Industria de viajes con mejores perspectivas

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo proyecta que 4 mil 720 millones de personas viajarán en 2020. En la región la demanda crecerá 4.3%.

La industria global de viajes y turismo cerrará este año con buenas perspectivas para 2020. La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) presentó sus proyecciones para el próximo año, en las que indica que la demanda mundial de pasajeros de avión crecerá 4.1% y la capacidad medida por la cantidad de sillas disponibles para los pasajeros en los naves se elevará 4.7%.

Todo esto se traduce en una proyección de más de 4 mil 720 millones de pasajeros que estarán surcando los cielos en 2020. Para el cierre de este año se calcula que habrán viajado en avión unas 4 mil 540 millones personas.

Alexandre de Juniac, director general y CEO de la IATA indica que el desempeño económico de 2019 fue más débil de lo previsto, por lo que la demanda de pasajeros este año fue inferior respecto del comportamiento del mercado de carga aérea. “Los rendimientos por pasajeros cayeron 3% y los rendimientos de carga disminuyeron 5% a diferencia de 2018”.

En junio, el gremio aéreo había previsto ganancias por 28 mil millones de dólares en este año para las aerolíneas. Pero la guerra comercial, que se tradujo en una menor carga aérea, sumado a una débil demanda de viajeros, hicieron que la expectativa se revisará hacia la baja y ahora se esperan ganancias de 25 mil 900 millones de dólares.

La desaceleración del crecimiento económico, las guerras comerciales, las tensiones geopolíticas y el malestar social, además de la continua incertidumbre sobre Brexit se unieron para crear un entorno empresarial más duro de lo esperado para las aerolíneas”, sostiene Alexandre de Juniac.

Parece, profundiza Juniac, que 2019 será el año más bajo del actual ciclo económico y que la previsión para 2020 es algo más brillante. “La gran pregunta para 2020 es cómo será el desarrollo de la capacidad[aérea] —en particular cuando se esperaba un pronto retorno a las operaciones de los aviones 737 MAX, que aun permanecen en tierra—, con lo cual se demorará la entrega de los pedidos”.

Para Latinoamérica la previsión es ligeramente positiva con un crecimiento esperado de la demanda de pasajeros de 4.3% en 2020.

En 2019, la devaluación de las monedas regionales, sumado a la recesión en Argentina, los problemas en México y la contracción económica de Venezuela, afectaron a la industria aérea. “En Venezuela la situación sigue siendo terrible. No hay cambios y se mantiene la deuda de 3.8 mil millones de dólares bloqueados a las aerolíneas, además de que se ha perdido gran parte de la conectividad aérea”, apunta Peter Cerdá, vicepresidente de la IATA para las Américas.

Para 2020, Cerdá sostiene que las líneas aéreas se verán favorecidas con el repunte del 1.8% de la economía latinaoméricana pronosticado por el Fondo Monetario Internacional, liderado por un mayor crecimiento de Brasil y México y las contracciones menos severas en Argentina y Venezuela.
“Esto representa un cambio positivo de 500 millones de dólares en comparación con una pérdida esperada de 400 millones de dólares en 2019”.

El istmo
Panamá es uno de los mercados de mayor crecimiento estimado. Se espera que el mercado aéreo panameño se expanda a una tasa anual de 5.5% hasta 2038, con un movimiento adicional de 10 millones de pasajeros.

“En Panamá hay un entorno gubernamental favorable a la aviación. Con un centro de conectividad fuerte en Tocumen y una aerolínea fuerte con Copa, lo que lleva a una tasa de crecimiento anual prevista del 5,5% para los próximos 20 años”, pronostica Cerdá.

Sobre Colombia sostiene que se registra un fuerte crecimiento en los últimos años y esperan un aumento mayor con las nuevas inversiones aeroportuarias y la llegada de grandes empresas internacionales y aerolíneas.

En México el crecimiento de la industria dependerá de que se logre mejorar la infraestructura aeroportuaria. El gobierno de ese país ha propuesto operar en Ciudad de México a través de tres aeropuertos en lugar de un gran centro, lo que ha generado incertidumbre en las aerolíneas.

En Latinoamérica hay mucho espacio para crecer. En promedio cada habitante viaja cada año solo 0.8 veces, mientras que en otras regiones como Europa, hay países donde la tasa de viaje por habitante es de 4.4 viajes, como en España. En Norteamérica la mayor tasa la tiene Canadá con 2.6 viajes anuales por habitante y Estados Unidos con una media de 2.5 En Panamá la tasa de viajes per cápita pasó de 0.9 al inicio de la década de 2010, a 1.3 viajes por persona en 2018.

En 2020 el tráfico de pasajeros desde Europa a Panamá tendrá más opciones con nuevas frecuencias con aerolíneas como Air Europa, que espera elevar a 7 vuelos semanales su conexión entre Madrid y Ciudad de Panamá en junio de 2020 y nuevos vuelos charter desde Alemania y otros países de otras aerolíneas.

Igualmente la aerolínea del multimillonario Richard Branson, Virgin Atlantic, quiere llegar a Panamá según un portafolio de 103 destinos planteados en la hoja de ruta del británico en el mediano plazo.

La industria de viajes tiene vientos a favor. En Panamá está pendiente la reactivación del proceso de rediseño del espacio aéreo y que finalmente la Terminal 2 de Tocumen inicie operaciones a finales de febrero, cuando la empresa Odebrecht debe entregar la obra.