Samsung revela su estrategia en la región

La surcoreana registra más de $15,000 millones en capital de inversiones en Latinoamérica. En esta cifra colosal para la región, Panamá juega un rol principal.

El alto consumo de artículos electrónicos y de nuevas tecnologías en América Latina y el Caribe, donde los consumidores de distintas generaciones buscan estar hiperconectados, sitúa a esta región en el eje central de los negocios de Samsung Electronics.

En 2025 se espera, en el subcontinente, el funcionamiento de más de 543 millones de conexiones de teléfonos inteligentes y que el negocio móvil signifique 300 mil millones de dólares en aportes al producto interno bruto regional, según datos de GSMA. (Empresa global de medición de tecnologías).
Esa expectativas de negocios llevó a Samsung a reforzar su estrategia mostrando toda su artillería tecnológica por anticipado a clientes del sector retail desde Argentina hasta México en el Samsung Latin Forum, donde estuvo presente Panamá.

El CEO regional de la empresa surcoreana, HyunChil Hong, conocido entre los latinos como Julio Hong, adelantó que los negocios en Latinoamérica representan un capital de inversión de más de 15 mil millones de dólares, por lo que apuestan a generar más réditos.

“Estoy aquí para asegurar que podemos construir juntos un negocio más fructífero. Creemos en Latinoamérica y tengo confianza en ustedes para prepararnos para el porvenir”, dijo Hong.

En el mundo, Samsung posee 34% de la participación del mercado de televisores, mientras que en América Latina y el Caribe la cuota es de 38% pero sube a 50% cuando se trata de categorías premium.

En 2019 se calcula que esta empresa entregó en el mercado mundial más de 296.5 millones de teléfonos inteligentes, según las consultoras Counterpoint Research y Strategy Analytics. Solo en el cuarto trimestre de 2019 contabilizó más de 70 millones de unidades.

Hong detalló que gran parte de los negocios se enfocarán en nuevas aplicaciones para conectar los dispositivos electrónicos entre sí, con los productos y electrodomésticos del hogar, y de esta manera hacer uso en su máxima expresión del Internet de las Cosas, la inteligencia artificial y otras tendencias tecnológicas de vanguardia. Además de preparar el terreno para la presentación de las innovaciones apalancadas con la red 5G. “Cuando el mercado esté listo vamos a apoyarlos”.

En un show room líderes del retail latinoamericano, como Tiendas Ripley de Chile o Panafoto de Panamá y Rodelag, entre otras compañías, pudieron comprobar las innovaciones de la surcoreana.

Conocieron de primera manos desde televisores 8K, conectados mediante aplicaciones con teléfonos celulares o refrigeradoras portadoras de cámaras internas o pantallas de televisor en las puertas y otros electrodomésticos, para configurar los hogares inteligentes del futuro, además de los smartphone de alta gama, como el Samsung Galaxy S20 y el plegable Z Flip. Equipos que están por llegar a Panamá

 

En ese ecosistema de negocios tecnológicos, Panamá significa el centro neurálgico para Centroamérica.

Samsung ve a Panamá como un punto muy importante de América Latina y decidió ser parte de este mercado en crecimiento. “Tenemos la responsabilidad de contribuir al desarrollo de ecosistemas empresariales sostenibles en los ámbitos regional, nacional e internacional. A través de los años la empresa se ha consolidado. Desde Panamá se dirige la operación que se lleva a cabo en varios importantes países de la región”, destaca Mr.Kim, gerente de Samsung en Centroamérica.

Kim precisó que a través de una colaboración abierta con líderes de la industria, como Google y Microsoft, construyen un ecosistema robusto de conexión global. “Trabajamos con los principales operadores de telefonía para expandir los servicios 5G, de modo consumidores en todo el mundo puedan tener acceso a las redes de próxima generación”.

La visión de Samsung es la de una vida contectada a través de millones de dispositivos para transformar la experiencia de consumo sin barreras. Una premisa que cobra relevancia y demuestra la ventaja de la conectividad tecnológica, cuando la física se ve limitada.