Un renovado liderazgo para el seguro postpandemia

Carolina Cuenca es la nueva presidenta de Seguros Sura Panamá, cargo que asume en medio de una crisis que está cambiando formas de trabajo y de vida, y que también moldeará el futuro del seguro

El pasado 1 de diciembre, Carolina Cuenca Armella asumió como nueva presidenta de Seguros Sura Panamá, compañía especializada en seguros, filial de la empresa colombiana Suramericana.

Cuenca es una persona de la casa. Hasta asumir este nuevo cargo, en el que sustituye a Jorge Andrés Mejía, quien pasa a dirigir la operación de la compañía en Brasil, ejercía como como vicepresidenta de Seguros en Sura y anteriormente ocupó las gerencias de Autos y Negocios Empresariales en Seguros Sura Colombia. En total, lleva 18 años vinculada a Suramericana.

Nacida en la ciudad colombiana de Cartagena, es ingeniera industrial por la Universidad de los Andes, de Bogotá; y magíster en Ciencias Actuariales (Georgia State University) e Ingeniería Matemática (Universidad Complutense de Madrid).

Cuenca se suma al grupo de mujeres que ocupan las máximas posiciones ejecutivas en compañías de la industria de seguros. De las empresas que conforman la Asociación Panameña de Aseguradores (Apadea), más de un 25% está liderada por mujeres, y el propio gremio tiene una directora ejecutiva, lo que refleja que la mujer está ganando participación en la industria de seguros en particular y en la financiera en general, aunque aún queda camino por recorrer para alcanzar mayores cotas de equidad.

Carolina Cuenca, presidenta de Seguros Sura en Panamá. Foto: Gabriel Rodríguez.

Cuenca destaca, en una conversación con Martes Financiero, que no es solamente un buen momento para la mujer, sino para la inclusión en general. “Cada vez somos más conscientes de la importancia de incorporar diversidad de pensamiento, de culturas, de ideologías y esto nos ha permitido vincular diferentes miradas y seguir creciendo a las organizaciones y a los países”.

Afronta el desafío de presidir Sura Panamá con “orgullo, honor y entusiasmo”, sabedora de que la coyuntura actual, marcada por la pandemia del nuevo coronavirus, “no es fácil”, pero abre también nuevas oportunidades. La pandemia está moldeando la manera de vivir, trabajar y entretenernos, cambios que inciden directamente en el negocio de los seguros y que han sido motor de innovación para los seguros y otras industrias.

Cuenca opina que el teletrabajo se va a quedar, quizá no con la intensidad que lo hemos experimentado en esta pandemia, pero sí como una alternativa a las jornadas completamente presenciales que se tenían antes de la crisis.

Otra tendencia que se quedará es lo que ella denomina “movilidad sin desplazamiento”. Esto es, por ejemplo, que te lleven el supermercado a casa o que no haya que salir del domicilio para consumir contenido de entretenimiento, todo esto vinculado a mayores niveles de conectividad.

Desde el punto de vista de una aseguradora, estos cambios “generan riesgos y oportunidades”. Por ejemplo, en los seguros de autos, uno de los segmentos más importantes para Sura, habrá cierta transformación, porque las personas van a usar menos el vehículo y, por lo tanto, habrá menos riesgos en la calle, como ha venido sucediendo este año. “Hay una disminución de los riesgos en la calle, pero hay más riesgos en el hogar, ya que uno pasa más tiempo en casa, tanto trabajando como estudiando”, apunta.

Foto: Gabriel Rodríguez.

 

 

«No es un momento fácil, pero también es un momento para ver oportunidades. De las dificultades salen las mejores ideas”.
Carolina Cuenca, presidenta de Seguros Sur en Panamá.

De igual forma, los riesgos físicos se trasladan a la arena digital, con mayor propensión al fraude electrónico y, por lo tanto, requerimientos de protección distintos.

El comportamiento del sector en lo que va de año es un reflejo de estas nuevas tendencias. Por ejemplo, hasta octubre, en el ramo de automóvil las primas han caído un 17.6% y los siniestros un 32.7% entre las compañías que integran la Apadea.

Cuenca señala que en el ramo de autos se observó desde el inicio de la pandemia una disminución en la frecuencia de accidentes.

En paralelo, las aseguradoras ofrecieron descuentos a sus clientes. “Aplicamos las disminuciones tratando de ajustar la tarifa al riesgo que realmente representa la persona y en una condición de menor movilidad”, lo que se tradujo en una reducción de primas.

En los dos últimos meses, un repunte en la venta de autos ha venido acompañado por una reactivación en las pólizas nuevas.

Sin embargo, el impulso no será lo suficientemente fuerte como para librar al sector de una muy probable contracción.

Cuenca señala que este año la cartera decrecerá un 5%, algo que no es común y se enmarca en un año atípico como este, en el que también han subido los niveles de morosidad por las dificultades de los clientes de hacer frente a sus compromisos.

Por otra parte, una reducción en los siniestros y un ejercicio de contención de gasto evitará que el estado de resultados cierre con pérdidas, lo que dejará a la compañía en posición de ejecutar los planes de inversión para un 2021 en el que se espera retornar a la senda de crecimiento. Entre sus proyectos, la aseguradoras espera abrir nuevas sedes para estar más cerca de los clientes y ofrecerles soluciones para sus necesidades cotidianas, y no solamente cuando tengan un evento negativo.

También espera reforzar su oferta de productos de salud, que han cobrado más importancia que nunca con la pandemia. Este ramo de seguros enfrenta desafíos por la inflación de los servicios hospitalarios.

En ese sentido, Cuenca aboga por la búsqueda de equilibrios entre los distintos actores que trabajan en los servicios de salud para permitir que un mayor número de personas tenga acceso a los seguros.

Aunque reconoce que hay una labor de comunicación que se debe hacer desde las empresas, Cuenca coincide en que se está notando una mayor conciencia entre la población sobre la necesidad de protegerse, una de esas lecciones que nos deja la pandemia.