manera regular para atraer más clientes.

A su vez, pero desde el 2014 en la ciudad capital, tenía una tienda de expendio llamada Brew Stop donde vendía productos de Boquete y de otros locales y cervezas importadas.

Boquete Brewing Company fabrica cinco cervezas artesanales fijas (cervezas de foco) que están de venta en sus tiendas regularmente y en su local servidos desde los barriles. Icaza cuenta que crean cervezas de temporada en diferentes épocas en el año, como plan estratégico de producción. Según la dueña de esta empresa, esta fábrica lanza productos nuevos cada tres meses que pueden salir una sola vez o pueden convertirse en una cerveza de temporada.

Sus cervezas artesanales más populares son: Smash (desde 2015), La Comida (desde 2017), La Cholipay (desde 2018). Justo antes de la pandemia, Icaza cuenta que tenían una cerveza en plena fermentación y “por lo insólito que estaba pasando en el mundo le llamamos “Hysteria”. Las cervezas de esta fábrica tienen un motivo y/o una historia detrás, dijo.

La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Boquete Brewing Company
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Boquete Brewing Company
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Boquete Brewing Company
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Boquete Brewing Company
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Boquete Brewing Company
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Boquete Brewing Company
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Boquete Brewing Company
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Brew Stop

¿Qué pasó en pandemia con esta fábrica de Boquete y la tienda en ciudad capital Brew Stop?

La propietaria de Boquete Brewing Company decidió junto con equipo de trabajo, fusionar la empresa de la fábrica con Brew Stop “para ser más eficientes en costos y gastos”. Icaza sostuvo que junto con sus socios buscaron desarrollar una economía en escala y trabajaron en enfocarse más en las ventas de sus productos para seguir teniendo un mayor margen de ganancia.

“A pesar de la pandemia, nosotros sí apostamos a una reactivación y realizamos una expansión de nuestra fábrica en Boquete”, dijo Ale Icaza. Este proyecto buscó suplir a la demanda directamente.

Icaza señaló que, más que fabricar cervezas, uno de los ideales importantes del negocio es que los consumidores vivan una experiencia especial. Para ellos, es primordial que las personas reconozcan la marca y deben conocer lo que realmente representan en el mercado.


Cervecería Clandestina: 2022, pronóstico prometedor en ventas

La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal

Johann Schauer, gerente general de la cervecería Clandestina. Corprensa\ Paola Ying


Cervecería Clandestina nació en 2017 con un modelo de negocio para atender al cliente mayorista y no al detal con botellas y barriles y ahora, están incursionando en el empaque de latas. Desde que abrieron, han hecho más de diez estilos de cerveza. Así lo contó el gerente general, Johann Schauer.

La planta de esta fábrica, “de tamaño mediano”, está ubicada en Panamá Pacífico dentro de una galera bastante amplia y tiene un ‘tap room’ donde las personas pueden sentarse a degustar cada producto que ellos ofrecen luego de un ‘tour’ cervecero guiado donde explican cada etapa de la preparación de estas bebidas.


¿Qué pasó con Clandestina cuando cerraron el país por pandemia?

Para Schauer, la pandemia “fue un momento inesperado”. En el momento que tuvieron que cerrar fue algo complicado porque para hacer cerveza es un proceso de producción continuo donde tienen que medir temperaturas.

A penas el Gobierno Nacional abrió un compás en las horas de salida, el maestro cervecero de esta casa se apersonaba a la planta para mantener la cerveza en los tanques de almacenamiento. Clandestina tuvo un impacto en gastos “sumamente alto” porque los supermercados o tiendas no podían despachar bebidas alcohólicas durante varios meses en pandemia por restricciones estatales, relata el gerente Johann Schauer al agregar que tenían que asumir el costo de mantener un producto en proceso, que no generó ingresos para la empresa.

La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervecería Clandestina
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervecería Clandestina
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervecería Clandestina
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervecería Clandestina
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervecería Clandestina
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervecería Clandestina
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervecería Clandestina
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervecería Clandestina
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervecería Clandestina
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervecería Clandestina
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervecería Clandestina
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervecería Clandestina
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervecería Clandestina
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervecería Clandestina
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervecería Clandestina
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervecería Clandestina
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervecería Clandestina
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervecería Clandestina
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervecería Clandestina


A su vez, el reinicio de actividades de esta compañía cervecera se encontró con que habían clientes que ya no existían o algunos canales de venta no estaban generando ingresos para adquirir sus productos. Clandestina entonces decidió abrir progresivamente. Las ventas muy difícilmente se recuperan de un día para otro.

Termina comentando que el arranque posterior a la crisis sanitaria, fue muy leve y lento. Luego en el 2020, fue un año “atípico… para el comercio en general”. El año 2021, Clandestina tuvo una recuperación económica lenta y reducida y para el 2022, “puede ser prometedor” según análisis internacionales, pero no será superior al 2019, anticipa. Sobre cifras, se reservaron las proyecciones.

Los cuatro fantásticos de la Cervecería Feroz en una tormenta que han sabido abatir

La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal

La cervecería Feroz la conforman: Melanie McCullough, finanzas y comercial; César Conto, gerente general; Antonio González Ruiz, Head Brewer y Francisco González-Ruiz, director creativo y de branding. Foto: Corprensa\Paola Ying

La fábrica de la Cervecería Feroz está ubicada en Clayton, Ciudad del Saber, alrededor de un entorno natural, cerca del Canal de Panamá. Dentro del recinto, tienen un ‘tap room’ y seguido en la parte de atrás, está la planta donde se produce la magia cervecera. Ellos comenzaron a elaborar sus productos en mayo 2019 y en octubre de ese mismo año abrió el local al público.

¿Quiénes conforman Cervecería Feroz? Está Antonio González Ruiz, quien es el maestro cervecero; Francisco González-Ruiz es director creativo y de Branding; César Conto, gerente General y quien proyecta la fuerza femenina, Melanie McCullough, del departamento de Finanzas y Comercial.

Las primeras cervezas producidas por esta casa fueron “Grrrisette”, Veri - Veri, Mono Rabioso, Mister T, Black out y una estilo ‘lager’ llamada Lagarto Juancho. Pero la que en realidad obtuvo una medalla de Bronce, hecha especialmente para un Micro Brew Fest (2019), fue ‘Grisssette’. Este producto fue la inspiración y el despegue del éxito de esta empresa.

Otra idea para el empuje de la marca fue que gracias a un grupo llamado Mujeres Cerveceras de Panamá y de la mano del ‘head brewer” Antonio González Ruiz, se empezaron a crear cervezas para este sector de la población hechas por ellas mismas dentro de Cervecería Feroz, como la PanaMango y luego, la famosa Diosa Neón que hace unos meses atrás ganó un premio. “Eso nos abrió otras puertas”, dijo McCullough.

La idea de los creadores de esta compañía era producir cervezas “distintas a las que se estaban haciendo normalmente y también que tuvieran perfiles de sabor que fuesen los más apropiados para el clima”. Así lo dijo González-Ruiz.

El gerente general, César Conto, manifestó que la línea de distribución es el business to business o a clientes comerciales; es decir, tiendas, supermercados, licorerías, y para el consumo en sitio: restaurantes, bares y cervecerías que tengan su sistema de “draft”.



Resalta González Ruiz que Cervecería Feroz comenzó a realizar un concurso de cerveza artesanal casera, donde el ganador produjo su invento en la fábrica y solo están esperando las etiquetas para lanzarlo al mercado.

Según el gerente general durante el verano 2020 fueron los mejores meses para la cervecería gracias a los festivales culturales de Ciudad del Saber y los clientes que consumían en sitio. Todo esto justo antes de la pandemia.

¿Qué pasó durante el cierre estatal a raíz del coronavirus en Cervecería Feroz?

El maestro cervecero, Antonio González Ruiz, sostuvo que lo primero que pensaron era tener un ‘stock’ de latas con cervezas para enviársela a los clientes, pero solo tenían una máquina pequeña para enlatar el líquido (proceso manual).

“Nosotros teníamos que hacerle llegar a la gente esa experiencia Feroz a sus casas, cuenta Melanie McCullough, de finanzas y comercial.

Como Antonio era el único que pudo sacar un salvoconducto, le tocaba ir a la planta a trabajar solo. Así fue que se pudo ejecutar de manera correcta el proceso de manutención dentro de los tanques, producción y el enlatado y etiquetado manual (etiqueta genérica) de cervezas. Era inminente pensar en un canal de distribución para repartir la mercancía. Logró en algún momento enlatar 12 cajas al día para que luego Cesar Conto se encargara de las ventas y repartir.

Mientras Antonio trabajaba en la planta durante la cuarentena, se creó una plataforma de E-commerce para las ventas y se desarrollaron varias líneas gráficas de etiquetas para las latas, dijo Francisco.

Todo este proceso fue manual hasta que llegó “Encarnación”, que es una máquina enlatadora industrial. “Lo que yo lograba enlatar en mes y medio, [esta máquina] lo enlataba en cuatro horas”, dijo Antonio.

La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal

“Lo que yo lograba enlatar en mes y medio, [Encarnación] lo enlataba en cuatro horas”, dijo Antonio González - Ruiz, head brewer de Cervecería Feroz. Corprensa\Paola Ying

Después que el Gobierno permitió que abrieran los bares en 2021, empezaron a mejorar las finanzas para esta empresa ya que las personas buscaban lugares abiertos. “El entorno en Clayton con espacio abierto nos beneficiaba mucho”, señaló el gerente César Conto.

Ya para mayo 2022, “se puede decir que hemos llegado a esos niveles” del verano 2020 en consumo de sitio. Si hubo un arrastre de gastos muy fuertes en los costos operativos de la distribución del enlatado en pandemia, pero “estamos mucho mejor” este año, dijo César Conto. Se mantiene el estudio de la organización.

Como toda empresa golpeada por la pandemia, el conflicto de la guerra y el alza del combustible, han impactado en el costo de la materia prima, ha habido desabastecimiento global de insumos, subida de precios en todo y el fin de la moratoria ha tenido un efecto negativo en el consumidor de cualquier producto, dijo Conto.

“El mercado con el fin de esa moratoria en diciembre, todo a partir de enero se ha empezado a afectar en los planes de pago, las personas terminaron no pudiendo cumplir y eso ya tiene un impacto directo en la demanda… El consumidor de Panamá ahorita mismo está muy afectado por el tema de los combustibles”, señaló el gerente general, César Conto.

Conto no estuvo de acuerdo con el alivios financieros y la “figura del contrato suspendido” que decretó el Gobierno porque “realmente se hizo antes de saber exactamente cuánto las personas iban a recibir de manera mensual”, el apoyo a veces llegaba, otra veces no, todo fue muy irregular; Sin embargo, se acogieron a todo lo que iban señalando el Ministerio de Trabajo.

