Fabricantes de paneles solares pierden, pero el mercado crece

(Bloomberg) Los fabricantes de paneles solares tuvieron un horrible 2018, pero sus clientes lo disfrutaron mucho. Los fabricantes de módulos perdieron aproximadamente el 40% de su valor de mercado este año, incluso cuando la cantidad de instalaciones alcanzó otro récord. ¿El problema? La mayoría de los fabricantes tienen que vender módulos solares por debajo del costo para competir con la oferta china.

Esto ayudó a los compradores de energía solar, que en algunos casos ahora es más barata que la energía alimentada por combustibles fósiles.

Después de un cataclísmico 2018, que comenzó con los aranceles de Trump sobre los equipos importados y empeoró cuando China finalizó abruptamente los subsidios para las instalaciones solares, las compañías solares enfrentan 2019 con restricciones de costo continuas, pero con la promesa de una demanda creciente.

«Es un cuento de dos ciudades», aseguró Jeff Tannenbaum, presidente del fondo de cobertura Fir Tree, que vendió el desarrollador solar sPower el año pasado. “Los fabricantes no están ganando tanto por los paneles, pero todos quieren los parques solares. Lo que se está viendo es una industria que ha comenzado a madurar».

Las pérdidas de acciones de este año fueron lideradas por la empresa china Yingli Green Energy Holding Co. y la alemana SolarWorld AG, cada una con caídas de más del 80%.

«China pisó los frenos de la industria e inmediatamente redujimos nuestro pronóstico para el año», afirma Jenny Chase, analista líder de energía solar en Bloomberg NEF.

Su equipo inicialmente pronosticó que China, el mayor mercado y proveedor del mundo, instalaría un récord de 60 gigavatios este año, pero lo redujo a aproximadamente 35 gigavatios en junio.  Señales recientes más esperanzadoras indican que la cifra podría terminar el año en aproximadamente 43 gigavatios, o incluso un poco más.

«Las últimas noticias de China son más positivas, pero los detalles aún no están claros», dijo. Desde los escombros, comienzan a surgir señales de cambio. Cuando los proveedores más apalancados se declararon en bancarrota o dejaron de cotizar en la bolsa, quedaron menos opciones para los inversionistas en busca de ofertas.

Una recuperación reciente en algunas acciones puede ser un signo de eso, señaló Jeffrey Osborne, analista de Cowen & Co., por teléfono. Las instalaciones globales seguirán subiendo durante años, ya que las mismas reducciones de precios que están matando a los fabricantes abren nuevos mercados significativos.

Un grupo de países, aparte de los principales 52 mercados que sigue BNEF de cerca, instalará este año más energía solar que los Estados Unidos por primera vez.

El grupo se disponía a agregar 10.350 megavatios, en comparación con los 877 megavatios de 2017. Parte del motivo del boom: la energía solar es ahora a menudo la nueva fuente de electricidad más barata, especialmente para las regiones de escasos recursos e islas que dependen del diésel o el carbón importado.

«Los precios bajos de los módulos perjudican a los fabricantes, pero pueden ayudar a la industria», aseguró Yuri Horwitz, director ejecutivo del desarrollador de energía limpia Sol Systems.

Si bien las acciones de los fabricantes no parecen reflejarlo, la demanda de las granjas solares que usan sus módulos nunca ha sido más alta. «Creo que estamos cerca del fondo», asegura Cowen Osborne. «Los inversionistas todavía tienen un mal sabor de boca, pero el impacto del gobierno chino y las tarifas ya ha sido absorbido en gran parte».

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos