Recuperación en forma de K enriquece a los emergentes ricos

No tiene que buscar más allá de los mercados emergentes para ver pruebas de que la recuperación en forma de K se está consolidando.

Las bolsas y monedas de los países en desarrollo más ricos están superando a los más pobres durante la pandemia de coronavirus, amplificando la desigualdad entre los “que tienen” y los “que no tienen” en la economía mundial. La diferencia podría aumentar si la pandemia conduce a recesiones más profundas en los países menos ricos debido a su menor capacidad para contener el virus.

Un estudio de Bloomberg de 17 mercados emergentes ha encontrado una correlación del 42% entre el producto interno bruto per cápita y el rendimiento de las bolsas desde que comenzó la ola de ventas de riesgo alimentada por el virus el 20 de enero hasta principios de esta semana. La correlación entre el PIB per cápita y los rendimientos de las divisas fue del 31%.

Mientras el virus dure, la divergencia en forma de K continuará, dijo Rob Subbaraman, responsable global de análisis macro en Nomura Holdings Inc. de Singapur. “En el mundo de los mercados emergentes, con una deuda en rápido aumento y profundas recesiones, el coste del pago de la deuda se volverá más oneroso y no podemos descartar algunas crisis financieras o una reestructuración importante de la deuda”.

Los mercados emergentes más ricos han estado en mejores condiciones para recuperarse de la ola de ventas de marzo debido a una tecnología y gobernanza más avanzadas que les han dado una mayor flexibilidad para responder a la pandemia. Han podido limitar el impacto de los cierres y del distanciamiento social, dan respuestas fiscales de mayor alcance y están mejor equipados con los recursos necesarios para frenar el brote, como hospitales, centros de pruebas e instalaciones de cuarentena.

Países como Corea del Sur y Polonia han registrado el menor aumento en los trastornos económicos, según un índice de aislamientos efectivos compilado por Goldman Sachs Group Inc. El indicador tiene en cuenta un conjunto de restricciones gubernamentales que suprimen la actividad y agrega números de distanciamiento social basados en datos de movilidad de Google. Ha habido una correlación negativa del 54% entre los indicadores de Goldman y el PIB per cápita. A su vez, los países con el índice de cierre más bajo han tendido a registrar un mejor rendimiento del mercado de valores y de la moneda.

La división entre ricos y pobres en los mercados emergentes es mayor en Asia. El rendimiento de la renta variable de las cuatro economías con un PIB per cápita superior a US$10.000 el año pasado (China, Corea del Sur, Taiwán y Malasia) ha superado en un 20% al de los países por debajo de ese nivel, como India, Indonesia, Filipinas y Tailandia. Si bien esto se debe en parte a la cantidad de empresas de tecnología que cotizan en bolsa en los primeros cuatro países, también se debe al hecho de que las autoridades allí han podido gastar más para tranquilizar a ciudadanos e inversores.

“No muchos mercados emergentes tienen acceso a tecnología de vanguardia, y continuarán enfrentándose a dificultades”, dijo Tsutomu Soma, que negocia bonos de Monex Inc. en Tokio. “Seguiremos viendo divergencia en los mercados desarrollados y emergentes en el futuro”.

Nota: Simon Flint es estratega de mercados emergentes en Bloomberg News. Las observaciones que hace son propias y no representan recomendaciones de inversión.

Imagen de mohamed Hassan en Pixabay