La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de Cervecería Feroz en Clayton
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fundadores de Cervecería Feroz
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de Cervecería Feroz en Clayton
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Etiquetas de cervezas artesanales de Cervecería Feroz
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Etiquetas de Cervecería Feroz
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervezas artesanales de Cervecería Feroz
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Piezas de mantenimiento para máquinas de Cervecería Feroz
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de Cervecería Feroz en Clayton
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervezas artesanales de Cervecería Feroz
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervezas artesanales de Cervecería Feroz
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Mantenimiento de máquinas en Cervecería Feroz
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Etiqueta de la cerveza artesanal hecha por mujeres:Diosa Neón 2022
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de Cervecería Feroz en Clayton
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Barriles de madera de Cervecería Feroz
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Premio Cervecería Feroz
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Pared de reconocimientos de Cervecería Feroz

Para Cervecería Feroz, el alza de la tasas de interés de Estados Unidos les está afectando. También en 2020, esta fábrica de cerveza artesanal se vio afectada por la falta de aluminio en ese país, contó Melanie McCullough, del departamento de Finanzas y Comercial. Al principio se apoyaron con el gremio cervecero para proveerse y luego buscaron más empresas de estos envases en Estados Unidos.

Por otro lado en el 2021, hubo retrasos con proveedores locales porque no tenían malta. “La logística mundialmente tuvo una desaceleración y luego una aceleración de pedidos de insumos, los fletes aumentaron, por ende también nuestros proveedores locales no tenían como un cronograma [que dijera] exactamente qué tenían que comprar entonces hubo una pequeña escasez por unos dos meses”, dijo McCullough.

Este 2022, el problema de abastecimiento de la malta continúa. McCullough atribuye al desabastecimiento causado por la guerra de Ucrania y Rusia. Cervecería Feroz ha vuelto a pedir este insumo fuera de Panamá.

Cervecería Istmo Brew Hub reinventada en pandemia

La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal

“Durante la pandemia lo que nosotros decidimos, obviamente porque estaba la Ley Seca, fue cerrar y comenzar desde cero”, dijo Sabrina Izaguirre, gerente de mercadeo de Istmo Brew Hub.

La primera cervecería artesanal de Panamá Istmo Brew Hub existe desde el año 2005 en la ciudad de Panamá. Esta empresa vende los productos en sus locales ubicados en San Francisco, El Cangrejo y Condado del Rey. Su pequeña planta se encuentra en Juan Díaz, en un local parecido a una casa, cerca de una de las entradas al Corredor Sur.

Esta compañía aprovechó la pandemia para modificar, con un estilo moderno pero sin perder la esencia, todo su ‘branding’ empezando por el logo de la empresa. De hecho, a cada cerveza le crearon su propio dibujo. Estas son: Pty Láiter, Bocas, Colón, Chiriquí, Coclé y Darién.

Uno de los objetivos sobre la creación de los dibujos para cada una de las seis cervezas que hacen es promover la cultura panameña para atraer a los turistas, sostuvo Sabrina Izaguirre, gerente de Mercadeo de Istmo Brew Hub.

El maestro cervecero, Luis Lanuza, añadió a las recetas de las cervezas algunos ingredientes distintos para darle un nuevo toque a sus sabores; A su vez, Istmo Brew Hub mejoró el menú, realiza eventos temáticos captar más consumidores, y por pedido de clientes, ofrecen una variedad de nuevos cocteles para degustar en sitio.

“Durante la pandemia lo que nosotros decidimos, obviamente porque estaba la Ley Seca, fue cerrar y comenzar desde cero”, dijo Izaguirre.

Cuenta la gerente de Mercadeo que a todo el personal colaborador se les convocó para que aprendieran el proceso de creación de las cervezas, incluyendo la explicación del “rebranding”, para que entendieran mejor “el nuevo Istmo”.

Durante el 2020, cuando el Gobierno Nacional decretó la cuarentena, la administración de Istmo Brew Hub determinó que solo el maestro cervecero iría a la fábrica a cuidar de lo que estaba en las máquinas producido y hacer los análisis correspondientes. “Teníamos siete mil litros fabricados en ese momento”, contó Lanuza.

Resulta ser que la planta tiene un ‘chiller’, que es un artefacto para controlar la temperatura de las cervezas, el cual se mantuvo programado a tiempo completo. Esto hizo que no se dañara el producto fabricado.

Para 2021, Lanuza contó que no se fabricó más cerveza: “no seguimos porque no sabíamos qué iba a pasar, entonces poco a poco los tanques se fueron vaciando” cuando el Gobierno abrió el bloque de los bares.



También, el maestro cervecero se dio cuenta que habían perdido levadura por el tiempo en que no se utilizaba este insumo. Entonces, procedieron a conseguir otro tipo de este material para poder seguir produciendo. “Yo tenía levadura que se reprocesaba y entonces, como pasó mucho tiempo, esa levadura se perdió”, señaló. Este fue el único gasto importante ese año.

Sus proveedores estuvieron atrasados con algunos pedidos que esta compañía había solicitado. En esos momentos, lo que se hizo fue dejar de producir las cervezas que llevaban el material faltante. Luego de esa experiencia, esta empresa solicita con tiempo cada insumo que necesiten “por lo menos con cuatro meses de anticipación” y así mantenerse abastecidos, dijo Lanuza.

La gerente de Operaciones de Istmo Brew Hub, Elvia Ardines, señaló que a partir de la apertura del sector de los bares en octubre de 2021, empezaron a expender barriles con cerveza a clientes comerciales en Casco Antiguo, ampliando su cartera.

Este 2022, Istmo Brew Hub estará volviendo a lo que era en el 2019 a finales de año, sostuvo Ardines, quien también comentó que se abastecieron de diferentes insumos a pesar de los problemas mundiales y no han sentido escasez de ningún tipo. “Estamos bien preparados y tenemos lo suficiente para nuestra producción”, dijo.

La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cuarto frío de Istmo Brew Hub
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de Istmo Brew Hub en Juan Díaz
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Pequeñas máquinas de cocción de Istmo Brew Hub
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Pequeña lavadora de barriles de metal de cervecería Istmo Brew Hub
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Pequeña lavadora de barriles de metal de cervecería Istmo Brew Hub
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de cerveza artesanal Istmo Brew Hub
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Kegs de Istmo Brew Hub cervecería
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de cerveza artesanal Istmo Brew Hub en Juan Díaz


Para controlar la producción bajo el ritmo de la demanda del consumidor de esta casa de cerveza artesanal, el maestro cervecero Luis Lanuza, contó que por ahora están fabricando solo 3 mil 500 litros de cerveza al mes.

Ardines, por su parte, señaló que el primer trimestre del 2022 ha ido un poco lento, pero ya en el segundo trimestre está yendo “bastante positivo. Nuestras ventas se han incrementado muchísimo”.

Lo que puede generar un gasto importante este año en el costo de transporte es el alza de la gasolina. La compañía tiene su propio camión para transportar barriles de cerveza a clientes comerciales en Casco Viejo (por ahora) y a los tres locales. Lanuza cuenta que también utilizan esta camioneta para comprar materiales de producción.

Istmo Brew Hub aún no cuenta con enlatado ni embotellado de cerveza.


La Rana Dorada: Pandemia, “esa página pasó… garantizamos Rana Dorada para muchos años más”

La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal

Esta empresa cumple 12 años en septiembre, según cuenta el gerente general Hernán Justiniani. Menciona que siguen habilitados los locales en Casco Antiguo, San Francisco, Clayton, Condado del Rey, Brisas del Golf y Vía Argentina a pesar de luchar contra la pandemia y otros contrariedades que están pasando en el mundo y han afectado varias compañías. Foto: Corprensa\ Paola Ying

La fábrica de La Rana Dorada está ubicada en la urbanización industrial de La Locería, por la avenida Juan Pablo II. Es una galera grande donde tienen un ‘tap room’ para degustar, todas las máquinas para elaborar la cerveza artesanal, los barriles donde guardan el ron Pedro Mandinga, un cuarto donde tienen los granos, malta, cebada y realizan el molturado, tres oficinas y una cocina. De hecho, desde su apertura diaria hasta que cierran tienen promociones más baratas que en los otros locales. Aparte de vender cerveza artesanal, también elaboran sodas Bahía (100% natural) y Whiskey.

Esta empresa cumple 12 años en septiembre, según cuenta el gerente general Hernán Justiniani. Menciona que siguen habilitados los locales en Casco Antiguo, San Francisco, Clayton, Condado del Rey, Brisas del Golf y Vía Argentina a pesar de luchar contra la pandemia y otros contrariedades que están pasando en el mundo y han afectado varias compañías.

Para empezar, Justiniani cuenta que en el 2020 cuando cayó la pandemia “nunca realmente pensamos, para ser bien sincero, que íbamos a durar tanto tiempo encerrados”. La compañía decidió pagarle a los colaboradores sus salarios a pesar que nadie podía salir, pero esto solo duró dos meses.

“Pensábamos que era una buena manera de decirles gracias, porque nos debemos a nuestro equipo. Sino fuera por ellos, La Rana no estaría dónde está”, agregó Justiniani.

La administración de La Rana Dorada se dio cuenta que las medias impuestas por el Gobierno Nacional por el coronavirus se iba a extender más tiempo y era Imposible sostener el negocio de esta manera; habría que buscar una solución teniendo un futuro incierto.


El gerente general Hernán Justiniani sostuvo que la única manera de poder vender sus productos luego que pasase la Ley Seca, era por el método E-commerce, el cual tuvieron que implementar a su página web, ya existente. También, siguieron adelante con todas las plataformas de ‘delivery’ para poder llegar a más clientes.

Esta manera de vender, de llevarle el producto a los clientes duró muchos meses, según Justiniani. “Obviamente, eso no representaba ni un 5% […] de lo que realmente La Rana, con los locales abiertos, puede generar”.

Cuenta que durante la cuarentena en el 2020, solo algunos colaboradores se dirigían a la fábrica a corroborar que sus productos no se dañaran y no podían dejar la cerveza mas del tiempo requerido en los tanques. La mayoría de los empleados tenían contrato suspendido; de hecho al tiempo, esta empresa tuvo que despedir personal.

Para La Rana Dorada fue muy difícil continuar por no tener dependientes requeridos para poder atender todas las partes del proceso de elaboración de productos y administración de cada local.

Cuando pudieron abrir los restaurantes en 2021 durante pocas horas para la venta, no llegaban ni al 50% de ganancias, según cuenta el gerente general Hernán Justiniani. Pero cuando se habilitaron más horas, “se pudo respirar un poco más”, dijo. Esta compañía vivió la experiencia de “en nuestro rubro estaba la necesidad de poder servir una cerveza siempre y cuando tuvieses un acompañante de comida”, comentó.

Por el tema del alquiler sin ningún tipo de subsidios por sus locales, los gastos eran sumamente altos aunque algunos dueños de los recintos, mediante largas negociaciones, “muchos se solidarizaron y apoyaron”, acotó Justiniani.

La Rana Dorada ha sentido cambios en el consumo de los clientes. Comparando el año 2019 con el 2022, a pesar de que ya no hay ningún bloque cerrado, “el cliente sigue estando un poco más medido”, señala Justiniani. A su vez, opina que la economía sigue estando retraída.


La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de la cervecería La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de la cervecería La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de cervezas de La Rana Dorada, ubicada en La Locería
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervezas de La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Local de la cervecería La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de cervezas de La Rana Dorada, ubicada en La Locería
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Insumos de La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de la cervecería La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Kegs o barriles de la cervecería La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Local de la cervecería La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervezas de La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Barriles de madera donde añejan el Ron Mandinga dentro de la fábrica La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Local de la fábrica de cervezas artesanales, La Rana Dorada, en La Locería
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de cervezas de La Rana Dorada, ubicada en La Locería
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Insumos de La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Parte de la fábrica de La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de la cervecería La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervezas de La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de la cervecería La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de cervezas de La Rana Dorada, ubicada en La Locería
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervezas de La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Granos de La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Granos de La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Local de la fábrica de cervezas de La Rana Dorada, ubicada en La Locería


También, esta empresa ha tenido retrasos con proveedores para poder traer malta, lúpulos, latas (aluminio) a raíz de la guerra de Rusia contra Ucrania y el alza del combustible. “Nos está costando más traerla [materia prima] que lo que trae dentro de ese contenedor”, contó Hernán Justiniani, gerente general de La Rana Dorada. Es decir, los costos se incrementan.

Entre estas cervecerías artesanales hay un grado familiar que la pandemia los unió aún más. Estos grupos cerveceros se apoyaron entre sí cuando les hizo falta algún material, Justiniani afirmó.

El gerente general de La Rana Dorada asegura que los planes de crecimiento continúan para la compañía. Tienen planes de expansión hacia el interior del país. No tienen pensado subirle el precio a ninguno de sus productos a pesar del incremento de costos en materia prima y “siempre mantener nuevos productos”, acotó.

De la pandemia, gracias a esa presión que ha dejado, aprendieron que se puede ser más eficiente a pesar de tener menos personal, tuvieron que reinventarse, y Justiniani admite que este año, no cree que puedan lograr cerrar al nivel que tenían en el 2019. “En nuestro caso es así, todavía no se recupera lo que teníamos en el 2019″, dijo.


Casa Bruja a pesar de haber estado en pandemia golpeada por la escasez de materia prima, se mantuvieron

La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal

Casa Bruja es una fábrica de cerveza artesanal ubicada en Costa del Este, parque industrial. Esta cervecería, ahora también bar - restaurante, fue fundada en 2013 por Jonathan Pragnell y Richard Fernández. Corprensa\Paola Ying

Esta cervecería, ahora también bar - restaurante, fue fundada en 2013 por Jonathan Pragnell y Richard Fernández. Ellos le vendieron la idea del proyecto a Monchi Fábrega y este, los apoyó. Cuentan con más de 70 recetas creadas, han exportado sus productos a cinco países y han obtenido más de 40 medallas en concursos internacionales. De hecho, hace unos días ganaron cinco medallas más en una competencia en México por sus creaciones: Bicho (oro), Fula (plata), Tres Pajaritos (bronce), Gose Cuvee (plata) y Ossu (plata).

La planta de esta fábrica de cerveza artesanal está ubicada en el Parque Industrial de Costa del Este. Cuentan con un espacio donde han colocado los tanques para elaborar sus productos, otro cuarto donde añejan cerveza en barriles de madera, un laboratorio pequeño y una barra para consumir.



Esta compañía tiene en la parte de afuera tienen un ‘beer garden’ (creado tres días antes de que cayera la pandemia junto a otras remodelaciones) y colocan mesas para que la gente consuma y deguste en un ambiente abierto.

Aparte de crear las cervezas tradicionales como la Fula, la Chivo, también fabrican otras más complejas como las Gosses y las que se añejan en barriles de madera.

¿Cómo manejaron la pandemia en Casa Bruja?

“Nosotros nunca paramos de hacer cosas […] simplemente, nos mantuvimos”, sostuvo Jonathan Pragnell, cofundador y a su vez, maestro cervecero de Casa Bruja, salvo el tiempo de “Ley Seca”. Para abaratar costos, se fueron todos a trabajar a las Naciones Unidas durante dos a tres meses y con ese empleo pudieron mantener la cervecería a flote, también por la reducción de volumen y producción.

Pragnell cuenta que en pandemia se enfocaron en actualizar la página web para hacer entregas a domicilio, crearon un E-commerce y con esto, armaron paquetes de comida con cerveza. Para tener más opciones, obtuvieron colaboraciones con Anti Burger y A Mano. Durante la cuarentena, “nunca se paraba de hacer cosas para mantener tanto el negocio como la marca viva y presente para la gente que consumía en Casa Bruja”, acotó. En esta etapa, se enfocaron en crear un menú de comida para cuando abrieran del todo.

En septiembre de 2020, inauguraron el ‘beer garden’. “La gente se sentía muy cómoda de estar afuera porque nosotros tenemos un montón de espacio. Lo que hicimos fue separar las mesas un montón”, señaló Pragnell. Asegura que hubo pérdidas en 2020 porque no se vendía como en 2019 y no pudieron exportar ese año ni en el 2021.


La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de cerveza artesanal: Casa Bruja
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de la cervecería Casa Bruja, ubicada en Costa del Este
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cuarto de barriles de Casa Bruja
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Tap Room de Casa Bruja
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Premio, Casa Bruja
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de cerveza artesanal: Casa Bruja
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Botellas con cerveza de Casa Bruja
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de cerveza artesanal, Casa Bruja
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Enlatadora de Casa Bruja
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Parte de la fábrica de cerveza artesanal Casa Bruja
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Casa Bruja
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Casa Bruja
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Botellas con cerveza de Casa Bruja
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Casa Bruja, producto Fonki
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Casa Bruja
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Tap Room Casa Bruja
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Enlatadora de Casa Bruja
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Enlatadora de Casa Bruja
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Casa bruja
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Casa Bruja Brewing Co. fue la primera cervecería en elaborar y embotellar su producto.


