La empresa que recolecta agua de lluvia para ser bebida

La empresa estadounidense Richard´s Rainwater aprovecha la fuente gratuita de agua, la potabiliza y la vende al público en formato original y gasificado.

Richard´s Rainwater es la primera empresa estadounidense aprobada por la U.S. Food and Drug Administration (FDA) para la recolección y embotellamiento de agua de lluvia. La empresa tiene su sede en Texas, Estados Unidos, y una planta adicional en Misisipi.

“La principal diferencia entre nuestra agua y la de nuestros competidores es que nuestra fuente es la lluvia, por lo que el agua nunca ha tocado el suelo, y nunca ha tocado ningún tipo de químico”, comenta Taylor O´Neal, CEO de Richard´s Rainwater.

Taylor O´Neal, SEO de Richard´s Rainwater.

El proceso de recolección de agua se da a través de tanques de fibra de vidrio. Se recolecta el agua de lluvia antes de que esta pueda tocar el suelo. De esta forma garantiza, según explica O´Neal, que el líquido no posea contaminantes producto de la acción humana.

Seguidamente pasa por un proceso de triple filtrado para poder eliminar cualquier partícula o sólido contaminante. En un tercer paso, se utiliza el proceso de ósmosis inversa, en el cual el agua es purificada a través de una membrana semipermeable que elimina moléculas y partículas de mayor tamaño.

En una última etapa del proceso de potabilización, el agua es tratada con ozono para eliminar cualquier olor o sabor.
La empresa asegura que por cada pulgada de lluvia, en un espacio de mil pies cuadrados, puede recolectar 550 galones de agua limpia.

El embotellamiento se da en envases de plástico para el agua clásica, y

botellas de vidrio para la presentación con gas. Sobre el uso de plástico en sus envases, O´Neal señala que están buscando cambiar la presentación de este material para aluminio. Respecto a las botellas de vidrio, indica que es un reto mayor pues por las características del agua con gas, no han encontrado una presentación que mantengan la calidad y durabilidad del producto. 

Entre 2010 y 2014 el estado de Texas sufrió la segunda sequía más intensa alguna vez registrada. Por más de 50 meses este territorio de los Estados Unidos tuvo precipitaciones inferiores a las esperadas en periodo normal.

En su periodo más intenso, octubre 2010 a septiembre 2011, el promedio estadal de lluvia fue de 275 milímetros (mm), mientras que el promedio en esos mismos meses, en el periodo de 1981 a 2010 fue de 686.3 mm.
Ante esta realidad, la estrategia de Richard´s Rainwater es la diversificación de los puntos de recolección.

Además de las plantas en Texas y Misisipi, están en proyecto espacios similares en el noroeste, medio oeste y noreste de los Estados Unidos. Esto les permite planificar la producción en base a las lluvias esperadas en cada región.

Poseen además datos y modelos de cómo han sido las precipitaciones en estas zonas, para así poder proyectar posibles comportamientos en el futuro.
“Manejamos la lluvia como un inventario, así como cualquier otra empresa maneja sus ingredientes de producción”, destaca el CEO de Richard´s Rainwater.

Por ello, los tanques de reserva de agua sirven también como almacenamiento para la época de sequía. De esta forma pueden garantizar una producción estable durante todo el año.

Actualmente Richard Rainwater´s puede comprarse solamente en algunas tiendas de los Estados Unidos. Una botella de agua puede costar desde $1.50 hasta $5.00, dependiendo de la presentación y el punto de venta.

Miguel López

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos