La aviación comercial mundial intenta levantar vuelo, perspectivas 2021

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo señaló que no se puede esperar a la vacuna para reactivar la aviación y mencionan entre los retos evitar que se impongan nuevos costos que impidan a las aerolíneas recuperarse de la crisis por la pandemia.

La crisis generada por la pandemia dejará en la industria aérea este año pérdidas por más de  118 mil 500 millones de dólares, un aumento sustancial a lo inicialmente proyectado en junio pasado de 84.300 millones de dólares, según el informe de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo presentado en la 76 Asamblea Anual que este año se celebró de forma virtual.

Aunque en muchos países del mundo se han aplicado medidas biosanitarias para permitir el retorno seguro de los viajes y se aplican pruebas sistemáticas de Covid-19 como requisito para viajar, la recuperación no llegará tampoco en 2021.

Según la IATA para 2021 las pérdidas netas para las aerolíneas del mundo alcanzarán los 38 mil 700 millones de dólares, igualmente una cifra superior al pronóstico hecho en junio pasado para el 2021 de 15 mil 800 millones de dólares en pérdidas.

“Esta es una crisis devastadora e implacable. Las aerolíneas han reducido sus costes alrededor de
un 45,8%, pero los ingresos han descendido un 60,9%. En consecuencia, las aerolíneas perderán 66
USD por cada pasajero transportado este año, con una pérdida neta total de 118.500 millones de
dólares. Esta pérdida se reducirá de manera significativa alrededor de 80.000 millones de dólares en
2021. Pero perder 38.700 millones de dólares el próximo año no es motivo de celebración.
Necesitamos volver a abrir las fronteras de manera segura y sin medidas de cuarentena para que la
gente pueda volver a volar. Y considerando la fuerte pérdida de liquidez de las aerolíneas, por lo
menos hasta el cuarto trimestre de 2021, no hay tiempo que perder”, dijo Alexandre de Juniac,
Director General y CEO de IATA.

Este año solo habrán viajado en todo el mundo solo 1.800 millones de pasajeros, lo que significará una caída de 60,5% en comparación con los 4.500 millones de pasajeros que viajaron en 2019. Estos datos presentados por la IATA revelan que el movimiento de pasajeros caerá a los niveles que habían en 2003.

El informe de la IATA detalla que para el próximo año se espera que el desempeño financiero de las aerolíneas dé un giro positivo importante, a pesar de seguir registrando pérdidas históricas, que llegarán a los 38 mil 700 millones.

Anticipando la apertura de algunas fronteras hacia mediados de 2021 (tanto por la aplicación de las
pruebas como por una distribución de la vacuna cada vez más amplia), se espera que los ingresos  crezcan hasta los 459 mil millones de dólares (una mejora de 131 mil millones de dólares respecto a 2020, pero todavía un 45% por debajo de los 838 mil millones de dólares alcanzados en 2019).

Sin embargo, los costes tan solo crecerán unos 61 mil millones de dólares, lo que contribuirán a la mejora del desempeño financiero de la industria, aunque las aerolíneas seguirán registrando pérdidas en torno a los 13,78 dólares por pasajero transportado. Hacia finales de 2021 mejoran los ingresos, pero el primer semestre sigue presentándose como un gran desafío para la industria de aerolíneas.

Para 2021 el número de pasajeros crecerá hasta los 2.800 millones (1.000 millones más respecto a
2020), pero todavía 1.700 millones de viajeros por debajo del número de pasajeros que se movilizaron en avión en 2019.

Los rendimientos por pasajeros registran crecimiento plano y el factor de ocupación mejora hasta el 72,7%, frente al 65,5% pronosticado para 2020, aunque todavía muy por debajo del 82,5% registrado en 2019.

“Tenemos en nuestras manos la posibilidad de reactivar los viajes con las pruebas sistemáticas. No
podemos esperar a la vacuna, aunque ya nos estamos preparando para estar listos cuando esté
disponible y llevar a cabo una distribución eficiente. Pero las pruebas son la solución más inmediata
con la que contamos hoy para reactivar los viajes aéreos significativamente. Con 46 millones de
empleos amenazados en el sector de los viajes y del turismo por el desplome de los viajes aéreos,
debemos actuar con celeridad y con soluciones factibles en estos momentos. Disponemos de
pruebas rápidas, precisas y escalables que pueden hacer este trabajo con seguridad. El medio de
vida de millones de personas está en manos de los gobiernos y de las autoridades sanitarias. Los
gobiernos entienden la necesidad de mantener la viabilidad del transporte aéreo; ya lo han
demostrado con la inversión de miles de millones para mantenerlo a flote. Ahora, deben seguir
protegiendo esas inversiones proporcionando a las aerolíneas los medios necesarios para seguir
operando de manera segura”, dijo De Juniac