La ruta de vuelo de Centroamérica

La ruta de vuelo de Centroamérica

Los países que integran Centroamérica enfrentan el reto de ponerse a la vanguardia en el desarrollo de la industria aérea mundial para lograr aprovechar el crecimiento en el flujo de pasajeros y de carga en los próximos años y atraer turistas a sus destinos.

Tráfico. América Latina y el Caribe mueven más de 200 millones de pasajeros cada año vía aérea. Reyna Katiuska Hernández-LP

La aviación provee más de 850 mil empleos directos e indirectos en Centroamérica y aporta $17 mil 900 millones al producto interno bruto (PIB) de las siete economías regionales que incluyen a Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Guatemala, El Salvador, Honduras y Belice, según estudios de Oxford Economics y la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), presentados en el foro Día de la Aviación Centroamericana, en San José, Costa Rica.

Actualmente, operan 49 aerolíneas que ofrecen un total de 343 rutas a 25 países. “Se operarán hoy día más de 560 vuelos cubriendo 141 rutas en Centroamérica. Y la conectividad con Norteamérica, Suramérica, Europa, y Asia sumará 273 vuelos conectando 135 rutas”, destacó Peter Cerdá, vicepresidente de IATA para las Américas.

Panamá lidera el crecimiento de la conectividad aérea en el grupo con una tasa de 39% entre 2013 y 2018. “El país se ha convertido en un modelo a seguir. El gobierno ha creado las condiciones para potenciar la industria y esto es algo que no se puede descuidar con el cambio de autoridades en 2019”, acotó Cerdá.

Honduras y El Salvador han experimentado el crecimiento más lento en la conectividad con un 18% en ese período de tiempo, mientras que Costa Rica y Guatemala muestran un fuerte crecimiento por encima del 30%. “La capacidad de cambiar, evolucionar, e innovar es fundamental para la supervivencia de cualquier negocio. Y para la aviación no es diferente”.

La IATA menciona que el tráfico de pasajeros en la región crecerá en los próximos 20 años en un promedio anual de 3.6%, pero que incluso hay margen para ampliar la tasa al 6% si se crean las condiciones para atraer nuevas aerolíneas y rutas que conecten con el resto del mundo, entre otros factores.

Ese crecimiento significa la llegada de 373 millones de nuevos pasajeros en América Latina y el Caribe al año, más del doble que se mueve en la actualidad que ha llegado a más de 200 millones de viajeros anuales.

La industria aérea calcula para este año que cerrará con ganancias globales por $34 mil millones, pero no todas las regiones tendrán los mismos resultados. Al comparar la rentabilidad de las aerolíneas en la región de América Latina y el Caribe con América del Norte, las ganancias para las aerolíneas latinoamericanas serán de $900 millones en comparación con $14 mil millones de las aerolíneas de América del Norte. La ganancia por pasajero en el caso de América Latina y el Caribe será de un poco menos de $3 por pasajero en 2018.

“¿Por qué no se crece más y no se gana más? Necesitamos impuestos, tarifas y cargos competitivos; infraestructura y regulaciones eficientes. Necesitamos el liderazgo y la colaboración de nuestros gobiernos para crear una agenda aeronáutica en cada país”, expresó Peter Cerdá.

La adecuación de la infraestructura aeroportuaria tanto de terminales, pistas como de rediseño del espacio aéreo en la mayoría de los países es uno de los principales retos. “Hay países como Panamá que tienen infraestructuras más desarrolladas pero con limitaciones si no siguen con el plan de construir una tercera pista y rediseñar el espacio aéreo porque ya hay congestionamiento de naves”, mencionó el representante de la IATA.

En el caso de Costa Rica, aunque se ha registrado un incremento en el tráfico aéreo, no hay claridad sobre el proyecto de un nuevo aeropuerto que es necesario para los próximos 10 años. “Hay muchas líneas europeas llegando a Costa Rica con aviones de fuselaje ancho y se hace complicada la operatividad en la terminal porque aún no tiene las adecuaciones para atender ese crecimiento del tráfico de pasajeros”.

El otro desafío en la región es mantener los costos operativos competitivos y que no se impongan tasas aeroportuarias e impuestos que ahuyenten a los turistas e incrementen el costo de los boletos.

Indicaron los representantes de la industria aérea que los costos del combustible son muy altos porque existe en la región un monopolio de suministro que hace imposible negociar mejores precios. Plantearon la necesidad de desarrollar mayores estándares de seguridad aeronáutica y por eso promueven programas de auditoría de las líneas Aéreas de IOSA e ISSA.

Según la industria aérea existe una clara necesidad de procesos eficientes de inmigración, aduanas, y seguridad en los puntos de entrada y salida en Costa Rica, Panamá, y El Salvador para garantizar una experiencia al pasajero que sea segura, fluida y eficiente. “En estos momentos, este tema es una de las principales preocupaciones de las aerolíneas ya que les afecta el nivel de servicio y la experiencia de los pasajeros”, mencionó Peter Cerdá.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos