Los reyes del café Geisha están de vuelta

Los caficultores panameños muestran su empuje y tenacidad en medio de tiempos complejos. La Covid-19 no frena las catas y las subastas internacionales.

Los momentos de incertidumbre y adversidad han representado un desafío asumido por los productores de café del país.

Basta recordar cuando en 1996, durante la crisis de los bajos precios internacionales del grano, un grupo de siete cafetaleros chiricanos, de las áreas de Boquete y Volcán y Candela, se unieron para dar conocer el café especial que se producía en tierras panameñas.

El mundo quedó maravillado con lo mejor del café panameño, que lleva más de cien años de historia. Su textura, su sabor y su calidad, gracias al clima, la altitud del cultivo y la tierra volcánica han hecho que este grano sea considerado entre los mejores del planeta.

Cada año el café se consagra en dos eventos de alto calibre. Primero, en la cata denominada Best of Panamá, en la que el país presenta sus mejores cafés a nivel internacional y un grupo de jueces internacionales validan la exclusividad del grano.

A finales de julio se conocieron los puntajes de la cata anual Best of Panamá y el mundo cafetalero se prepara para la subasta electrónica en menos de un mes.

Y luego, los resultados de dicha cata son esenciales para iniciar el proceso de empacado de las muestras de los lotes ganadores para participar en una subasta electrónica, que este año se tiene planificada desarrollar el 16 de septiembre.

El año pasado, en la subasta de cafés especiales, el Geisha Elida Estate Green Tip Natural Coffee, cosechado en Boquete por la familia Lamastus, volvió a destacar con un precio por libra de $1,029.

En este 2020 la mitad de las cartas están tiradas. A finales de julio se conocieron los puntajes de la cata anual Best of Panamá y el mundo cafetalero se prepara para la subasta electrónica en menos de un mes.

El brote de la Covid-19 no detuvo a los productores de café de especialidad de Panamá. La cata se debía realizar el pasado mes de mayo y a causa del coronavirus se cambió para el mes de julio, pero lo importante es que contra los pronósticos convencionales se hizo la convocatoria.

Plinio Ruíz, presidente de la Specialty Coffee Association of Panamá (SCAP) expresó que el país no podía quedarse por fuera de los mercados mundiales y es por ello que se adentraron a las cataciones a distancia, con puntuaciones subidas a plataformas electrónicas y el envío de las muestras de café a cada juez en su país de origen.

Las muestras fueron enviadas a 17 laboratorios en 8 países

Usualmente, los jueces a cargo de la cata, y quienes otorgan puntuaciones al café panameño, llegan al país desde Australia, Estados Unidos, Europa o Asia para validar todo el proceso de producción en las fincas cafetaleras y someter a una estricta degustación los lotes de café seleccionados.

Pero la pandemia cambió este proceso y las muestras fueron enviadas a 17 laboratorios en 8 países.
“La economía está golpeada; sabemos que no alcanzaremos precios como los del año pasado, pero también sabemos que Panamá mantendrá su presencia y su nombre en esos mercados, donde nuestro producto está bien cotizado. Lo importante es mantenernos en la mente de nuestros consumidores”, expresó Ruíz.

En la cima de los Geisha

Best of Panama premia varias categorías de café dentro de los Geisha.  Con 95.01 puntos sobre la base de 100 puntos, el lote Olympus Geisha Lavado, de Hellen Russell y Willem J. Boot ganó el primer lugar de su categoría Geisha Lavado, al obtener la calificación más alta entre los competidores.

El lote Geisha Black Jaguar Natural Limited de Tessie Palacios de Hartman, del área de Los Pozos de Volcán y Santa Clara de Renacimiento, obtuvo 94.71 puntos y se alzó con el primer lugar de la categoría de Geisha Naturales y con Procesos.

En la categoría Cafés Pacamaras el primer lugar fue para el lote Janson Estate Pacamara, de Family Janson con 90.47 puntos. Mientras que en la categoría de los cafés Tradicionales Naturales y con Procesos, el primer lugar fue para el lote Mama Cata Mokkita Process, de Teodoro Garrido. Este obtuvo 90.88 puntos.

En la sección de los Cafés Tradicionales Lavado, el primer lugar fue para el lote Carmen Gran Reserva de Panamá Red Carmen Café Trading S.A. con 89.29 puntos.

En cada categoría resultaron ganadores 8 lotes que obtuvieron los mayores puntajes en la competencia internacional, comentó Ruíz.

Todos las muestras de café son tan buenas que las puntuaciones entre un primer y segundo lugar se separan por medio punto.

Para los jueces fue difícil establecer un ganador en cada categoría calificada porque todos son cafés de excelencia. De allí que haya tanta expectativa en la subasta internacional donde un café en segundo lugar puede lograr el precio de venta más.

El lote Geisha Black Jaguar Natural Limited de Tessie Palacios de Hartman, del área de Los Pozos de Volcán y Santa Clara de Renacimiento, obtuvo 94.71 puntos.
Ingenio y dedicación

Rattibor y Tessie de Harttman es una pareja amante de la producción del café especial que por estos días está feliz, luego que se alzaron con el premio al mejor café tipo geisha con el proceso natural.

A Rattibor el café le corre por las venas. Desde muy pequeño acompañaba a su padre en las labores en la finca enclavada en las montañas de Santa Clara, distrito de Renacimiento, provincia de Chiriquí.

Tessie, su esposa, le sigue los pasos y hoy es una especialista y apasionada en la producción del café especial de Panamá.

Tessie de Hartmann y Rattibor Harttman

“El proceso de este café se hizo con dos cosas en nuestras mente: mantener las características de esta variedad con su olor a jazmín, frutos amarillos y rojos, sabores cítricos; y que al mismo tiempo el proceso se hiciera un secado en las camas africanas durante 28 días. De esa manera no se opacaban las características de este grano” expresó Tessie de Hartmann.

La ex magistrada Mirtza Franceschi de Aguilera y su hijo Carlos

Otro café que causó gran admiración en el paladar de los jueces internacionales fue el Carmen Gran Reserva, de Carmen Estate Coffee, de la exmagistrada MirtzaFranceschi de Aguilera y sus hijos.

En la familia Franceschi hay tradición por la caficultura, desde el patriarca Efraín, que en 1960 compró una finca a Mauricio Sittón, y que legó la pasión por la actividad a su hija Mirtza.

Este café producido en su finca en Paso Ancho, distrito de Tierras Altas, se procesa con los métodos tradicionales y debido al micro clima que impera en la zona, el producto final causa sensación en los jueces internacionales.

Aguilera Franceschi indicó que toda la familia está complacida con los resultados, pues este año todos los productores trabajaron con mucha determinación y entusiasmo, a pesar de las condiciones mundiales por la pandemia de la Covid-19.

El tratamiento de las muestras enviadas a los jueces requirió de un esfuerzo importante para preservar la calidad del grano.

Se determinó que los jueces utilizaran la plataforma Cropster, que permitió que evaluaran las distintas muestras de café, en distintas partes del mundo.

Los resultados de cada uno fueron enviados a una nube y el juez principal Will Young recibió dichas apreciaciones para hacer las deliberaciones en tiempo real desde Autralia. El proceso, además de tenacidad, impuso cambios entre productores con más de 100 años de historia y cada grano superó las expectativas.

El proceso de secado en las camas africanas durante 28 días, es uno de los secretos de estos granos premiados.
Flor Bocharel