La hora de los fondos privados de pensiones

Ante las dificultades del programa de Invalidez, Vejez y Muerte de la CSS, aumenta en 3.33% el número de afiliados a los fondos privados.

La afiliación a los fondos privados de pensiones tiende a crecer en promedio 3.33% al año. Los datos registrados en la Superintendencia del Mercado de Valores de Panamá dan muestra de ello.

En 2017 habían 59 mil 839 personas afiliadas a estos fondos. En 2018 esta cifra subió a 61 mil 836 afiliados. Y solo en los 7 meses de 2019, según el registro de la Superintendencia del Mercado de Valores, hay 63 mil 998 adscritos a los fondos privados de pensiones.

La tendencia se ha mantenido en los últimos años; sin embargo, hay mucho potencial para crecer y un mercado por captar que está fuera del sistema.
De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Censo de la Contraloría General de la República, en Panamá hay 2 millones 029 mil 774 personas económicamente activas (marzo de 2019), de las cuales un millón 900 mil 350 están ocupadas, sin embargo, la tasa de informalidad se ubica en 43.6%, equivalente a 679 mil 166 personas. Se calcula que de esta cantidad solo 13% cotiza en la Caja del Seguro Social (CSS), afirma el analista laboral, René Quevedo.

La cantidad de personas que reciben una pensión del programa de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) de la CSS –el programa que sostiene las jubilaciones- apenas llega a las 266 mil 851 personas. En la actualizan entre los asegurados que cotizan y los beneficiaros activos en la CSS asciende a un millón 289 mil 241 personas.

Es precisamente esa diferencia entre quienes cotizan actualmente y los que están en la informalidad e incluso los que están laborando pero no están dentro del sistema, lo que abre la oportunidad para los administradores de fondos de pensiones (AFP) privados, para captar más afiliados y recursos.
Así lo ve el gerente general de Progreso, Juan Pastor, quien señala que las personas que están fuera del sistema de la CSS tienen la opción de ahorrar de forma independiente y voluntaria en los fondos privados de pensiones. “Lo ideal es que al menos ahorren 5% del ingreso que reciben cada mes”, dice Pastor.

Mientras que Roberto Alfaro, gerente de ProFuturo, reconoce que cada vez es más necesario contar con un sistema complementario de ahorro para el retiro.
Tanto Pastor como Alfaro han estado al frente de las administradoras de fondos de pensiones que para muchos ha sido la solución ante un sistema de seguridad social en crisis, en el que la cantidad de personas que cotizan en la CSS no es suficiente para sostener a la cantidad de adultos mayores que dependen de él y más cuando a medida que pasan los años, se eleva la expectativa de vida de la población.

Lo que ha vivido Panamá con su sistema de seguridad social, es una situación que también han experimentado muchos países latinoamericanos, que como dice Guillermo Arthur, presidente de la Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones (FIAP) con sede en Chile, han generado reformas ante el agotamiento de sus sistemas de reparto solidario con la creación de fondos de pensiones individuales que dan más rendimiento.

Por ejemplo, a julio de 2019 el fondo básico de Progreso había producido un rendimiento de 5.29%, esta administradora oferta cuatro distintas opciones como Progreso Plus, 2.46%; Bipan Plus, 1.24%; y Citibank, 6.97%. En el caso de ProFuturo, según su portafolio multifondos, a julio 2019 generaron un rendimiento de 4.41%, en su fondo ProAhorro; 6.03%, en ProAhorro; 9.25%, en ProInversión; 7.55%, en ProVisión y 15.68%, en ProCapital.

A Progreso y ProFuturo se les sumó este año una tercera administradora de fondos de pensiones de nombre Quantia, que está en fase inicial de operaciones.

Marielena García Maritano, presidenta de la Cámara Panameña de Administradores de Sociedades de Inversión y Fondos de Pensión (Casip), reconoce que la industria de fondos de pensiones privados es pequeña si se compara con otros países, pero que la tendencia es a crecer. La ejecutiva considera que el camino adecuado para lograrlo es haciendo una transición hacia los administradores de fondos privados y promover la cultura del ahorro.

“Ya no es un esquema solidario sino individual y el ejemplo es Chile, que lo logró hacer de forma exitosa la transición, y estos fondos son reinvertidos de forma adecuada”, enfatiza.

El crecimiento de los ahorros en las AFP (administradoras de fondos de pensiones) demuestra una tendencia positiva. En 2017 los afiliados a estas AFP habían ahorrado $537.18 millones. En 2018 la cifra llegó a $557.24 millones, y a julio de 2019 los fondos ahorrados suman más de $582.93 millones.

Los administradores de fondos de pensiones enfrentar nuevos retos. Uno de ellos es atraer a aquellos emprendedores y profesionales independientes que aún no están en el sistema público y tampoco están ahorrando para su jubilación.

El otro punto es tener regulaciones más flexibles que permitan la innovación y la transformación digital en el sector. Y además, hacer más atractivos los fondos para capitalizar los ahorros que ya existen.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos