Esfuerzos regulatorios se premian con un buen clima de negocios

Gian Castillero, abogado experto en asuntos internacionales, expone siete puntos que tiene el país a favor en intercambio de información, transparencia y servicios legales y financieros.

1- Esfuerzos para cumplir estándares internacionales

La expectativa de la comunidad internacional es que con las autoridades panameñas se tenga acceso a: (i) información financiera; (ii) información contable; (iii) información corporativa; y (iv) la información de los beneficiarios finales de todas las estructuras panameñas (cuentas bancarias). Y que Panamá establezca una red de tratados internacionales que la comprometa a aportar esa información a los países que la requieran. Estos son los cambios principales que Panamá ha realizado en los últimos años y que han afectado su competitividad:

– Regular más estrictamente las obligaciones de conocer al cliente, y extenderlas a 12 industrias expuestas a abusos.

– Generar la obligación de mantener registros contables a entidades que no son contribuyentes panameños.
– Eliminar y regular el régimen de acciones al portador.

– Generar más obligaciones a los entes regulados y someterlos a una supervisión más estricta y a sanciones por el incumplimiento de sus obligaciones.

– Generar una red de acuerdos de intercambio de información financiera y fiscal con un número importante de países.

2- Efectos en la banca y los servicios legales

Producto de los nuevos requerimientos internacionales en transparencia e intercambio de información, el número de depósitos extranjeros en el sistema financiero panameño se ha reducido y el interés por las sociedades locales en la plaza internacional también ha disminuido considerablemente (hay muchas menos incorporaciones y más disoluciones). En general, Panamá es menos popular como proveedor de servicios a la clientela internacional y, por lo tanto, ello genera menos flujo de ingresos extranjeros a nuestro país.

3- Restricciones, exigencias  y requerimientos

Las principales obligaciones de los departamentos de cumplimiento radican en: (i) obtener información para demostrar que los proveedores de servicios han cumplido los requerimientos de ley; (ii) reportar transacciones sospechosas y (iii) cooperar con las autoridades en caso de requerimientos de información.

El problema real no radica en que la labor de cumplimiento sea por sí misma una restricción para los negocios; sin embargo, la indebida gestión de cumplimiento sí lleva a una presunción de que todo cliente potencial es culpable de alguna actividad criminal hasta que pruebe lo contrario. Con ello se genera un exceso de burocracia, de requerimientos excesivos de información–documentación y demoras injustificables que terminan siendo un obstáculo para los negocios y un disuasivo para la utilización de nuestra plataforma de servicios.

Gian Castillero, expositor
Gian Castillero, expositor
de Café con La Prensa.

4-Pertinencia de las modificaciones

Panamá presta sus servicios dentro de la comunidad internacional. No cumplir las expectativas de la comunidad de naciones causaría nuestro aislamiento a mediano y largo plazo. Afectaría negativamente la reputación de Panamá y ocasionaría la aplicación de medidas económicas y discriminatorias que generarían un impacto económico adverso para el país. La clave para Panamá no está en aferrarse al modelo de negocios exitoso del pasado, sino en encontrar un balance adecuado entre cumplir los requerimientos internacionales sin dejar de atender las necesidades reales de los legítimos usuarios de la plataforma de servicios, y velar por la creación de nuevos productos–servicios que cumplan con el nuevo ambiente de negocios internacional.

La realidad es que Panamá continúa ofreciendo muchas ventajas competitivas que son atractivas para el desarrollo de su sector financiero y legal, pero requiere que nos quitemos las etiquetas negativas con las que somos actualmente señalados.

5-Imagen de paraíso fiscal

Cambiar la imagen de Panamá requiere un trabajo tanto de fondo —labor técnica para asegurar que nuestra legislación se mantenga vigente frente a las expectativas internacionales— como de comunicación, para que el mundo nos valore por las bondades de nuestro sistema y no por las percepciones negativas que se pudieron generar en el pasado. La realidad es que existe un desfase entre la expectativa internacional que responde a una visión estratégica de largo plazo y las acciones de nuestro país que responden a las necesidades de reacción inmediata. Panamá ha hecho muchísimo en el campo técnico, pero muy poco en el  de la comunicación, con lo cual no ha cambiado la percepción negativa que en muchas esferas de la comunidad internacional empañan la imagen del país.

6-Ingreso a la lista gris del Grupo de Acción Financiera

En materia legislativa–regulatoria, Panamá ha hecho muchísimo para evitar entrar en una lista gris del GAFI. Una valoración objetiva del sistema legal del país debería mantenernos por fuera de toda lista. Sin embargo, las percepciones equivocadas de tomadores de decisiones no nos pueden sorprender con una evaluación adversa.

Existen  retos importantes para demostrar la capacidad y el compromiso del país con las nuevas legislaciones.

7-Penalizar la evasión fiscal

Con la adopción de la nueva legislación que criminaliza el delito fiscal y al convertirlo en una actividad precedente al blanqueo de capitales, Panamá cumple todas las principales exigencias de GAFI en cuanto al contenido de su marco regulatorio. No hay la menor duda de que la falta de adopción de esta medida hubiese acarreado consecuencias adversas para el país. Lo importante es que esta nueva legislación sea utilizada con el propósito para lo cual fue legítimamente adoptada y que no se permita su uso para persecuciones políticas o económicas, lo cual puede ser siempre un riesgo.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos