Papel o plástico, he ahí el dilema