El ozono, el más potente antivirus

La higiene se convierte desde esta pandemia en un condicionante de cualquier empresa, tan importante como el manejo de la data o la obtención sin interrupciones del servicio de energía.

La reapertura del aparato productivo exige la máxima reducción de agentes contaminantes. El incumplimiento de este imperativo hará más riesgosos los ambientes de trabajo, por inocuos que sean, y abre la posibilidad en una empresa de hacerse merecedora de multas o del cierre de sus operaciones, como ya se ha establecido en otros países como resultado de la pandemia.

Pues bien: la Organización Mundial de la Salud considera el ozono como el desinfectante más potente de cuantos existen en el mundo. El organismo internacional predica las virtudes de este compuesto natural contenido en la estratosfera y en la troposfera para contrarrestar diversos tipos de virus, como el nuevo Covid-19.

Semanas antes de la declaratoria de la pandemia, la empresa Panamá Clean Services había empezado a investigar sobre procesos de limpieza diferentes de los habituales en Panamá. “Detectamos el poder desinfectante del ozono, que se utiliza en España hace 20 años y que en ese país y en China es un producto de enorme demanda en las circunstancias actuales”, detalla José Archibold, fundador y presidente de la compañía.

Las investigaciones de Archibold le permitieron comparar las virtudes el ozono frente a otros desinfectantes como el cloro sobre la base de información corroborada por la OMS. Convencido de que “la compañía estaba ante una oportunidad de innovación” en medio de una pandemia que prácticamente lo ha paralizado todo, decidió incursionar en la prestación de un servicio del que no se tenían noticias en Panamá, según el entrevistado. “Tenemos algo más de dos meses en este proyecto”, recuerda.

La desinfección de recintos con el sistema ozono precisa máquinas construidas en China -“no se encuentran localmente”-, por lo que la empresa entró en la línea de producción en el país oriental de “estos productos de altísima demanda” en diferentes mercados. Panamá Clean Services tiene ya las primeras unidades y “vienen otras en camino”. Es un sistema cuya adecuación representa “unos costos muy elevados”, pues incluye generadores de ozono, monitores y equipos especiales de protección.

Un proceso de descargas eléctricas realizadas dentro de un equipo especial genera las tres moléculas de oxígeno cuyo resultado es el ozono. “Pero es muy inestable y por eso no lo venden, como sí sucede con otros productos de aseo”. La única manera de utilizar el ozono para desinfección es en el sitio de la limpieza, “producirlo ahí” a través de los generadores.

Dice Archibold que en términos de efectividad, el ozono llega a ser hasta 3 mil veces más potente que el cloro. Que al diseminarse en gas en el ambiente, puede alcanzar “todas las partes”, como es el caso de los orificios de un teclado. Que su acción se inicia en unos 20 segundos una vez se desprende del generador. “Y además no deja residuos en el entorno de su aplicación: una vez se descompone, vuelve a convertirse en oxígeno”.

Panamá Clean Services busca siempre la innovación, recuerda el fundador de esta compañía con 13 años de operaciones en Panamá y en el exterior. La presentación de un sistema de desinfección de microorganismos tan potente como el que más, contagiará de buenas energías la plataforma empresarial del país. La hará más inmune frente a los virus. Es su nueva responsabilidad.