Altos costos pueden frenar a la aviación en Panamá

La propuesta de elevar tasas y aplicar peajes a pasajeros en tránsito tendrá un efecto negativo de $6 mil 119 millones que dejará de aportar la industria al país, alerta Peter Cerdá, vicepresidente para las Américas de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) que se reune hoy en Panamá.

Panamá dejará de percibir cerca de 6 mil 119 millones de dólares anuales con la imposición de nuevos impuestos y cargos a los pasajeros en tránsito, y perderá un mercado que genera 238 mil empleos directos e indirectos, alerta Peter Cerdá, vicepresidente de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) para las Américas, al indicar los riesgos de dejar de ser competitivos.

El aporte de la industria aérea a la economía local pasaría de 8 mil 500 millones de dólares a 2 mil 381 millones de dólares si se encarecen los costos que hacen del hub de las Américas un centro de conectividad privilegiado en la regional, advierte.

Los empleos del sector se reducirían en 71%, es decir 171 mil puestos de trabajo directos e indirectos menos. Son precisamente esta y otras preocupaciones y desafíos que analizarán representantes de la industria aérea, el sector turístico, hotelero y empresarial, en el foro Aviation Day. Se celebra hoy en la capital del país.

¿Cuánto ha crecido la industria aérea en Panamá?

En Panamá, la aviación aporta directa e indirectamente 238 mil empleos y 8 mil 500 millones de dólares de contribución económica. Equivale al 14% del producto interno bruto (PIB) del país. Según nuestros pronósticos, la aviación en Panamá se duplicará en los próximos 20 años. Esto resultaría en 13 millones de viajes de pasajeros adicionales para 2037. En 2018, para tener una idea, se movilizaron más de 16.2 millones de pasajeros. De cumplirse este pronóstico se espera una contribución de aproximadamente 20 mil millones de dólares al PIB y alrededor de 300 mil empleos adicionales.

¿La IATA cómo ve la expansión del Aeropuerto de Tocumen?

La expansión de Tocumen era necesaria para que Panamá se mantenga competitiva como un importante centro de conexiones. Y es aún más necesaria en esta coyuntura en que sus principales competidores, como los aeropuertos de Bogotá, Lima y Miami, realizan importantes inversiones para expandirse. A pesar de que ha tenido retrasos la T2 [de Tocumen], confiamos en que esté operativa al 100% en el corto plazo. Sin embargo, Panamá debe definir el futuro de Tocumen posterior a esta expansión. Para cumplir los pronósticos de crecimiento en pasajeros es fundamental asegurar los terrenos necesarios para la construcción de una tercera pista, una tercera terminal, y adicionalmente proteger el entorno del aeropuerto existente para evitar que el crecimiento urbano aledaño limite sus posibilidades de expansión.

¿Qué otros retos tiene Panamá en materia aérea?

Panamá es el país con la mayor conectividad de la región. Esto le permite aprovechar los beneficios económicos que la aviación contribuye con el país. Sin embargo, para mantener y aumentar esos mismos beneficios, es fundamental la optimización de su espacio aéreo. Para ponerlo en perspectiva, la situación es similar a la de que Panamá tuviera la cantidad de vehículos que tiene hoy con la red de carreteras existente hace 40 años. Sin esta importante mejora de la infraestructura que busca aumentar de 35 o 40 operaciones por hora a 70 operaciones por hora, Panamá no podrá satisfacer las demandas de capacidad de manera eficiente en el futuro. Para citar un caso de éxito, el Aeropuerto Internacional El Dorado en Bogotá logró aumentar de 65 a 90 el número de operaciones por hora gracias al rediseño de su espacio aéreo, y mejoró así la puntualidad en las operaciones.

Para seguir competitivos, recomendamos desarrollar un plan nacional de aviación civil. Dicho plan debería abarcar diferentes ámbitos, tales como aeropuertos, servicios de navegación aérea, acceso a suministros, como combustible, entre otros.

La infraestructura debe construirse para satisfacer la demanda y ser eficiente en términos de operaciones y costos. Tocumen es y seguirá siendo el principal aeropuerto de Panamá, pero si en algún momento hay suficiente demanda de vuelos a otros lugares, es fundamental que todas las partes involucradas formen parte de un proceso de consulta antes de realizar una inversión.
En aviación el concepto de ‘si lo construyes, vendrán’, no aplica. Por lo tanto, la demanda debe existir antes de invertir en cualquier aeropuerto nuevo o en la expansión del existente.

¿Cómo afectará a la industria la imposición de un peaje al pasajero en tránsito?

Dada la naturaleza altamente competitiva de la aviación, es absolutamente fundamental mantener costos competitivos frente a importantes centros de conexión aérea como Lima, Bogotá, México, Houston, Atlanta y Miami. Ninguno de estos centros de conexión tiene este tipo de cobros.
De ser aprobado, Panamá perderá su competitividad frente a otros centros de conexión de la región, y pondrá en riesgo la enorme contribución económica de la industria en el país.
Se estima que el impacto de esta iniciativa haga que se pierdan dos tercios de la contribución económica de la industria al país y que pase de los 8 mil 500 millones de dólares de aportes actuales a 2 mil 381 millones de dólares [6 mil 119 millones de dólares menos] y de 238 mil empleos a 67 mil.

El anteproyecto de ley dispone este recaudo para otorgar subsidios a las aerolíneas, ¿qué opinan de esta propuesta?

Existen varios esquemas a través del mundo para incentivar a líneas aéreas de operar nuevas rutas. Lo que es raro en el caso de la ley propuesta en Panamá es que la financiación se hace cobrando por los pasajeros que ya viajen en tránsito por el Hub de Las Americas.
Normalmente estos incentivos son manejados por un ministerio o una entidad comercial. Consideramos que los Estados deben dirigir sus esfuerzos económicos a ofrecer productos turísticos que atraigan pasajeros sin necesidad de pagar incentivos que a la larga, encarecen el destino.

Pasajeros en tránsito en la  «T 2», nueva terminal del Aeropuerto de Tocumen. Foto Pastor Morales.

¿Cuáles son las expectativas en la región?

El transporte aéreo aporta, directa e indirectamente con 7.2 millones de empleos y 156 mi millones de dólares en contribución económica en América Latina y el Caribe. En los próximos veinte años, se pronostica que los mercados latinoamericanos crecerán en una tasa compuesta anual de 3.6%, para llegar a un total de 731 millones de pasajeros, que representa 371 millones de pasajeros adicionales anualmente en comparación con las cifras actuales. En Panamá, se estima que la aviación se duplicará en los próximos veinte años. El resto de los países de la región se están alistando para el crecimiento en volúmenes de pasajeros. Sin embargo, estos pronósticos solo se pueden convertir en realidad si el país toma las decisiones correctas.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos