Trazabilidad, la huella digital de los envases inteligentes

Trazabilidad,  la huella digital de los envases inteligentes

Trazabilidad, la huella digital de los envases inteligentes


La propuesta de valor de Tetra Pak, busca que las empresas pongan al alcance de los consumidores la información detallada del producto y otros datos de interés a través de un sistema de código único.

La transformación digital impone nuevas tendencias para la industria de envases y empaques que busca interactuar directamente con los clientes y consumidores al proporcionar herramientas que facilitan información ampliada de los productos, y a su vez datos que ayudan a mejorar las ventas y conocer el comportamiento del mercado.

La trazabilidad es parte de ese proceso. Cada vez más, los consumidores quieren conocer en detalle de dónde vienen los productos, cómo se cosecharon y procesaron, cuál es la información nutricional e incluso temas como el manejo de los recursos naturales, además de la fecha de producción y caducidad de los alimentos que consumen.

La multinacional Tetra Pak ha propuesto una tecnología de código único integrado que hace a los empaques y envases entrar en la era de la inteligencia con los datos. Con un código único que se puede escanear con un dispositivo móvil, se despliega toda la información para que las empresas interactúen con los usuarios.

Trazabilidad,  la huella digital de los envases inteligentes

Trazabilidad, la huella digital de los envases inteligentes

Yurán Rodríguez, director de mercadeo de Tetra Pak para la región Centroamericana y del Caribe, explica que la innovación tecnológica además de estar centrada en la mejora del envase, busca también entender las necesidades del consumidor que quiere estar informado y de allí la propuesta del código único con datos clave.

“Este código se imprime en la planta de Tetra Pak en Querétaro, México, que suministra a toda Centroamérica. Cada uno de los envases y es como una huella digital, un número único que guarda y almacena la información de trazabilidad de ese producto, por ejemplo a qué horas se produjo, sabor y otros datos. Este sistema se integra en una aplicación móvil. Al escanear el código, el consumidor puede tener la información que las marcas le quieran proporcionar”.

Rodríguez destaca que los envases pasaron de tener un uso análogo a ser también útiles en el mundo digital.

En una era donde la data es el nuevo oro, describe que a su vez las empresas pueden obtener información valiosa sobre el perfil del consumidor, hábitos de compra por zona geográfica y otras tendencias en tiempo real.

Trazabilidad,  la huella digital de los envases inteligentes

Trazabilidad, la huella digital de los envases inteligentes

Aclara que los datos que se obtienen son generales como rangos de edad, género, gustos y preferencias. “Lo que buscamos es entender a través de esta dinámica digital, la tendencia de las ventas teniendo como ventaja la inmediatez de la información integrada en el código único”. El código ya se usa en Guatemala, Honduras y Costa Rica . Estará disponible en Panamá durante el segundo trimestre del año 2021.

“El envase conectado es el siguiente paso, combina el código único impreso en cada envase y facilita una trazabilidad integral y aumenta el compromiso del consumidor”.Yurán Rodríguez

Rodríguez resalta que durante los meses de confinamiento la empresa tuvo el reto de mantener la cadena de suministro a las industrias para garantizar el abastecimiento en los comercios. En Centroamérica y el Caribe el consumo de lácteos, bebidas a base de frutas y agua se estima en 8 mil millones de litros al año.

De esta cantidad, Tetra Pak tiene 24% en el segmento de envases, siendo mayoritaria la participación en leche líquida con el 34% del mercado.

Trazabilidad,  la huella digital de los envases inteligentes

Trazabilidad, la huella digital de los envases inteligentes

Tendencias

En tiempos de pandemia detalla que se incrementó el consumo de productos básicos como la leche larga duración que permitió que las personas tuvieran un inventario. Rodríguez resalta que la crisis sanitaria aceleró todos los procesos digitales y tendencias como el comercio electrónico y el uso de aplicaciones para trámites que antes eran presenciales. Sumado al auge de las plataformas de delivery que han tenido un papel crucial entre las marcas y el usuario.

“La utilidad del comercio electrónico está comprobada. El tema es cómo solucionar ese último paso para hacer llegar el producto con seguridad y sin un costo extra y manteniendo una buena experiencia”.

La gran preocupación del consumidor hoy es la salud y la economía del hogar . “Esto es clave para entender que valoran las marcas tradicionales por la garantía de seguridad, pero también están dispuestos a probar lo nuevo”. Otra tendencia es que el usuario también quiere conectarse con marcas comprometidas con el medioambiente.