Cable Onda y Tigo potencian la red

Mauricio Ramos, CEO de Millicom, y Nicolás González–Revilla, de Cable Onda, revelan todos los detalles sobre cómo se gestó la compra del 80% de las acciones de la empresa de telecomunicaciones panameña por $1,460 millones. La marca Tigo de Millicom agrega valor a su mercado global, que alcanza a más de 9.7 millones de hogares conectados en una superautopista digital. Son los reyes de la pista.

Millicom con la marca tigo tiene presencia de 9 mercado en América Latina

La noticia se propagó como solo sucede con la velocidad de una largada de Fórmula Uno. Los mensajes de Whatsapp y los correos electrónicos saltaron después a las redes sociales y el país se informó de la venta del 80% de las acciones de la empresa panameña Cable Onda a la multinacional Millicom, una organización basada en Luxemburgo y conocida en la región con la marca Tigo,
especializada en telefonía móvil, internet y televisión digital por cable y centros de datos.

La transacción de más de mil 460 millones de dólares confirma lo que muchos expertos han dicho sobre Panamá y sus virtudes como hub tecnológico del futuro. Que con un poco más de 4 millones de habitantes, la alta conectividad a internet, el vertiginoso aumento en el consumo de datos fijos y móviles y las innovaciones de la televisión digital, que ya se ven en los hogares, hacen del mercado panameño un escenario fundamental para cualquier multinacional de las telecomunicaciones ávida de grandes proyectos de expansión y conquista de toda la región.

Porque Centroamérica, el Caribe y Suramérica son calificados como mercados de economías emergentes, con un gran potencial de crecimiento, al doble de sus cifras en los próximos años en materia de tecnología.

El 67% de la población está conectada a internet móvil desde México hasta Argentina, y para 2025 el estudio de GSMA intelligence calcula que subirá a 74% y la cantidad de usuarios de telefonía móvil llegará a 511 millones de personas en 2020.

Se calcula que en siete años el número de dispositivos conectados a internet de las cosas o IOT será de 25 mil millones en todo el mundo y de esa cantidad en América Latina habrá 1.3 mil millones de aparatos conectados.

En otras palabras, quien provea internet de banda ancha para facilitar la alta conectividad de estos dispositivos y tenga el mayor suministro de contenido digital y la cantidad de fibra óptica para ofrecer el servicio, además de infraestructura de almacenamiento con data center y soluciones en la nube, y análisis de big data, estará entre los ganadores del futuro tecnológico.

Todas estas tendencias y en todas estás actividades Millicom establece un estándar de liderazgo mediante su sello comercial Tigo, con el 95% de sus operaciones en nueve mercados de América Latina. Y va por más.

“Es una profunda demostración de cuánto potencial vemos en el mercado de las telecomunicaciones en Panamá. Dicen que una acción vale más que mil palabras, y una foto vale más que mil palabras, pero yo lo siento, un cheque vale más. Y hay uno que dice mil 500 millones de veces que nos gusta estar en Panamá y que vemos un futuro importante para Cable Onda, de la mano de Tigo en este país y en la región”, expresó a Martes Financiero Mauricio Ramos, CEO de Millicom, quien vino al país a sellar el acuerdo y hablar con colaboradores y socios.

Se trata de una estrategia de expansión de la marca Tigo en toda Centroamérica, en la que solo faltaba Panamá. Ramos, a propósito, revela que el nombre del código de la transacción con Cable Onda impuesto por la banca de inversión para que nadie se enterara de las negociaciones era rompecabezas. “Con esta transacción se termina de completar la huella de Tigo en Centroamérica y nos conecta con Colombia, donde tenemos una operación grande”.

La negociación le da a Millicom el poder para robustecer su red de servicios de internet, televisión digital y telecomunicaciones en general y crear una superautopista digital tan ágil y veloz como la nueva era tecnológica. De esta manera se suman a la plataforma de Tigo más de 715 mil hogares atendidos a través de la red con servicios de Cable Onda, para un total entre ambas compañías de 9 millones 791 hogares servidos, y unos 2 millones 925 mil casas u hogares conectados con cable coaxial.

“Desde el punto de vista logístico y para traer nueva tecnología y servir al país y a otros mercados, es una enorme oportunidad esta alianza con Millicom y Tigo con metas muy puntuales y claras de crecimiento”, resaltó Nicolás González–Revilla, gerente general de Cable Onda.

ASÍ OCURRIÓ

El acercamiento entre Tigo y Cable Onda no es reciente. Esta cercanía corporativa data desde hace más de 15 años por vínculos de labores empresariales y profesionales en los que ambos CEO han sido claves. “Con Nicolás y su familia nos conocemos desde hace varios años. Hay fotos de nuestras familias bailando y compartiendo. Pero más allá de esto, hemos ido estableciendo lazos profundos de confianza, lo mismo con su padre y con algunos de los accionistas de Cable Onda. Y son precisamente esos lazos de tranquilidad que le dan continuidad a la operación”, detalla Ramos.

El CEO de Millicom añadió un veredicto capaz de despejar todas las dudas: “esto no es un salto al vacío ni un quiebre. Estamos recibiendo la antorcha para seguir adelante”.

La expansión de la red Tigo con Cable Onda en Panamá ahora quiere llegar en la región en los próximos tres a cuatro años a conectar a 15 millones de hogares con las operaciones que ya posee en los mercados de Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, Colombia, Bolivia y Paraguay. “Queremos que la penetración de la banda ancha fija y de la banda ancha móvil crezca a tasas agigantadas en toda la región”.

Ramos hace hincapié en que la multinacional no llega a Panamá a cambiar ni a imponer fórmulas, sino a aprender de Cable Onda y a traer una experiencia de innovación que ya tiene en todos los países donde opera Millicom.

Esta organización planta su bandera en Panamá de forma permanente. “Somos inversionistas de largo, muy largo aliento. No estamos en la economía extractiva; tampoco estamos en el capital de corto plazo. Estamos comprometidos con el desarrollo de las economías donde participamos y eso incluye contribuir con el desarrollo digital”.

Cable Onda

El CEO de Millicom, quien es licenciado en economía y en derecho, expone su percepción sobre la economía local. “Panamá, visto desde afuera, es un país con una economía robusta, con buen grado de inversión y con el producto interno bruto per capita bastante alto y un crecimiento que, aunque se ha relentizado un poco, es el más rápido de la región”. Elogia entonces la estabilidad monetaria y agrega que la creciente clase media con una población demográficamente joven es un “detonante” perfecto para el aumento del consumo de datos y conectividad de internet.

Sostiene que para muchos es fácil cuantificar las grandes inversiones en infraestructura física como el Canal, el aeropuerto de Tocumen, pero no han analizado el valor de la economía digital de un país. Algo que sí vio Millicom y así lo confirma el monto de la negociación con Cable Onda. “Las infraestructuras que ha construido Cable Onda son las digitales, por eso se da esa cifra [$1,460 millones]. Significa tener una infraestructura sólida y robusta que se incorpora a las de Millicom”.

La visión es seguir con la conectividad para darle a los usuarios más datos que aspiran que crezca 50% cada año. “No nos extrañemos de las grandes inversiones que estas autopistas tecnológicas demandan”. El ecosistema digital demanda soluciones integrales para los clientes, sean pequeños, medianos y grandes, y esto pasa por contar con autopistas digitales con mayor conexión de banda ancha de internet, infraestructura de almacenamiento de datos en la nube para respaldar la información como centros de datos.

La construcción de centros de datos integra el stock de trabajos de Tigo en la región. En los últimos 18 meses se han instalado varios de aquellos centros en Bolivia, Paraguay, Guatemala, Colombia. El más reciente, hace dos semanas en Honduras. Seguirán El Salvador, Guatemala y Costa Rica, mientras que en Panamá gana total liderazgo con los tres data center de Cable Onda.

Esto se traduce en capacidad ampliada de almacenamiento, para que una misma empresa o cliente en Panamá pueda tener acceso a esta infraestructura debido a la alianza con Tigo, al igual que multilatinas que requieran expandirse y llegar al istmo.

DE LA PARABÓLICAS A LA FIBRA ÓPTICA

La empresa panameña, ahora con 80% de sus acciones en poder de la multinacional Tigo, se forjó en 37 años. Rexsa (ahora Cable Onda) surgió en 1981 para servir áreas muy limitadas de la capital panameña con antenas parabólicas y distribución de señal de televisión. Luego de la intervención militar de 1989, que fue una etapa de complejos desafíos, pasó a manos de la iglesia católica, la cual desarrolló el negocio con un grupo de síndicos. En 1996 se realizó una licitación para vender la empresa. En ese momento entró Grupo Medcom tras una negociación por 32 millones de dólares, a razón de mil 260 dólares por suscriptor, según relató González–Revilla en una entrevista anterior con Martes Financiero.

La evolución de las telecomunicaciones en el país se cuenta a través de sus empresas y Cable Onda es una de ellas. En los últimos cinco años invirtió 400 millones de dólares en sus redes e infraestructura digital. Emplea a más de 2 mil 300 personas y acopla como holding 18 sucursales a nivel nacional, servicios de televisión por cable e internet residencial y marcas como Telecarrier (data center para servicio corporativo y gobierno) y Cable Onda Empresarial para pymes y la empresa Fronteras Security dedicada a ciberseguridad. En el mercado de televisión paga la participación de la empresa es de 71%; en internet, de 76%; y en telefonía residencial tiene una cuota de 57%.

Al conocerse la noticia de la venta del 80% de la empresa, lo primero que inquirieron los usuarios fue la suerte de las tarifas y los servicios. En una conferencia telefónica previa, Ramos aseguró que no venían a elevar tarifas ni a cambiar el nombre, lo que ratificó en entrevista con Martes Financiero. “La compañía debe ser muy cuidadosa para no tomar decisiones que vienen de lejos y que se olvidan del cliente local a quien nos debemos.

Cable Onda es una marca fuerte, querida y que tiene un contenido positivo de ayudar a Panamá a desarrollarse y la marca Tigo se asocia con crecimiento e innovación. Entonces, al tener dos marcas líderes nos tomamos esto con calma, con profesionalismo y se consulta mucho al cliente, y en el momento se decidirá; pero no hay necesidad de cambiar ninguna marca, se consultará con el cliente”, apuntala Ramos.

El CEO de Millicom reconoce que hacer rentable el negocio de las telecomunicaciones es cada vez más desafiante por la inversión frecuente, alta, en nuevas tecnologías y porque hay más aplicaciones y soluciones que los usuarios descargan sin pagar. Incluso hay más consumo de data que de voz, cuando antes eran las llamadas la principal fuente de las empresas. “Trabajar de la manera más fuerte para ser cada vez más eficiente con el mejor servicio y la mejor tecnología supone bajar los costos de adquisición de equipos y continuar ofreciendo el servicio”.

Señala que el gran desafío es ofrecer una mayor conectividad con mayores velocidades para atender el gran número de dispositivos en un hogar que estarán conectados a internet. Si antes eran dos o cinco, ahora serán más de 10. Y seguirá el crecimiento con el internet de las cosas… “En un momento se pasó de la voz a los datos, de los datos a la visualización y de lo visual y el video al holograma. La evolución sigue”. Lo mismo pasa con la telefonía celular, donde cada vez los usuarios descargan más aplicaciones móviles, en promedio 150 por persona.

Otra tendencia es la del contenido audiovisual en todas las formas y ubicaciones de dispositivos y géneros de producción. “Tenemos que adaptar las plataformas en el hogar para que el cliente decida qué quiere consumir, dónde y a través de múltiples plataformas y traeremos más contenido al mercado, adicional al que ya tiene Cable Onda”.

Ramos plantea que uno de los desafíos será llevar más internet de banda ancha a los hogares, dado que el promedio de los países donde opera, y principalmente en América Latina, es de 20% de penetración. Igualmente, solo tienen uso de 4G un 20% a 30% de los usuarios móviles, mientras que la penetración de televisión paga es de un 20% a 40%, lo que denota que hay mucho espacio para crecer. “Si las compañías de telefonía y de telecomunicaciones no construyen estas autopistas digitales para ofrecer toda las posibilidades, los países se quedarán rezagados en la nueva era”.

Precisó que Panamá posee cifras altas de penetración de banda ancha, pero aún pueden hacerse mejor las cosas. Según la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos, 42% de los abonados a la telefonía celular en Panamá cuentan con internet de banda ancha móvil. Un equivalente a 2 millones 488 mil suscriptores de telefonía celular de un total de 5 millones 977 mil.

Dada la fuerte actividad de Tigo en el mercado de la telefonía móvil en Centroamérica y en el resto de los países donde opera como Colombia, Ramos aclaró que para el mercado panameño irán “despacito”, y por ahora seguirán con los productos que ofrece Cable Onda de internet residencial y televisión digital.

Aunque no es de extrañar que se preparen para el salto al mercado móvil en el futuro. Puesto que este año en Panamá se aprobó una reforma a la Ley 36, que regula las concentraciones económicas del mercado móvil y establece que dos empresas pueden asociarse previa verificación y concepto favorable de la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia, lo que deja abierto el camino para consolidaciones o compras, con un límite de cuatro operadoras como máximo que pueden ofrecer el servicio de telefonía celular en el país o quedar tres.

“Estamos entrando a Panamá con un jugador sólido. Vamos a tomarnos el tiempo para entender bien la economía, el mercado y trabajar con los equipos. No vamos a ir con afanes. Es responsable ir despacito”, reiteró Mauricio Ramos.

Millicom se prepara ahora para dar otro gran salto: cotizar en la bolsa de Nueva York con la marca Tigo como referente para atraer a nuevos inversionistas a un portafolio de socios que ya es variado por tranzar en la bolsa de Estocolmo.

La sociedad Millicom Cable Onda, signada por el 80% de las acciones en manos de la corporación multinacional y el 20% en poder de la panameña, con más de 2 mil accionistas individuales, comenzó a la velocidad de la era digital en una superautopista en la que dos pilotos de un mismo bólido, tan versátil como seguro, corren en la carrera de las tecnologías de la información. Otros rivales decidirán unirse al equipo o correr en solitario.

Katiuska Hernandez
+ artículos

Reportera/redactor de Martes Financiero.

Oscar Castaño
+ artículos

Editor de Martes Financiero.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos