‘Startups’ panameñas con despegue millonario

El sueño de cualquier emprendimiento es lograr entrar al selecto club de los unicornios, según se les llama a las empresas emergentes que pasan el umbral de los mil millones de dólares en valor de mercado. De allí en adelante casi nada detiene su ascenso y expansión global.

Una hazaña cumplida ya por innovaciones tecnológicas como Uber, Airbnb, SpaceX, Didi, Facebook, Google, Alibaba y otras más, con un valor que se multiplica y en ocasiones superando a multinacionales tradicionales.

Recientemente la compañía latinoamericana Rappi, dedicada al servicio de entrega de productos a domicilio y comercio electrónico —emprendimiento que nació en Colombia—, recibió la inversión de mil millones de dólares por parte de SoftBank Group Corp. y de SoftBank Vision Fund, y desde el año pasado ingresó a esa especie de hall de la fama de las startup de los unicornios tecnológicos.

Detrás de Rappi no solo están bancos y fondos de inversión, también el apoyo en 2016 de aceleradores como Y Combinator, la misma que ahora tiene encubada en Silicon Valley a la panameña Cuanto, una fintech liderada por Felipe Echandi, especializada en el servicio de pago electrónico.

Y no es para menos, pues el istmo planta sus primeras banderas de startups tecnológicas y se transforma en un semillero de ideas e innovaciones de negocios en los segmentos de fintech, realidad aumentada, comercio electrónico, servicio, educación, sector inmobiliario, turismo, hoteles o delivery.

Ya son varias las empresas locales que corren en este maratón de resistencia para escalar a la cima del Olimpo donde habitan los integrantes del club de los unicornios. No se trata de una competencia entre ellas, sino de la capacidad que tengan para irrumpir en el mercado, transformar negocios, resolver problemas e impactar los sectores donde se enfoquen con una visión global. Y es precisamente en ese camino, en el que muchas empresas nacientes se encuentran con obstáculos como el respaldo financiero para poder cumplir sus sueños.

Wendy Jordan, fundadora de Encuentra2
Wendy Jordan, fundadora de Encuentra2

Wendy Jordan, quien fundó junto a Boris Metraux Encuentra24, relata que obtener capital para un emprendimiento no es un camino fácil. “Para ser atractivos a la inversión internacional, los emprendimientos deben estar ya probados. No se trata solo de tener una buena idea, sino de tener un mercado, una cartera de clientes y generar recursos y tener rentabilidad”.

Los fundadores de Encuentra24 comenzaron a promocionar la empresa y dar a conocer el impacto que tenía en Panamá y Centroamérica y luego, tras nueve años de operaciones, acudieron a bancos e inversionistas para iniciar una expansión mayor.

“Hay eventos para buscar fondos en Panamá, en Estados Unidos y en Europa y se entiende que muchas veces ‘en la tierra propia, uno no sea profeta’, pero si se tiene un buen producto o negocio y se ha probado en otro mercado, es factible que a los inversionistas les llame la atención para colocar sus recursos”.

Encuentra24 logró 5 millones de dólares en tres rondas de inversión para las cuales buscaron asesorías en bancos especializados, auditores y expertos en fusiones y adquisiciones.

Cristóbal Cortés, fundador de Degusta.
Cristóbal Cortés, fundador de Degusta.

Degusta la plataforma que creó un directorio de restaurantes que se ha se ha convertido en una guía obligatoria para los comensales es otro caso de estudio. Cristóbal Cortés, fundador de la compañía, cuenta que en la época en que lograron conseguir financiamiento, el fondo de inversión Venture Club estaba en búsqueda de negocios donde invertir. Fue así como presentaron el proyecto. “Para ese entonces Degusta tenía un año y medio de funcionamiento, por lo tanto la idea estaba validada por los usuarios. El proceso de negociación fue largo, de unos seis meses. Llegar a un consenso sobre la valoración de la empresa y la creación de contratos tomaron su tiempo”, detalla Cortés.

Muchos emprendedores tienen que aprender en el camino que no se trata solo de tener un buen producto, sino de probarlo, adaptarlo al mercado y luego negociar con inversionistas. Es decir, convencerlos con resultados.

Sin duda, todos necesitan un empujón financiero. “Degusta recibió su primera inversión de $250 mil en el año 2012 y después de esto no hemos vuelto a recibir nuevas inversiones. Actualmente Degusta financia sus inversiones extranjeras con recursos propios”.

Según el estudio Monitor Global de Emprendimiento (GEM 2018), uno de los mayores obstáculos que encuentran los emprendedores panameños nacientes radica en el financiamiento. La falta de formación y educación aparece como la primer barrera para iniciar un negocio, seguido de la falta de apoyo financiero y las políticas gubernamentales.

Ante la inquietud afirmativa “hay en el país suficiente financiación de capital para las empresas nuevas o en crecimiento”, el 36% de los encuestados en el estudio contestó negativamente. La lista de los obstáculos se amplía con el hecho de que tampoco hay ángeles inversionistas ni fondos de capital de riesgo suficientes que apuesten por nuevos emprendimientos.

En capital semilla, iniciativas como las de Ampyme y Senacyt con concursos y otros programas con bancos privados, pueden ayudar en un comienzo. Pero para entrar a las grandes ligas, se requiere más que una ayuda inicial, un socio inversor. Ya se comienzan a asomar algunas iniciativas locales como Moveo, un fondo de inversión que inyecta recursos a innovaciones en fintech y empresas tecnológicas de los seguros y han apostado por emprendimientos como Fortesza y Eprezto.com, entre otros.

Lo bueno de la tecnología y de la globalización es que los emprendedores pueden estar al alcance de los inversionistas más cerca de lo que muchos piensan. Los fondos de inversión, los capitales de riesgo y los bancos no se quedan quietos y quieren poner a mover su dinero y siempre buscan un terreno fértil. La estrategia está en lograr convencerles con un buen negocio que les dará dividendos y estar en el lugar indicado.

Quién iba a pensar que desde Pedasí la cadena de hoteles Selina haría la diferencia y sería el próximo unicornio latinoamericano . Esta empresa, que ya cuenta con 42 locaciones en varios países de América Latina y el Caribe y en algunos de Europa, acaba de lograr una inversión 100 millones de dólares, para sumar más de 225 millones de dólares para su portafolio de expansión.

¿Cómo lo lograron? Rafael Museri, CEO global y fundador de Selina, cuenta que una vez abierto el primer hotel comenzaron a tener más experiencia en el negocio de la hospitalidad con un sello propio basado en crear nuevas experiencias y una comunidad en torno a la marca. “Cuando abrimos el primer Selina en 2015, ninguno de nosotros sabía nada acerca de la hospitalidad o había trabajado anteriormente en la industria. Sin embargo, construimos el primer Selina en torno a la experiencia, los eventos, el contenido y la comunidad. Debido a eso se convirtió en uno de los lugares más geniales del país, un lugar divertido para estar”.

Una clave fue pensar de forma global. A medida que Selina continuó su crecimiento, probó que era bueno en el negocio de la hospitalidad a través de la creación de contenido. “Esto nos hizo comprender que el contenido es clave y que este concepto podría adaptarse a otros países y comunidades”.

En paralelo, construyeron un plan negocios que incluyó la creación de una oferta de financiamiento. “Comenzamos a identificar a la mayoría de los inversionistas estratégicos a nivel mundial y nos acercamos a ellos”, precisa Museri para detallar que recaudaron fondos a través de capital de riesgo, fondos de capital privado e inversionistas estratégicos.

Con los últimos 100 millones de dólares recaudados en la ronda de inversiones, se tiene previsto expandir los hoteles Selina en Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y otros mercados, para pasar de 42 a 400 locaciones en 2023, y contabilizar unas 100 mil camas. “Esta última ronda de inversión dirigida por Access Industries, con la participación de Grupo Wiese y los inversionistas Colony Latam Partners, posiciona a Selina como la próxima startup en hospitalidad de mil millones de dólares”, anticipó la compañía en un comunicado reciente.

Rafael Museri, CEO global y fundador de Selina
Rafael Museri, CEO global y fundador de Selina

El CEO de Selina dijo a Martes Financiero que no se trata de improvisar, pues para convencer a los inversionistas el negocio debe contar con ciertas características: alto crecimiento, economía fuerte, buen equipo gerencial, con resultados y conceptos probados. Para una startup en camino a volverse un unicornio originado en un segmento como el hotelero, y teniendo como base su fundación y primera experiencia probada en Panamá, un país en el que la industria se queja de tener una ocupación de solo 42%, no está de más un consejo del CEO: “Las cadenas hoteleras tradicionales necesitarán adaptarse a lo que se avecina. De aquí a los próximos cuatro o cinco años, por ejemplo, permitir que los clientes cancelen, cambien y se muden a otros lugares; tendrán que ser más orientados hacia el estilo de vida y el contenido actual. Ser más saludables cuando se trata de ofrecer alimentos y bebidas. Deben alentar a los huéspedes a tener un papel más activo en las actividades de bienestar”.

Otros emprendimientos han logrado incluso alianzas estratégicas con gigantes en su segmento de negocios. Fue el caso de Appetito24 comprada por la alemana Delivery Hero. “El norte de Delivery Hero es trabajar con la plataforma líder de cada uno de los países en donde ingresa. En 2017, ellos empezaron a fijarse en nosotros para poder entrar en el mercado panameño, ya que éramos la plataforma que primero había incursionado en el delivery de comida.

Ronel Gaglio, Leonardo Zambrano y Enrique Valencia, cofundadores de Appetito24, recibieron la inversión de la alemana Delivery Hero
Ronel Gaglio, Leonardo Zambrano y Enrique Valencia, cofundadores de Appetito24, recibieron la inversión de la alemana Delivery Hero

El objetivo de Delivery Hero fue hacer una inyección de recursos, no solo dinero, sino también mucha tecnología, know how y herramientas para convertir la plataforma en una aplicación más accesible para todos los sectores de la población, ampliar la variedad de oferta y brindar una interfaz mucho más amigable de usar”, cuentan Leonardo Zambrano, Ronel Gaglio y Enrique Valencia, cofundadores de Appetito24.

Para Alejandro Carbonell, fundador junto a Alejandra Lizarazu de la aplicación Tutorez, la historia ha sido de perserverancia y constante reinvención. A finales de 2017 comenzaron a buscar una nueva ronda de capital para escalar el empredimiento, hasta esa fecha habían obtenido recursos iniciales de Senacyt en varios de sus programas, y aporte de familiares. “Comenzamos a explorar en nuestra red de contacto con gente conocida para ver quién estaba interesado en invertir y fue muy difícil en Panamá por el tipo de inversión que es: capital de riesgo. No se hace mucho en este país [en este sentido]”, cuenta Carbonell desde San Diego, California, donde se encuentra preparando la presentación oficial de Tutorez en esa ciudad de Estados Unidos.

Precisa que muchos inversionistas tradicionales están acostumbrados a retornos más seguros y no apuestan por emprendimientos tecnológicos. Sin embargo, en uno de los foros que realizan bancos locales para exhibir los emprendimientos, se encontraron con una pareja de ángeles inversionistas de Estados Unidos que se interesaron en el proyecto.

Alejandro Carbonell, fundador de Tutorez
Alejandro Carbonell, fundador de Tutorez

“Luego de un par de meses de conversaciones y de negociaciones, invirtieron en esta plataforma, que es lo que nos ha permitido desarrollar el proyecto, cambiar el modelo de negocio para expandirlo a otros mercados. Acabamos de sacar una nueva aplicación. Además de Panamá estamos ahora en Colombia, Guatemala, República Dominicana, Perú, Argentina y Chile, con más de mil 500 tutores activos y el siguiente mercado es Estados Unidos, para lo cual es tamos buscando una ronda de inversión más grande de seis cifras”, relata Carbonell.

El modelo para captar ese capital puede ser a través de la figura de inversión sindicada, que es cuando un inversionista crea una entidad y otros entran con recursos para invertir en un proyecto. “Estamos usando la red de ángeles de nuestro inversionista actual para usar distintos modelos para darnos a conocer, mostrar los avances y el crecimiento que se ha tenido”. Desde que se fundó en 2016 hasta la fecha, Tutorez ha captado unos 160 mil dólares aproximadamente entre capital semilla, asesoría, mentoría, servicios y recursos. En los siete países donde están, la plataforma ha servido para dar 16 mil horas en tutorías, a más de 2 mil 200 estudiantes.

Otra experiencia de búsqueda de capital es la del equipo de Wisy, la empresa fundada por Min Chen, Ricardo Chen, Nélida Gómez y Orlando Reyes.

Wisy logró captar $1.2 millones en una primera ronda de inversión y van por más. El equipo inicial está integrado por Orlando Reyes, Min Chen, Ricardo Chen y Nélida Gómez.
Wisy logró captar $1.2 millones en una primera ronda de inversión y van por más. El equipo inicial está integrado por Orlando Reyes, Min Chen, Ricardo Chen y Nélida Gómez.

“Wisy es una solución centrada en el usuario que recopila datos de consumidores reales y los procesa con algoritmos de aprendizaje automático para proporcionar información granular a un ritmo más rápido y una fracción del costo en los mercados maduros y emergentes, al tiempo que proporciona una nueva forma de descubrir para los consumidores, productos relevantes y participar en experiencias online-offline”.

Relatan que cuando se propusieron buscar financiamiento, se encontraron con la dificultad de que el país no cuenta con las leyes que apoyen en las etapas tempranas de un emprendimiento dinámico ni tampoco a los inversionistas. A lo que se sumó el problema de la credibilidad financiera del país a nivel internacional, manchada por casos como los escándalos de las empresas offshore y el apetito limitado de riesgo de la mayoría de los inversionistas. “Por ello, decidimos preparamos con una estructura corporativa fuera de Panamá, además, nos aseguramos de armar un pitch bien hecho que presentara nuestra tracción [logros] y de tener todo listo para la diligencia debida”.

Precisan que para lograr la primera ronda de inversión fue vital que, como empresa, ganaran en 2017 el premio US Market Entry de Vía Global durante la competencia mundial SeedStars Summit y el Premio Nacional de Innovación Empresarial en marzo de ese mismo año, lo que les dio una plataforma de prestigio, además de asesorarse financieramente, contar con mentores y aliados. En una primera ronda lograron 1.2 millones de dólares de inversión.

“Estamos en una segunda ronda de capital semilla, esta vez en Panamá y Silicon Valley, donde nuestra CEO, Min Chen, reside desde diciembre de 2018. En esta ronda se suman dos instituciones: la Fundación Ciudad del Saber y el grupo de inversión de la Universidad Carnegie Mellon, que es una de las líderes en inteligencia artificial. Y precisamente, estamos incorporando en nuestra plataforma, tecnologías de inteligencia artificial para escalar en los mercados de consumo masivo y haciendo alianzas estratégicas para crecer aceleradamente en el mercado estadounidense y Latinoamérica”.

Parte del éxito de Wisy ha sido entender que el emprendimiento es una carrera de resistencia. “Los inversionistas buscan equipos que tengan credibilidad y resiliencia. Es decir, los inversionistas en etapas tempranas invierten en el equipo, en las personas. Ponen su confianza en que el equipo tiene la visión y pasión para resistir el proceso de crecimiento rápido y que pueda retornar valores altos a la inversión que han hecho. También, aunque la idea cambie a través del tiempo, esta debe resolver un problema real”.

El consejo de los equipos de estos seis emprendimientos coincide en que para escalar hay que hacer cambios, atreverse, tener un negocio probado, ser atractivo a los inversionistas y mirar más allá de la frontera. Ensanchar el territorio y no perder la visión de lograr el objetivo, que siempre habrá quien pueda apostar para impulsar el despegue.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos