La aviación se anota en el camino hacia la descarbonización

La aviación se anota en el camino hacia la descarbonización

La industria aérea espera que se incentive la producción de combustibles sostenibles. Hasta ahora para las operaciones usan el Jet A1, derivado del petróleo. Fotografía: Román Dibulet


La carrera por descarbonizar a la industria aérea se ha acelerado en medio de la urgente necesidad que existe de operaciones más eficientes con el medioambiente. El reloj del planeta tiene la alarma puesta en 2050, año en el cual la industria del transporte aéreo mundial espera lograr emisiones netas de carbono cero al igual que otros sectores, alineados con el objetivo del Acuerdo de París de que el calentamiento global no exceda de 1.5° centígrados.

Además del debate por el impacto económico que ha significado la pandemia, en el reciente ALTA Airline Leaders Forum que se realizó en Bogotá, los líderes de la aviación de América Latina, pusieron el foco en cómo lograr las metas de sostenibilidad en particular en esta región donde hay muchos desafíos.

La aviación impacta con 2.5% de las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2) según la Agencia Internacional de Energía. Willie Walsh, director general de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), recordó que en 2009 se comprometieron a reducir las emisiones netas a la mitad de los niveles de 2005 para 2050. “Eso habría dejado 325 millones de toneladas de emisiones de la aviación en 2050, y las previsiones de crecimiento de la industria esperaban casi 3 gigatoneladas de emisiones si no hacíamos nada. Ahora tenemos que conseguir que eso sea cero”, recalcó.

Explicó que esta meta es posible pero se requiere una alineación de factores. “Se necesitará una combinación de combustibles de aviación sostenibles (Sustainable Aviation Fuel o SAF), diseños radicales de fuselaje [de las aeronaves], métodos de propulsión de vanguardia, aumentos de eficiencia, tecnología de captura de carbono y compensación”.


Para Roberto Alvo, CEO de Latam Airlines y actual, presidente del comité ejecutivo de la Asociación Latinoamericana y del Caribe de transporte Aéreo (ALTA), la descarbonización es el desafío más importante en las próximas dos décadas para la industria. “Esta es una industria extremadamente difícil de descarbonizar. Tenemos una infraestructura de combustibles alternativos inexistente y un programa de offset [de compensación y reducción de carbono para la aviación Corsia], que esta comenzando y existe un desarrollo tecnológico en el cual hay mucha incertidumbre aun”, planeó Alvo.

Advirtió que el futuro de la industria aérea dependerá de la capacidad que se tenga de descarbonizar las operaciones. Indica que hay un gran potencial de producir combustibles alternativos en la región, como el caso de Brasil, que podría producir SAF con residuos de caña de azúcar y eucalipto, y tendría la capacidad para abastecer las necesidades de combustible para su aviación doméstica en 120%. Mencionó también el caso de Chile que estudia producir hidrógeno verde que puede servir de combustible de aviación. “Tenemos la posibilidad en la región de ser autosuficientes, sea desde el punto de vista natural e industrial, pero tenemos que trabajar de la mano de los gobiernos para transformar la producción de combustibles fósiles”, insistió.



Según la IATA el plan Net Zero o cero emisiones de carbono para 2050 se lograría 65% con el uso de combustibles sostenibles (SAF); 13% al incorporar nuevas tecnologías; 19% con los programas offsetting o de compensación de carbono y 3% mejorando la infraestructura .

Aviones ecológicos

Los fabricantes de aviones desarrollan aeronaves más eficientes incluso propulsadas con hidrógeno como el proyecto ZEROe de Airbus según explicó Arturo Barreira, presidente de esta empresa para la región, quien indicó que estos aviones puedan presentarse a finales de esta década.

“Se trata de aeronaves propulsadas con hidrógeno que al quemarse produce agua y eso reduce significativamente las emisiones de CO2″.


Boeing por su parte tiene como reto de que sus aviones puedan volar 100% con combustibles sostenibles para 2030. En la actualidad varias aeronaves están certificadas para usar 50% de combustible fósil y 50% del sostenible. “El gran reto es tener suficiente combustible sostenible disponible a gran escala para toda la industria”, recalcó Barreira.

La visión de la industria en América Latina es recorrer el camino hacia la descarbonización lo más acelerado posible y de forma firme. La petición unánime desde ALTA que preside José Ricardo Botelho, descrita en la resolución aprobada por las aerolíneas, es que los gobiernos apoyen el desarrollo de una industria de SAF o combustibles sostenibles mediante estos enfoques:

1. Financiar programas de investigación y desarrollo y estudios de viabilidad en la región para identificar las materias primas que podrían utilizarse para desarrollar una industria local de SAF.

2. Aplicar políticas para reducir el riesgo de las inversiones en plantas de producción de SAF, incluida la seguridad legislativa.

3. Atraer capital para ampliar el suministro de SAF mediante programas de garantía de préstamos o créditos fiscales basados en el rendimiento.

4. Que se garantice el desarrollo de la infraestructura esencial y de forma competitiva evitando el monopolio.


Katiuska Hernández

Reportera economía y Martes Financiero. Equipo multimedia.
- Leer más artículos de este autor -