Cementeras sin piso sólido por la pandemia

Una vez se reactiven los proyectos de infraestructura, se estima un rebote en la producción de cemento y concreto para 2021 y una estabilización en 2022.

Tras la culminación de los trabajos del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá, la industria cementera y de concreto entró en un proceso de hibernación  que se agudizó con la caída de la inversión en el sector de la construcción en los  últimos 6 años.

La activación de proyectos estatales se presentaba como una bocanada de aire para activar la maquinaria que ha permanecido operando a media capacidad, pero la llegada de la pandemia y su rápida propagación por el territorio, acabó con toda esperanza de recuperación de esta industria durante 2020.

Los números de Argos y Cemex, los mayores productores de cemento en el país dan muestra de la cruda realidad que atraviesa este sector, cifras que reflejan el bajón que ha registrado la construcción en general  en todo el país. Cualquier tropiezo del sector de la construcción tendrá un impacto directo en la economía, ya que este segmento aporta poco más del 23% del producto interno bruto (PIB), lejos del  30% que inyectaba hace 8 años.

Las empresas vinculadas a la producción de cemento y concreto piden al Gobierno implementar un plan de recuperación que facilite la inversión en el sector de la construcción. Foto: Archivo

Harry Abuchaibe, gerente general de Argos Panamá, comentó que la compañía está operando al 45% de su capacidad, y aunque podría esperarse un incremento en los próximos meses, el comportamiento de la pandemia en las últimas semanas, está inclinando la balanza hacia el lado negativo con una proyección para fin de año de 35% de capacidad.

Abuchaibe indica que antes de la pandemia, la producción de la compañía era similar al 2008 cuando todavía no habían comenzado los trabajos de ampliación de la vía acuática.
Para la ampliación del Canal de Panamá, Argos duplicó su capacidad de producción en el país, lo que significó una inversión cercana a los 100 millones de dólares.

“En el mediano plazo, seguimos siendo cautelosamente positivos, considerando los proyectos y las iniciativas anunciadas hace algún tiempo por el gobierno para impulsar el sector de la construcción”, indicó Argos. Prevén que la industria puede tomar un rumbo ascendente en 2022.  “Estamos esperando un año retador en materia de resultados debido a todo el tiempo que estuvimos sin operar y estimamos que la demanda disminuirá cerca de un 30% en comparación con 2019, año que ya presentaba decrecimientos significativos”, explicó la empresa.

La empresa Argos Panamá productora y comercializadora de cemento y concreto inicia movimiento comercial en su sede de distribución en Llano Bonito el mes pasado. Foto Roberto Cisneros

A igual que Argos, el panorama en Cemex es gris con una producción del 33% debido al coronavirus y con la proyección de alcanzar un 40% para el mes de diciembre de este año.
Voceros de la compañía, que en 2017 inauguró una planta de aditivos con una inversión de 15 millones de dólares, confirmaron que en estos momentos los hornos de “clinker”, que es el principal componente para producir cemento, están apagados.

Explican que este sector de la planta es el que genera mayor cantidad de mano de obra y tiene un impacto más significativo en la economía del país. “Confiamos que pronto se reactiven los proyectos de infraestructura pública y los proyectos privados, considerando las medidas de bioseguridad y prevención, esto permitiría encender uno de nuestros hornos e incrementar producción por arriba del 40%”.

Según datos de la Contraloría General de la República, en el primer trimestre del año, la producción de cemento gris fue de 259 mil 643 toneladas métricas, lo que representó una caída del 30% en comparación con el año pasado.

En Cemex los cálculos más optimistas apuntan a una producción por debajo del millón de toneladas métricas de cemento gris, lo que representaría una caída del 40%.

“En el caso de Panamá ‘llueve sobre mojado’ la industria de la construcción y las ventas de cemento lleva cayendo año tras año desde su pico en 2013  de 2.5 millones de toneladas métricas”, expresaron los voceros de la empresa mexicana.

En Cemex los cálculos más optimistas apuntan a una producción por debajo del millón de toneladas métricas de cemento gris, lo que representaría una caída del 40%. Foto Agustín Herrera
Concreto en picada

Como dos extremos de la misma vara, la producción de concreto se desplomó con la llegada del virus respiratorio y la apertura del bloque 2 que permitió activar algunos proyectos estatales, no brindó alivio a esta industria.

Alfredo Fonseca Mora, presidente de la Asociación Panameña de Productores de Concreto (Apacreto), fue claro en decir que la producción de concreto está prácticamente paralizada, ya que la activación del bloque 2 no ha representado una mayor demanda del producto, porque son proyectos de mantenimiento y de bajo impacto para la industria.

Advierte que el retraso del Estado en pagar a los contratistas está generando otro impacto negativo en el sector. “Si el Estado no paga a los contratistas, estos no pueden cumplir con el pago a sus proveedores y ya hay empresas del sector que han advertido que no continuarán cargando al Estado, lo que representa un peligro para el país”, señaló.

Según datos de la Contraloría, entre enero y marzo, la producción de concreto cayó 37.1% hasta los 193 mil 592  metros cúbicos.

La cifra de por sí sola es preocupante, pero la realidad es aún peor, tomando en cuenta que en 2019 ya la industria de concreto había reportado una disminución todavía mayor.

Además del retraso en el pago por parte del Estado, Fonseca Mora comenta que a raíz de la paralización de la industria, un número importante de compañías se han quedado sin recursos para pagar a sus colaboradores y han optado por adelantar parte de las prestaciones laborales, lo que no genera ingresos para la Caja del Seguro Social.

La construcción está en el bloque 3 de actividades. Aun no hay una fecha para el reinicio de obras como la edificación de PH. Fotos Agustín Herrera
Adaptación al cambio

Hay cientos de ejemplos que demuestran que solo aquellos que se adaptan al cambio sobreviven a las crisis.

En esa línea, Cemex lanzó la plataforma Ferretería a tu Alcance, donde sus distribuidores (ferreterías) que abrieron en el bloque 2 pueden atender los pedidos de sus clientes.

La empresa indica que la plataforma nace a raíz del cambio de hábitos que ha generado la pandemia por parte del consumidor final, “donde la tendencia es hacia las compras en línea”.

La empresa también implementó el sistema Cemex Go, que elimina el contacto físico durante la entrega y recepción de pedidos, además de transmitir el conocimiento adquirido en otros países para elaborar los protocolos que permitirán el desarrollo de la actividad bajo los lineamientos de bioseguridad establecidos por las autoridades sanitarias.

Voceros de la compañía comentan que para lograr un impacto significativo que están adoptando las empresas en el país, “se requiere de un plan-país que impulse el sector de la construcción y mejore la productividad y condiciones de vida de los panameños para ver efectos positivos”.

Indican que hasta la fecha la empresa no ha suspendido a ningún trabajador, pero advierten que la medida no es sostenible si la industria de la construcción continúa suspendida por más tiempo.

La empresa también implementó el sistema Cemex Go, que elimina el contacto físico durante la entrega y recepción de pedidos, Foto Agustín Herrera.

En Argos Panamá también están apostando a incrementar los procesos de digitalización y flexibilización de todos sus canales.

El gerente general de la empresa señala que esperan  una mayor migración hacia Argos ONE, nuestra herramienta digital que permite a los clientes reservar, comprar y rastrear sus despachos.

Como respuesta directa a los desafíos impuestos por la Covid-19, Argos implementó el plan Reset que apunta a “reiniciar de manera segura y saludable para impulsar la economía, traer esperanza y transformar vidas. Este plan abarca las aristas humana, operacional, financiera, social y regulatoria”, explicó Abuchaibe.

Otra medida que aplicará Argos es una  tienda virtual, que será un canal para que pequeños negocios e ingenieros y arquitectos independientes puedan acceder a sus productos de forma directa.

Con la aplicación de estas nuevas herramientas, Abuchaibe indica que en el mediano plazo, la empresa  sigue siendo cautelosamente positiva, “considerando los proyectos y las iniciativas anunciadas hace algún tiempo por el gobierno para impulsar el sector de la construcción”.

De concretarse el plan de recuperación diseñado por el Gobierno, la industria puede tomar un rumbo ascendente en 2022, según las estimaciones de Argos.

Otra medida que aplicará Argos es una  tienda virtual, que será un canal para que pequeños negocios. Fotos: Roberto Cisneros.
Producción: Industria en crisis
  • 1.1 Millón de metros cúbicos de concreto se produjeron en el país el año pasado, lo que representó una merma de 16% en comparación con el año anterior.
  • 193% Se incrementó la importación de cemento el año pasado, lo que agudizó la crisis del sector y que ha generado duda sobre la calidad del material que está ingresando al país
  • 1 de cada 10 sacos de cemento que se vende en el país es importando. Para los productores locales, esta situación ha ido creciendo por la falta de una normativa técnica que establezca controles de calidad.
Alex Hernández