Listos para ayudar a empujar la reactivación

Listos para ayudar a empujar la reactivación


La economía panameña demanda más claridad sobre las medidas de reactivación de las actividades y que se acelere el plan de vacunación contra la Covid- 19 para que las empresas puedan planificar mejor sus escenarios financieros. Según Gustavo Eisenmann, presidente ejecutivo y gerente general de Banco Aliado, de esta manera se logrará la contratación de personal, revisar el inventario y por ende determinar la necesidad de los recursos.

Martes Financiero entrevistó a Eisenmann, quien toma el timón de una organización que se fusionó con Banco Panamá en 2019 y se alista para crecer en el mercado.

¿El sector bancario vive un momento crucial, salir de los créditos modificados y enrumbar la economía?

Ha sido un período complejo y sin precedentes. Luego de que cerca de la mitad de la cartera de crédito del sistema financiero nacional se clasificara como modificada la banca realizó una tarea maratónica en conjunto con su clientela para lograr los ajustes necesarios en los planes de pago, basado en la nueva capacidad presente y futura. Esto provocó el registro de reservas de crédito extraordinarias y de capitalizaciones patrimoniales de forma paralela para mantener el sistema sólido para nuestros depositantes y deudores.

El reto de ahora en adelante es seguir trabajando con los clientes en sus necesidades financieras y monitorear el desempeño de las carteras modificadas y reestructuradas. Tenemos más claridad del futuro pero hasta que se logre la vacunación masiva y efectiva y se reinicien las inversiones que generarán empleos, tanto del sector público como el privado, nos toca estar atentos y ser prudentes.

Banco Aliado se fusionó con Banco Panamá en 2019 ¿cuál es la perspectiva de la institución?

Hoy, junto con un equipo de altísima capacidad y competencias, nos toca retomar la tarea que se inició en febrero del 2020, cuando se terminaron de integrar ambas organizaciones en el nuevo Banco Aliado. Esta tarea es clara: potenciar las relaciones con el mercado meta de los bancos fusionados sobre la nueva plataforma. Banco Aliado, cuenta con $4 mil millones en activos, más de $400 millones en patrimonio, una red de 9 sucursales y un equipo de más de 450 colaboradores, y buscamos atender el sector empresarial y de personas en el mercado panameño con productos competitivos.

¿Cómo abordaron el manejo de la cartera de créditos durante la pandemia?

La pandemia cambió dramáticamente las condiciones de clientes que se desarrollan en las industrias afectadas por el cierre inesperado de la economía. Aún teniendo una estructura de garantía sólida, el banco, luego de hacer los análisis pertinentes, ha hecho reservas de créditos extraordinarias para proteger la cartera de crédito. También se ejecutó una estrategia de capitalización del banco por sus accionistas de más de $20 millones para dar un respaldo adicional a los depositantes.

El otro factor que se revisó desde hace un año fue el fortalecimiento de la liquidez del banco para atender las posibles salidas de depósitos. Esto se hizo con mucho éxito ya que no solo no se retiraron depósitos, sino que se dio un crecimiento neto.

Durante este período, de acuerdo con nuestras cifras preliminares al cierre de nuestro año fiscal a junio 2021, tuvimos un crecimiento neto de nuestros depósitos del 11% para ubicarnos en niveles de $2,900 millones, un total de activo de $4.140 millones (+1.44%), una cartera de crédito en el orden de $2,550 millones y un patrimonio de $422 millones.

¿Qué otros desafíos presenta el sector bancario?

El sistema financiero panameño tiene una sólida posición de liquidez y capitalización que son clave para la reactivación económica nacional. El país necesita que se definan reglas claras en cuanto a la estrategia nacional de reapertura económica y con esto los distintos sectores de la economía podrán proyectar sus necesidades de trabajadores, inventario y los recursos líquidos requeridos para retomar sus actividades de forma sostenible. Con esto claro, los bancos podremos apoyar a nuestros clientes. Debemos ver hacia adelante y apoyar con la prudencia que requiere nuestro negocio, pero definitivamente necesitamos poner a trabajar la liquidez.

¿Cómo impacta a la banca que Panamá siga en listas grises?

Panamá en las listas es un tema complejo. A los bancos nos afecta principalmente en nuestras relaciones con la banca corresponsal. Los corresponsales bancarios son una pieza clave en nuestro modelo de negocio y mientras sigamos en las listas siempre tendremos esa espada de Damocles sobre nosotros. Por lo pronto nos afecta operativamente porque al ser un país que les representa más riesgo en su matriz, nos exigen más reportes, nos cobran más, y pueden limitar el alcance de sus servicios para nuestros clientes.

¿Cómo están viendo el perfil de deuda del país y el temor de que se disminuya el grado de inversión?

Se ha dado en países de la región ya. El endeudamiento como relación al producto interno bruto ha aumentado a niveles de hace décadas y si no logramos repuntar el crecimiento económico la desmejora en la calificación de riesgo soberano lastimosamente es una posibilidad. Sin embargo, es justo resaltar que Panamá sigue estando activo y bien aceptada su deuda en los mercados internacionales. El reto aquí es usar esa deuda para inversión de capital y no gasto corriente. Lo primero, potencia la economía; lo segundo, no.

Katiuska Hernández

Reportera economía y Martes Financiero. Equipo multimedia.
- Leer más artículos de este autor -