La multilatina de las fragancias

El empresario Luis Martínez cuenta la historia de Perfumes Factory. Es una corporación regional con el espíritu de una Pyme.   Al menos 200 tendencias olfativas están al alcance de clientes de nueve países de la parte norte de América Latina. De mujeres y hombres que a través de las tiendas franquiciadas por Perfumes Factory han hecho de la compra de una fragancia, una costumbre cotidiana.

La compañía dirigida por Luis Martínez pone al alcance de los consumidores casi cualquier aroma clásico o de vanguardia, a un precio bastante menor en comparación con los del mercado. Gran parte del secreto, revela Martínez, está en evitar el envase. “El 70% de los costos asociados a un perfume tienen que ver con su presentación o frasco, el personaje que lo representa o la campaña publicitaria que lo acompaña”.

Perfumes Factory llegó a Panamá en 2009 mediante una estrategia de ventas tan simple como efectiva. Incursionó en el país mediante la inauguración de cinco puntos de venta al detal, “para conocer el mercado” y posicionar la versatilidad de sus productos. “Tenemos expertos perfumistas que nos elaboran las esencias que les solicitamos y que son similares a las tendencias del mercado”. La compañía tiene esta prerrogativa debido a que “nuestra marca es original y las esencias que elaboran nuestros perfumistas franceses son marcas registradas de propiedad nuestra”, profundiza.

Tras haber posicionado el concepto del negocio, de darse a conocer entre el público, la compañía se abstrajo del mercado y se dedicó a comercializar sus servicios, propagar su reputación y trasladar la operación a personas jurídicas interesadas en una contrato de franquicias. “Se tienen ya 20 puntos en operación: en la capital del país, Colón, Penonomé, Chitré, Las Tablas, Santiago y David. Se inaugurará otro en el centro comercial Las Anclas, de La Chorrera. Estamos en conversaciones para abrir 4 más en el 2019”.

La compañía acumula 10 años de presencia en Panamá y más de 15 de operaciones en la región. LP-Archivo

La franquicia generó ventas en Panamá de alrededor 2 millones 500 mil dólares durante 2017. Hasta el mes de octubre, el negocio se había expandido 12%. “En el marco de la actual coyuntura económica por la que atraviesa Panamá, consideramos muy positiva nuestra operación”.

El que tiene tienda que la atienda o de lo contrario, mejor que se dedique a la merienda, pareciera ser el principio de un negocio explayado en 350 tiendas dispuestas entre Perú, Ecuador, Venezuela, Colombia, Panamá, Costa Rica, Aruba, Curazao y República Dominicana. Los contratos de franquicia tienen una vigencia de cinco años. “En ese lapso se plantea un margen bruto del 60% de ganancia, el cual se traduce después de descontar gastos fijos y de reposición de mercancía, en un 25% de ganancia sobre ventas antes de impuesto sobre la renta. El inversionista recupera su dinero entre 18 y 24 meses, solo si cumple con esta obligación: dedicarse al negocio, estar al frente de él, en vez de creer que ‘metí una platica y vamos a esperar un retorno”.

La compañía también sustenta su posicionamiento, otra razón por la cual garantiza resultados, en la diversificación de sus productos en varias categorías. Esta segmentación le permite al franquiciado trabajar con diversos puntales para atender el mercado: perfumes, cremas hidratantes, covers y las líneas Spa y Kids.

Es un negocio que atendido según lo plantea Luis Martínez, puede tener el aroma del éxito.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos