La nueva ventana de los negocios virtuales

La pandemia de la Covid-19 puso a prueba la maquinaria tecnológica y de telecomunicaciones del mundo. Con las calles y avenidas desoladas, y los locales empresariales, escuelas y muchas instituciones con sus sedes físicas cerradas, las reuniones, conversaciones de negocio, sesiones de educación, gabinetes de gobierno, decisiones judiciales y de salud se tuvieron que trasladar a otro mundo; el virtual.

Se abrieron las ventanas de los dispositivos electrónicos y lo que antes era una eventualidad se convirtió en la nueva rutina. Videollamadas, teleconferencias, seminarios en línea, y hasta decisiones ejecutivas del alto gobierno y de negocios se concretaron en las plataformas tecnológicas que ya forman parte de la ‘nueva normalidad’.

En ese estado de las cosas, en que el distanciamiento social se mantendrá, y el reinicio de actividades será gradual, con una capacidad limitada de personas por espacio físico, el mundo paralelo que se activó con la tecnología seguirá su rumbo ascendente para tener más relevancia, reflexiona la gerente país de Microsoft en Panamá Millene Martin.

Microsoft Teams, la plataforma de la compañía para reuniones, se abrió masivamente y en un solo día, en abril, generó más de 4 mil 100 millones de minutos de reuniones en todo el mundo, y conectó a más de 200 millones de usuarios en esas citas virtuales. En total, tiene 75 millones de usuarios activos.

Este hito es descrito por Martin como una demostración del poder de la tecnología para que la vida y las actividades sigan su curso, pese a una pandemia. “La tecnología se convirtió en la gran aliada para garantizar la continuidad de los negocios, de las empresas, de la educación, del gobierno y de muchas actividades incluso las familiares”.

La ejecutiva precisa que es el momento para que las empresas adapten sus procesos de negocios con estas herramientas digitales y poder sobrevivir a la crisis; por ejemplo, incursionando en el comercio electrónico.

“Muchas empresas decían que tenían que transformarse digitalmente, pero habían retardado la decisión. Ahora con la pandemia se han roto paradigmas y algunas en menos de una semana pudieron adoptar procesos internos digitales”.

Martin sostiene que en esta etapa del reinicio de actividades por bloques, será crucial que las empresas desarrollen nuevos modelos operativos de trabajo en el mundo digital. Menciona la necesidad de encontrar las vías para conectarse con clientes y proveedores, crear canales de comunicación, optimizar los procesos para el manejo del inventario de los bienes y la atención al cliente, y sobretodo hacer las inversiones que les permita a las empresas de cualquier tamaño ahorrar costos y en ambientes tecnológicos seguros.

La gerente de Microsoft en Panamá indica que esta disrupción tecnológica ha tenido distintos impactos en medio de la pandemia por sectores. Hay empresas que venían haciendo cambios en materia digital y pudieron hacer el traspaso al mundo virtual sin mayor trauma, como activar el teletrabajo en tiempo real, pero a otros negocios les ha costado más porque no habían hecho los procesos internos y en etapas para abordar las tendencias que se han acelerado.

“Esta es una gran oportunidad para desarrollar nuevos modelos de negocio digitales, en todos los sectores y que Panamá se pueda seguir fortaleciendo como hub digital para brindar servicios en el país y la región”.

Millene Martin cree que uno de los desafíos es lograr que las bondades de la tecnología puedan servir como plataforma para ayudar a las pequeñas y medidas empresas y también a los emprendedores y a la población vulnerable para que se empoderen y puedan tener acceso a herramientas para reinventarse. Incluyendo en el área educativa.

El ecosistema digital que antes era un nicho de algunos , ahora se expande y cada vez hay más empresas, y personas que operan en el mundo virtual. La gerente de Microsoft cree que el camino hacia las ciudades del futuro, más conectadas, y usando la tecnología, la realidad virtual, el análisis de los datos y la inteligencia artificial se aceleró con la pandemia y es parte de la ganancia de esta crisis. Se abrió una ventana hacia el futuro.