La cerveza añeja en barriles de madera roble con un cultivo distinto (por un año o año y medio), colocada antes de pandemia, ayudó mucho cuando ya Casa Bruja podía abrir el negocio de vuelta en 2020.

Resulta que, justo para esas fechas de apertura, este material estaba listo para ser vendido. “Era increíble porque la gente quería probar cosas nuevas”, dijo Jonathan Pragnell, cofundador. Cabe destacar que estos productos se venden directamente a clientes especiales, quienes les gusta probar cervezas con una maduración distinta. El volumen para expender es limitado, son cervezas únicas, dijo.

En 2022, han retomado las exportaciones solo a Estados Unidos por ser una parte muy compleja y están sucediendo otras contrariedades como la recuperación de gastos y pérdidas durante pandemia, el alza del combustible y la guerra de Rusia contra Ucrania.

A su vez, el maestro cervecero señaló que siguen haciendo recetas nuevas experimentales, con sabores distintos. “En pandemia […] encontramos como un procedimiento interno de cómo ejecutar y hacer marcas, etiquetas y recetas nuevas. Ya somos más eficientes en la creación de algo nuevo”, comentó Pragnell.

El cofundador de Casa Bruja está consciente que la cadena de suministros está aún algo afectada por los problemas internacionales, pero aún así, la empresa está llegando a los niveles pre pandemia.


Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co., fuerte mancuerna para sobrevivir el ‘lockdown’ con cervezas radicales

La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal

Dispensador de cerveza artesanal en barra de Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co. Corprensa\Paola Ying

Con la idea de fabricar cervezas artesanales caseras el fundador de Panama Brewers Supply, Juan Gabriel “JuanGa” Sánchez, cuenta que este local abrió en septiembre 2015 a raíz de que habían muchas personas queriendo hacerlas en casa, pero les hacía falta insumos; es decir que, encontró un nicho en esta población. En 2016, gracias a un Micro Brew Fest se dio a conocer aún más.

Panama Brewers Supply vende todos los implementos y/o piezas para armar máquinas dispensadoras de cervezas, equipos de expendio, medición, fabricación, equipo de laboratorio, botellas, granos, cebadas, malteados, levaduras y lúpulos. “Vendemos alrededor de 25 granos […] y 20 levaduras diferentes”, dijo JuanGa Sánchez.

El dueño de Panama Brewers Supply sostuvo que es muy importante mantener los lúpulos en un sistema de frío para que no pierdan la calidad. Para mantener las maltas, se controla la humedad dentro del local. “Mucha humedad afecta el grano”, dijo.

A su vez, JuanGa Sánchez señaló que para incentivar a las personas amantes de la cerveza artesanal casera, comenzó a impartir cursos para fabricarlas. “Cada vez siempre veo gente interesada […] Es un hobbie que es muy bonito”, dijo.

En el camino, conoció a Meir Cohen, que junto con él fundaron Kraken Brewing Co., una compañía que hace cervezas pero no tiene un local en sí, sino que otras empresas del mismo rugro les han prestado sus máquinas para cocinar y con el tiempo, han podido comprar unos artefactos pequeños instalados en el local de La Rana Dorada, en la Locería.

Panama Brewers Supply empezó a crecer vendiéndole insumos a clientes directos, bares y restaurantes. Dentro del local, tienen un showroom donde sirven cerveza creada por Kraken, bajo una maquinaria de expendio construida por esta compañía.

La primera cerveza que crearon juntos fue Cronos, de trigo alemán, lanzada en septiembre de 2017. Desde que se asociaron dictaminaron una norma en la compañía: “Dentro de Kraken […] La idea era que íbamos a hacer cervezas buenas y especiales en baja escala”, sostuvo JuanGa. Es decir, han creado cervezas muy elaboradas con mucha dedicación y calidad para la venta.

Algunos productos que ha fabricado Kraken Brewing Co. aparte de Cronos son: Mocca Stout, Sideral, Irish Red, Hazy Crazy, Juno, Supernova, Citrahaze, Hefe, Gravedad 0, Gamma, entre otras.


La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Pequeña fábrica de Kraken Brewery ubicada dentro del local de La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Kegs o barriles de Kraken Brewery dentro del local de La Rana Dorada
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Barra dispensadora de cerveza de Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Juan Gabriel Sánches y Meir Cohen, fundador de Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co., respectivamente
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Productos para laboratorio utilizados para hacer cerveza de venta en Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Lúpulos de Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Malta de venta en Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Piezas para maquinaria de cervezas de venta en Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Especias para cervezas de venta en Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Malta para hacer cervezas de Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Dispensador en barra de Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Kegs o barriles para cervezas de Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Local de Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Piezas para máquinas de hacer cerveza de venta en Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Dispensadores de cerveza de venta en Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Piezas para máquinas de fabricación de cervezas de Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Lúpulos de Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Maquinaria para hacer cerveza de Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Maquinaria para hacer cerveza de venta en Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Dispensadores de cerveza de venta en Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Especias para hacer cervezas de venta en Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Premio de Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Lúpulos y maltas de venta en Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Premios de cervecería Kraken Brewing Co.
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Herramientas para laboratorio de Panama Brewers Supply y Kraken Brewing Co.


Asegura Meir Cohen que el control de calidad de las cervezas que fabrican en Kraken es muy robusto, pero para poder llegar a ese nivel de calidad, “se botó una cantidad N de cerveza” ya que siempre deben llegar a un estándar de alta cualidad.

Esta empresa mantiene una distribución de enlatados en diferentes comercios: Riba Smith, Felipe Motta y otros lugares. En barriles, reparten a muchos bares y restaurantes. También, tienen clientes directos que les piden fabricar cervezas para ellos venderlos a su nombre. “Son tres o cuatro restaurantes”, dijo JuanGa Sánchez.

Durante la pandemia, cuando la cuarentena empezaba a hacer estragos en el país por las medidas gubernamentales, la empresa Panama Brewers Supply se propuso un plan estratégico para no perder productos alimenticios.

El fundador Juan Gabriel “JuanGa” Sánchez señaló que lo primero que hizo fue idear un plan para exportar la malta ‘Viking Malt’ a otros países de la región. Dentro de la tienda, tuvo que quitar unas mesas durante el primer mes de encierro, para utilizar el espacio como depósito y así cuidar este insumo mientras no se diera la apertura por la pandemia en el país.

También, cuenta que actualizó y modernizó la página web de la empresa para el sistema de venta online, el cual le tomó tres semanas.

En 2022, Panama Brewers Supply ha empezado a exportar la malta ‘Viking Malt’ a otros países de la región. Otra de las estrategias que ha logrado implementar es la venta de barriles junto con dispensadores que se pueden alquilar.

JuanGa Sánchez señaló que este año la compañía prestará el servicio de mantenimiento de dispensadores en bares y restaurantes. También, instalan y confeccionan todo lo que es el sistema de expendio para cervezas. A su vez, rellenan tanques de CO2 para el expendio de la cerveza y/o agua carbonatada en neveras o cuartos fríos.

Para Kraken Brewing Co. en pandemia, “fue el momento perfecto para meterle alma, vida y corazón” a la compañía, dijo Meir Cohen, cofundador.

Durante la cuarentena, mantuvieron la maquinaria para fabricar cerveza en casa de Cohen. Como ambos vivían en el mismo edificio, JuanGa Sánchez pasaba a donde Cohen para la elaboración de varias recetas. Con esto desarrollaron varias para la post venta. “Nunca dejamos realmente morir la marca, al contrario, nos dio tiempo para revaluar y arreglar alguna que otra cosita de alguna receta actual”, dijo Sánchez.

En el 2020, empezaron a recrear la idea de enlatar sus cervezas aparte de seguir expendiendo los barriles para poder abrirse y llegar a más puntos de ventas. “Kraken cambió muchísimo en pandemia”, sostuvo Cohen. La Rana Dorada prestó su maquinaria para esta labor de enlatado.

“La primera [cerveza] que sacamos fue Sideral y la enlatamos con ellos […] tenemos un mutuo acuerdo”, dijo Sánchez. Luego, otras cervecerías han prestado sus servicios como Clandestina o Casa Bruja, entre otras.

Este 2022, invirtieron en unas barricas exbourbon rellenas de cerveza, las cuales han descansado entre seis a ocho meses. Estas las venderán en un futuro en botellas de 700 ml.

El cofundador de Kraken Brewery Co., Meir Cohen, terminó la entrevista diciendo que “la cerveza artesanal es algo bien bonito, es algo bien romántico. Te hace querer recrear muchas cosas, muchos sabores y obviamente, el nivel de complejidad donde queremos llegar, falta mucha tela por contar […] en un vaso hay tantas cosas pasando, es interesante”.

Cervecería Central: experimentan el ‘tap room’ como fortaleza para sobrevivir a la pandemia

La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal

“Habían cervezas y productos en diferentes etapas. Ya sea unos al inicio de una fermentación, otros en maduración […] digamos que [la fábrica] minimizó sus actividades” en pandemia, cuenta el fundador Carlos Silva Castrellón. Foto: Corprensa\Paola Ying

La idea de crear Cervecería Central data del año 2014 cuando Carlos Silva Castrellón le plantea la idea a su vecino Joaquín Tresselt Cunther y a su vez, reúne a sus amigos de infancia: Iván, Luis, Mike y Mark, los sumerge en el proyecto, se hacen socios y encaminan esta empresa.

Como todo los curiosos por crear una cerveza en casa, Carlos junto a Joaquín comenzaron a fabricar una en la sala del apartamento de Tresselt. Utilizaron una olla de 20 litros, un cucharón, un molino manual, tenían una nevera modificada y utilizaron dos botellones plásticos de agua que sirvieron como fermentadores.

Como principiantes, algunas les salieron bien, otras mal y en la práctica, fabricaron su primera cerveza rubia, suave y con cuerpo llamada River Down Ale. Con el tiempo, crearon otra a la cual le llamaron India Dormida IPA, un poco más fuerte y con carácter. De esta manera empezó Cervecería Central, destacando cada producto con arte, nombres y estilos panameños. También tienen otros productos llamados: Veranera, Guachiman, Lagertija, Mangose y Bocas Town.

Esta compañía tiene un local propio tipo bar - restaurante desde 2018, aparte de la fábrica: Cervecería Central Taproom, ubicado en San Francisco, ciudad de Panamá. También se presentan bandas de rock para animar el ambiente.

Esta cervecería distribuía sus productos tanto en barril como en botellas a restaurantes, bares y supermercados, respectivamente. En la fábrica, tenían unos cuantos fermentadores y justo antes que pasara lo de la pandemia, les llegaron unas tanques nuevos para ampliar la capacidad de creación de cervezas. “Ibamos creciendo a buen ritmo, con mucho trabajo, con mucho esfuerzo, íbamos logrando incrementar el tamaño de la cervecería”, dijo Silva Castrellón.

También cuenta que como habían otras empresas surgiendo como fábricas artesanales, es decir, tenían más competencia, debían luchar para visualizarse más, seguir “hechando la empresa hacia adelante”.

Mientras pensaban en otras vías de distribución, un nuevo plan de mercadeo y aumentar las ventas, llegó la Covid-19. “Ahora sí se aumentaba otra complejidad, pero no se nos quitaba esa forma de pensar”, señaló Silva Castrellón, que siempre han tenido en mente llevar la empresa hacia adelante cueste lo que cueste.

El fundador de Cervecería Central, Carlos Silva Castrellón, contó en la entrevista con Martes Financiero qué fue lo que hicieron cuando empezó la pandemia y las autoridades nacionales decretaron el cierre de todos los comercios y luego, en la llegada de la famosa Ley Seca, qué fue lo que terminó por preocupar no solo a esta empresa, sino a toda la comunidad fabricante de cervezas artesanales.

“Cuando llegó la pandemia nos agarró a todos de sorpresa, tuvimos que, como quién dice, amarrarnos los pantalones […] y tuvimos que detener la planta, pero no detenerla completamente sino continuar el mantenimiento”, dijo Carlos Silva Castrellón.

Cuando el Gobierno Nacional empezó a expander los horarios de salida, los dueños de esta empresa comenzaron a ir por el lapso de dos horas a verificar que todo estuviera en orden con los tanques y lo que se estaba produciendo, aplicar fumigaciones para que no se dañara la materia prima y estar pendiente de una pequeña caldera.

“Habían cervezas y productos en diferentes etapas. Ya sea unos al inicio de una fermentación, otros en maduración […] digamos que [la fábrica] minimizó sus actividades”, cuenta Silva Castrellón.

Cuando se levantó la Ley Seca, Cervecería Central ubicó la manera de vender sus productos a través de varios servicios de ‘delivery’. Inclusive, intentaron repartir a domicilio con los colaboradores de la compañía que tenían moto. Con estas acciones trabajaban al mínimo.

Durante la reactivación o la apertura, “nos hizo levantar cabeza nuevamente” para poder avanzar en las ventas y retomar las pérdidas por el cierre general y el tiempo de la Ley Seca.

Silva Castrellón cuenta que muchos de sus clientes y/o empresas quebraron durante el cierre que implementó el Gobierno Nacional. Con este panorama, se dieron cuenta que debían reinventarse y mercadear sus productos de otra forma. Es aquí donde entra el ‘tap room’ en San Francisco. Comenzaron a idear promociones dentro de su restaurante y la comida.

Con el tiempo, han empezado a surgir nuevos locales de comida, bares y tiendas donde Cervecería Central ha distribuido sus productos y así incrementar las ganancias por sus cervezas. Con el pasar de los meses, toda ganancia iba lenta por los decretos de movilidad del gobierno y los clientes no querían gastar, ya que muchos habían quedado con el contrato suspendido. No solo les pasó esto a ellos sino a muchas de las empresas de cerveza artesanal.

“Esta es una industria, un emprendimiento bastante complicado o difícil de llevar, en lo cual uno tiene que adaptarse y darse cuenta que tiene, digamos que, pagar el precio para poder llevar su sueño o su empresa o su objetivo hacia adelante”, sostuvo Silva Castrellón.

Afirma que Cervecería Central está siendo afectada por el aumento del combustible, el precio de la malta, la materia prima, transporte, insumos como botellas o tapas, los fletes y con todo esto, se ha incrementado el costo de producción. Silva Castrellón comentó que en estos momentos intentan no afectar al consumidor con los precios de sus productos.

La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Carlos Castrellón, gerente general y fundador de Cervecería Central
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de cerveza artesanal Central en San Cristobal, Panamá
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Maquinara de fermentadores de Cervecería Central
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Etiquetadora de Cervecería Central
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Kegs o Barriles de metal para cerveza, Cervecería Central
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de Cervecería Central
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Kegs o barriles de metal para guardar cerveza de Cervecería Central
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Máquinas de cocción para hacer cerveza de Cervecería Central
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Máquina de cocción de la fábrica de Cervecería Central
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fábrica de Cervecería Central
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Carlos Castrellón, gerente general y fundador de Cervecería Central
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Cervecería Central data del año 2014
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fundadores de Cervecería Central en la fábrica, ubicada en San Cristóbal
La vuelta al ruedo de la industria de la cerveza artesanal
Fundadores de Cervecería Central

Para este 2022, la empresa apuesta por su restaurante bar Cervecería Central Taproom donde han implementado mejoras visuales como artes en las paredes del local, menú variado, están ofreciendo otros productos ampliando su cartera de ventas, más toques musicales para incentivar a las personas para que asistan a consumir.

“Nosotros en esta plataforma, que es nuestro ‘tap room’, ofrecemos esa oportunidad: que las personas vayan experimentando cosas nuevas”, dijo Silva Castrellón.

Pese a todos los contratiempos la comunidad cervecera artesanal en el país, continúa evolucionando sus productos para recuperar la actividad que tenían post pandemia. Las fábricas ahora se enfocan en crear nuevas recetas, explotar mejor sus marcas y líneas de cervezas, atraer a los cliente con diferentes menús incluyendo el producto artesanal, toques de bandas en los locales o implementando mejoras en los canales de comercialización que adoptaron en la crisis sanitaria como el e-commerce.

Esta industria está en pleno vuelo, retomando con fuerza su potencial. Muchas personas tanto nacionales como turistas se están adentrando al mundo de la cerveza artesanal y Panamá de por sí, es uno de los países con los mejores productos de esta índole en la región.

Paola Ying

Productor Multimedia, diseñadora gráfica.
- Leer más artículos de este autor -