Se reinventa y moderniza el sistema de pagos panameño

Durante la cuarentena y el confinamiento en Panamá, se redujo el uso de cajeros automáticos, aumentaron las operaciones en línea, la tarjeta Clave se habilitó para ‘e-commerce’ y en 2021 habrá transacciones instantáneas. La revolución digital de los sistemas de pago.

El ecosistema de pagos panameño vio en la pandemia la oportunidad para poner en práctica nuevas innovaciones y acelerar su transformación digital, aunque también se generaron impactos en el sector financiero.

Durante el confinamiento y la cuarentena los bancos registraron un mayor volumen de transacciones en línea, además de transferencias interbancarias que se usaron para pagar productos y servicios.
Igualmente se elevaron las compras electrónicas y nuevos jugadores del sector retail crearon sus plataformas en internet con programas agregados de pago para responder a la demanda.

Mientras que se redujeron otros segmentos como el manejo y uso de cheques como forma de pago, y las operaciones para sacar dinero en efectivo de los cajeros automáticos.

Alexander Acosta, gerente general y CEO de Telered, destaca que la crisis sanitaria ha traído consigo la necesidad de poner en práctica innovaciones que ya se tenían planificadas y para las cuales se estaban haciendo en los últimos tres años inversiones por más de 30 millones de dólares.

Destaca que hay cambios importantes en el patrón de consumo que abre nuevas tendencias y oportunidades para la industria financiera y la digitalización de estos servicios de pago.

Edificio donde se ubica Telered en Panamá Pacífico en el Boulevard Internacional Business Park. Foto: alexander Arosemena.
Adiós al cheque

En 2019 el Sistema Clave contabilizó más de 200 millones de transacciones financieras, de las cuales 80 millones fueron en puntos de venta en comercios y el resto, 120 millones, fueron movimientos en cajeros automáticos para sacar dinero en efectivo.
“En total se movilizaron 11 mil millones de dólares en 2019, pero ahora en el 2020 con la pandemia se registra un descenso de 30% en estas transacciones debido a las restricciones de movilidad y al cierre de algunos comercios, aunque el volumen de dinero movilizado solo cayó 24%”, dijo.

Otro hallazgo, es que en los últimos meses el ticket de compra pagado con las tarjetas Clave en los comercios aumentó en promedio 11% lo que compensa un poco la caída en otras operaciones.

 

 

Foto: Elysée Fernández

“Los cajeros automáticos se tendrán que convertir en módulos de autoatención con nuevos servicios de valor agregado y no únicamente para que se retire efectivo”, destaca Acosta, al agregar que la curva de crecimiento de los cajeros decrece.

También se redujo en 50% el uso de cheques durante la pandemia. “El año pasado se procesaron casi 40 millones de cheques y este año con la tendencia postpandemia vamos a terminar con menos de 20 millones y la caída seguirá a un ritmo de entre un 15% y 18% el próximo año, y se proyectan menos de 15 millones de cheques en 2021”, detalló Acosta.

El gerente de Telered considera que esta es una buena señal, pues muchas de las operaciones que se hacían en cheques ahora se hacen de forma electrónica como sucede en el caso de los pensionados y jubilados de la Caja del Seguro Social.

“El efectivo va a disminuir independientemente de que pase la pandemia, la gente va a utilizar cada vez más la tarjeta en los puntos de venta, para destinar el efectivo al pago en tiendas de barrio y otros comercios informales, y este es un gran reto para el sector financiero, cómo hacemos para llevar más sistemas de pago digitales y que se reduzca el efectivo”.

Los cajeros automáticos se tendrán que convertir en módulos de autoatención con nuevos servicios de valor agregado, indica el gerente general de Telred, Alexander Acosta. Foto: Elysée Fernández
El futuro se adelantó

Otro avance que se vio en estos meses es que los 2.2 millones de usuarios de las tarjetas Clave, lograron comprar y pagar en plataformas y servicios en línea de comercios y delivery, que antes estaban limitados solo a las tarjetas de crédito. Más de 500 comercios ya permiten que los usuarios de Clave puedan pagar en línea.

“En Panamá existen alrededor de 650 mil tarjetas de crédito que abarcan a unas 380 mil personas, y había una gran cantidad de usuarios que lo único que tenían para comprar era la tarjeta Clave por lo que se abrió la opción del comercio en línea con el e-Clave y ha sido un gran paso para incentivar las transacciones electrónicas”.

Otro plan que tiene Telered es permitir pagos sin contacto con las tarjetas Clave con ciertos montos de compra y sin necesidad de digitar el pin.

“Esta revolución digital que veíamos lejana, con la pandemia se adelantó”, menciona Acosta, tras indicar que el reto será generar más soluciones y servicios para que las transacciones de billeteras electrónicas de distintos bancos puedan interrelacionarse al igual que se reconozcan entre sí los pagos por teléfonos celulares de distintos bancos. “Estamos armando ese riel para que las transacciones sean más fáciles”.

Telered prevé inversiones por más de 50 millones de dólares adicionales en los próximos 3 a 5 años para modernizar y ampliar más la autopista de pagos digitales .
“Esta inversión no solo será en infraestructura y tecnología, también en herramientas que nos permitan monitorear y estar atentos a las nuevas tendencias. Por ejemplo, saber qué deberíamos tener físicamente y qué en la nube y cuáles serán las herramientas de seguridad con inteligencia artificial y machine learning”.

La empresa proyecta inversiones por más de 50 millones de dólares adicionales en los próximos 3 a 5 años para modernizar y ampliar más la autopista de pagos digitales Foto: Alexander Arosemena.

Una novedad será que para el primer trimestre de 2021 ya se podrán realizar transacciones interbancarias también conocidas como ACH (en inglés Automated Clearing House, o Cámara de Compensación Automatizada) de forma instantánea.

“El ecosistema financiero de pagos en Panamá se ha estado modernizando y en el caso de Telered hemos dado unos pasos importantes, como la adopción del formato de mensajes ISO 20022, que facilitará la implementación de un sistema de transferencias en tiempo real (RTP), permitiendo transferencia y pagos instantáneos para el año 2021”.

Lo que significa que ya no habrá que esperar 24 horas o realizar operaciones a ciertas horas del día para que se hagan efectivas en las cuentas de forma inmediata, pues este sistema permitirá las transacciones en tiempo real.

Con la adopción de esta tecnología, Panamá hablará el mismo lenguaje financiero que se maneja en el ecosistema de pago global. “Parte de la agenda será entender cómo aproximarnos a esos ecosistemas de pagos tanto regionales como globales y empezar a generar esos convenios y acuerdos para interconectarnos”.

La tarea será seguir blindando el sistema financiero, con la adopción de los estándares mundiales de controles para evitar el lavado de dinero y cumplir las regulaciones locales e internacionales, para así dar el gran salto de permitir que que el centro financiero panameño tenga un mayor alcance, y los pagos y transacciones de los usuarios además de digitales, sean globales e interconectados.

Foto principal tomada por Alexander Arosemena.