La hora de aprovechar los viajes de lujo

La hora de aprovechar los viajes de lujo

Los operadores turísticos indican que es el momento para aprovechar las ofertas y descuentos en viajes porque pueden desaparecer en la medida que avance la vacunación.

Con las vacunas que prometen destapar la demanda acumulada de viajes, los hoteles y las aerolíneas se preparan para un aumento en la actividad. Pero para los consumidores, justo cuando comienzan las posibilidades de viajar seguro, las ofertas empiezan a desaparecer.

“Si sabe exactamente lo que quiere, será mejor que lo aproveche ahora”, aconseja Paul Tumpowsky, fundador y presidente ejecutivo de la consultora de viajes Skylark, quien pronostica que los grandes descuentos comenzarán a disminuir a medida que se vuelvan a abrir las fronteras y las aerolíneas restauren la confianza de los consumidores.

Sus consejos, al igual que muchos de sus pares en la industria de viajes, varían dependiendo de dónde quiera ir. Pero, en lo que todos concuerdan, es en el impacto del dólar estadounidense.

Estados Unidos condiciona los ingresos del turismo de lujo en tantos países del mundo, que las políticas sobre dónde pueden y no pueden ir los estadounidenses son los mejores indicadores de dónde encontrar grandes descuentos. Apostar a futuros viajes a países que aún están cerrados puede abrir la puerta a las mejores ofertas, aunque con persistentes incertidumbres.

Este es el panorama actual sobre dónde encontrar las oportunidades que quedan, ahora que la promesa de la inmunidad colectiva está a la vista.

Verano en el Caribe

La regla general cuando se busca una oferta: los precios son inversos a la capacidad.

“Mientras los vuelos nacionales han alcanzado mínimos históricos en los últimos 12 meses, como vuelos de ida y vuelta por $198 a Hawái o Alaska [desde ciudades de la costa oeste] y vuelos de ida y vuelta por $120 a las Islas Vírgenes de Estado Unidos”, dice Scott Keyes, fundador de Scott’s Cheap Flights, “los vuelos internacionales a países que están cerrados para los turistas estadounidenses en realidad se han vuelto más caros que antes de la pandemia”.

Entonces, a medida que las aerolíneas aumentan las rutas a mercados abiertos y disponibles para los viajeros estadounidenses (Florida, Hawái, México, el Caribe), ese incremento en el inventario se traduce en tarifas baratas, explica Keyes.

Pero hay un lado negativo: los hoteles en estos mercados se han vuelto más caros o han nivelado su descuento de mitad de pandemia, en respuesta a la demanda.

Lo que ahorrará en un vuelo es mínimo en comparación con los ahorros por noche en la mayoría de los hoteles de lujo, por lo que tiene sentido priorizar las ofertas de hotel en lugar de las aerolíneas. Para eso, busque en el Caribe.

Estados Unidos 2022

Sarah Groen, asesora de viajes de Bell and Bly Travel, cuya clientela está compuesta en gran parte por ejecutivos de capital de riesgo y capital privado, dice que la oportunidad de encontrar una oferta en un hotel de cinco estrellas en Estados Unidos desapareció hace mucho tiempo, particularmente cuando se trata de la clase de resort que está en el desierto, alejado socialmente y extremadamente privado.

“Ranchos de lujo en Estados Unidos, como Ranch at Rock Creek y Brush Creek Ranch, son más caros este año que en el pasado y están muy cerca de estar totalmente ocupados durante todo el verano”, explica. “Otros hoteles de lujo como Amangiri también han seguido aumentando los precios debido a la alta demanda”.

Backlund, de Noble, concuerda, y dice que ha sido difícil convencer a los directores de ventas en Estados Unidos para que se unan a su plataforma, ya que la demanda es demasiado alta para poder ofrecer los requisitos de descuento mínimo de 50% del sitio. “Si nos fijamos en el mercado local estadounidense, esa ventana se ha cerrado. Estos hoteles están operando casi en los niveles de 2019, muchos están a plena capacidad”.

Otoño en Europa... Tal vez

“La carta de triunfo que todos adivinan es Europa”, dice Backlund, quien vive en Noruega. Dado que las vacunaciones se están ralentizando en lugar de acelerarse, y el regreso de los confinamientos en Francia y Alemania, la apertura a los viajes internacionales parece estar descendiendo rápidamente en la lista de prioridades. Pero han surgido excepciones, como Grecia y Turquía.

La falta de opciones claras ha hecho que los expertos en viajes pronostiquen que los precios se dispararán en el Mar Egeo. Pero una vez que haya disminuido la temporada alta de verano, se abran más fronteras y las campañas de vacunación vuelven a la normalidad, puede haber espacio para ofertas de otoño.

Todo el mundo irá a Europa en 2022”, dice Backlund, “pero la gente aún no especula sobre 2021”.

Eso deja a aquellos que ya están en Europa con una oportunidad privilegiada: fácil acceso a las reservas en los hoteles más solicitados del continente y a precios nunca vistos. Todo lo que los estadounidenses realmente pueden hacer es tirar los dados, e intentar asegurar una habitación antes que lo hagan los viajeros con créditos o vales de 2020.

“La tarifa en Le Sirenuse es de $750 en mayo, frente a $1.700 en agosto”, dice Tumpowsky sobre el emblemático bastión del lujo en Positano, Italia. Pero visitarlo en mayo, dice, es muy poco probable. En cambio, intente en octubre, cuando los precios vuelvan a bajar a $1.100. En este momento es fácil cancelar, con reembolsos completos hasta 15 días antes de la llegada.

Pero los vuelos los debe reservar más cerca de la fecha de salida. Los boletos internacionales seguirán más caros hasta que la capacidad se acerque a la normalidad, nos recuerda Keyes, de Scott’s Cheap Flights.

“Las aerolíneas han reorganizado donde vuelan, eliminando la capacidad de las rutas transatlánticas y transpacíficas y agregándola a las rutas nacionales. Como resultado, los vuelos a Asia y Europa son más caros, mientras que los vuelos nacionales son más baratos”, explica. “Ese equilibrio persistirá hasta que las restricciones fronterizas comiencen a desaparecer y los viajes internacionales comiencen a normalizarse nuevamente”.

Foto: Imagen de Emilia_Baczynska en Pixabay en la isla de Rodas, Grecia.