Empresas Colombianas, en el podio de la IED

En Inversión Extranjera Directa (IED), el país de la región con más presencia en Panamá se llama Colombia. El vecino tiene instaladas alrededor de 100 compañías en sectores clave de la economía. Hablan empresarios.

Martha Lucía N. Gerente del hotel Golden Tower
Martha Lucia Noguera gerente del Hotel American Golden Tower. La Prensa / Gabriel Rodríguez.

En la primera semana de diciembre deberá realizarse una macrorrueda de negocios con la participación de más 200 empresarios de Colombia, anticipa su embajador, Juan Claudio Morales. El encuentro demostrará el apetito del sector empresarial del país vecino por Panamá. Desde el año 2000, el acumulado de las inversiones colombianas asciende a 8 mil 211 millones de dólares.

Un conteo de Morales concreta el posicionamiento de las empresas de su país. Están prácticamente en todos los sectores de la economía panameña: agroalimentos, metalmecánica, energía, turismo, tecnología e industrias 4.0, banca, seguros, retail, construcción, aviación, transporte… “La inversión de nuestras empresas es muy fuerte. En banca representamos el 30% de los participantes. Tenemos presencia importante en alimentos y en producción de materiales de la construcción. En energía estamos entre los mayores desarrolladores de fuentes alternativas. Y queremos más de nuestros jugadores” en este mercado, comenta Morales.

Varios factores explican porqué Panamá se volvió clave para las empresas colombianas. Son las que más provecho le han sacado a un mercado de 4 millones 500 mil habitantes, casi 10 veces más pequeño que Colombia. Sin embargo la ubicación geográfica de Panamá, tan favorable para el movimiento de mercancías y el transporte de pasajeros, derivó en un centro de servicios de condiciones logísticas sumamente favorables para el comercio internacional, determina Jorge Andrés Mejía, presidente de Sura Panamá, aseguradora del Grupo Sura.

La transformación aludida llevó a la confección de la ley de Sede de Empresas Multinacionales y otros regímenes especiales. Cuando estas normas se pusieron en práctica fueron derivando en un entorno de negocios diferente, bastante atractivo para el capital extranjero. Según el embajador, estas dinámicas hacen de este país el hub empresarial de la región. “Teníamos muchas empresas en Venezuela. Pero [ellas] debieron revisar otros mercados y pusieron sus ojos en América Central”.

Jorge Izquierdo, gerente de amarilo

Antes de expandirse en el subcontinente, agrega Morales, las empresas colombianas primero llegan a Panamá. Y es ahí donde aparece un rasgo notorio respecto del comportamiento de compañías de otros países. Si bien es cierto los capitales inversionistas buscan proyectos puntuales, de pronto un puente o una carretera, las compañías colombianas suelen abrir sus operaciones para desarrollar un mercado de manera permanente.

La constructora Amarilo acredita una década de servicios en Panamá. Su gerente general, Jorge Izquierdo, explica que la empresa atiende este mercado bajo el entendido de las necesidades puntuales de la relación precio–valor y las ventajas que se buscan en proyectos habitacionales.

La compañía responde a las expectativas de los compradores de viviendas o apartamentos con múltiples exigencias. “En cada proyecto ofrecemos espacios bien distribuidos, con excelentes amenidades para el desarrollo social de las personas y sus familias”, profundiza Izquierdo.

Desde 2008, la constructora ha entregado más de mil 700 viviendas. Casi 200 mil metros cuadrados de construcción residencial entre casas de uno o dos niveles y edificios de 4 a 26 pisos”. Adelanta otras 244 viviendas, en total 40 mil metros cuadrados. El 35% de estas unidades son de interés preferencial.

SENTIDO DE LA OPORTUNIDAD
Muchas de las empresas colombianas llegaron antes o durante la expansión económica de Panamá. Este comportamiento mejoró las condiciones de vida de muchos panameños que buscan propuestas de esparcimiento integrales. La cadena hotelera Decameron capitalizó esta aspiración con el resort de Río Hato.

Años después otro grupo empresarial, el de la familia Araújo, de Cartagena, inauguró el hotel Las Américas Golden Tower en el área bancaria, tras una inversión de 80 millones de dólares. “Panamá ofrece estabilidad jurídica y tiene una economía dolarizada. [Por ello] los Araújo decidieron construir esta infraestructura. Del total invertido, pusieron 55 millones.

El resto corresponde a los copropietarios del hotel, que es la modalidad utilizada por los Araújo en sus propiedades hoteleras. Se sumaron inversionistas panameños, colombianos, latinoamericanos y europeos”, comenta Martha Lucía Noguera, mánager del hotel.

Las Americas Golden Tower se ha propuesto equiparar sus atenciones a las dispensadas por otros hoteles de la familia Araújo, como el Capilla del Mar, para cautivar a más clientes o seducir a aquellos conquistados de antemano en Colombia. “Nuestra orientación es dar un servicio excepcionalmente bueno. La empresa capacita y entrena el personal de manera continua. Para ello nos apoyamos como grupo hotelero con nuestras propiedades en Colombia. Esto permite un intercambio de entrenamientos. Así estandarizamos nuestros servicios”, apunta Noguera.

Países que más invierten en Panamá

La búsqueda de bienestar presentó un panorama para empresas con soluciones a un público en procura de más calidad de vida. “Nuestro objetivo es acompañar con nuestras soluciones a diversos segmentos. No es un tema determinado solo por su capacidad adquisitiva, sino especialmente por sus necesidades de generación de bienestar y competitividad. Vemos una gran oportunidad de educación y sensibilización en Panamá hacia el valor que podemos generarles como sector asegurador”, comenta Jorge Mejía, de Sura.

La permanencia de Sura en Panamá desde hace más de 20 años le da la ventaja de conocer a fondo el mercado. Elabora productos específicos para diversos segmentos. En automóviles, Mejía comenta de las pólizas de Sura su virtud para garantizar la adecuada movilidad de las familias y de la cadena logística de las empresas. Vida y accidentes personales, para quienes buscan constituirse en un respaldo a través de un legado para el mañana de sus familias, y a la vez en un acompañamiento presente de bienestar y cuidado; o para empresas en procura de un bienestar para sus empleados o permitirle a una empresa una competitividad sostenida. “Y tenemos soluciones enfocadas en proteger el hogar de las familias”.

Habrá quien advierta que el fallo último de la Organización Mundial del Comercio llegue a impactar la propuesta empresarial de ambos países, tanto en Colombia como en Panamá. Pero tampoco debe olvidarse que llevan años de construir un mismo mercado. Así lo reafirma la macrorrueda de negocios de diciembre.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos