Por qué las empresas colombianas llegan a Panamá

Las compañías colombianas representan el 17% de la inversión extranjera directa (IED) de Panamá. Múltiples causas explican esta tendencia inversionista tan robusta entre dos países, que son asimétricos dado su número de habitantes y extensión territorial. Sin embargo se han constituido en socios complementarios. Varias causas explican este fenómeno bilateral.

Conozca estos 10 factores que atraen a las empresas colombianas al istmo panameño:

1) Ancestros comunes se transforman en lazos de hermandad y auspician un mejor ambiente de negocios. Panamá y Colombia fueron un mismo país, y pese a la terminación de esta condición hace más de un siglo, existe un quehacer emprendedor con unos mismo rasgos. «Nuestros lazos son de hemandad, no apenas de amistad», sostiene el Embajador de Colombia en Panamá, Eduardo Burgos.

2) Panamá terminó por constituirse en el país con las mejores virtudes económicas y comerciales para el sector empresarial colombiano. El istmo se constituyó en el destino más promisorio para las empresas de Colombia interesadas en dar el salto al exterior. Varios factores inciden en esta decisión: conectividad y cercanía. Desarrollo panameño de las tecnologías de la información. Rasgos culturales compartidos, como ya se dijo. De lado y lado, un espíritu emprendedor innato que se aprecia, por ejemplo, tanto en Chiriquí como en Antioquía.

3) Panamá es uno de los países más conectados con Colombia. Funcionan más de 225 frecuencias aéreas semanales. Estas se conectan con 9 destinos en Colombia. En términos de gestión administrativa, se facilitan en extremo las reuniones de negocios si se tiene en cuenta que entre Panamá y Medellín median 35 minutos de vuelo. Que viajar a Bogotá tarda lo mismo que desplazarse a San José de Costa Rica.

4) Las provincias del interior panameño desarrollan actividades económicas de enorme raigambre en Colombia. El país vecino ha ganado notoriedad con el café, el manejo de diversos tipos de ganado bovino, entre ellos Brahman, la gestión de empresas culturales y turísticas.

5) Panamá tiene un centro bancario referente regional. Sus servicios financieros le tomaron la medida a las empresas del país suramericano según sus necesidades y metas estratégicas. Esta dinámica se apalanca con la presencia en el istmo de los más importantes conglomerados bancarios de Colombia.

6) Lograr rendimientos con una divisa fuerte. “Un dólar alto puede ser una desventaja para Panamá porque se encarecen los servicios de nuestro país. Sin embargo será un gran negocio para aquella empresa que se instale acá y cobre y facture en dólares. [Luego] las utilidades, en el caso colombiano, serán mayores en pesos”, sostiene Fernando Aramburu.

7) El volumen de la inversión de Colombia en Panamá, desde el año 2000 hasta la fecha, asciende a 9 mil 137 millones de dólares. «Panamá es el principal destino de expansión para las empresas colombianas por encima de los Estados Unidos, Inglaterra o Chile.

8) En el lapso de estos 20 años, Panamá apuntaló un crecimiento económico calificado por el empresario Carlos Rodríguez de “descomunal”. El empresario justifica esta valoración en la ampliación del Canal, la continua expansión ferroviaria de la capital y las obras de infraestructura vial. “El salto dado por la economía panameña, que se basa [mayoritariamente] en la prestación de servicios, demanda precisamente servicios que no solo deben ser importados”.

9) Una explicación del volumen de las inversiones colombianas radica en que su sector privado asimiló la importancia nodal de Panamá. “Es la capital de América Latina en cuanto a negocios, flujos comerciales y prestación de servicios”, sostiene Rodríguez. Dicho reconocimiento le permite competir con Miami en facilidades de funcionamiento empresarial. Las virtudes comparativas radican en la concentración de negocios en suelo panameño y en las ventajas normativas para los conglomerados corporativos con inversiones en otros lugares pero que tienen su sistema central de operaciones en Panamá.

10) Ningún sector económico panameño es ajeno a las empresas colombianas. En la práctica están presentes en todos los segmentos. Según una lista de la Embajada de Colombia, donde más se siente el carburante empresarial de este país es en banca y negocios financieros, alimentos, agroindustria, energía, productos químicos y farmacéuticos, consumo masivo o retail, construcción y bienes raíces, servicios, logística, transporte, telecomunicaciones y tecnologías de la información.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos