Exceso de efectivo amenaza con fijar tasas de financiación en 0%

Exceso de efectivo amenaza con fijar tasas de financiación en 0%

Wall Street. AFP


Analistas de Bank Of America señalan que el exceso de efectivo está presionando a la baja las tasas.

Parece poco probable que la cantidad de efectivo que se está vertiendo en los mercados estadounidenses de financiamiento en dólares disminuya en el corto plazo y eso presionará a la baja las tasas a corto plazo hasta el próximo año, a menos que los funcionarios actúen para modificar la situación.

Esa es la opinión de los estrategas de Bank of America Corp., que prevén nuevos aumentos en el uso de la operación de acuerdo de recompra inversa de la Reserva Federal, una herramienta que se ha convertido en una forma habitual para estacionar efectivo. Si bien ofrece un rendimiento absolutamente nulo, la herramienta al menos no cobra a los inversionistas por el privilegio de mantener efectivo allí, que es lo que sucede efectivamente cuando los rendimientos se vuelven negativos.

Eso es algo que ha sucedido en otras partes de los mercados monetarios, donde la abundancia de efectivo reduce los rendimientos de los instrumentos, que van desde acuerdos de recompra hasta letras del Tesoro, en algunos casos por debajo de cero. Y eso, a su vez, ha impulsado la demanda en el programa de recompras inversas, que el miércoles de la semana pasada aumentó a $450.000 millones, la tercera más alta registrada.

“La parte inicial de la curva de Estados Unidos está inundada de efectivo y no se vislumbra un alivio”, escribieron los estrategas de Bank of America Mark Cabana y Olivia Lima en una nota a los clientes. “Es probable que la ola de efectivo de la Fed continúe ahogando cualquier rendimiento inicial importante”.

El exceso de efectivo al inicio de la curva ha sido estimulado por el programa de compra de activos en curso del banco central, comúnmente conocido como flexibilización cuantitativa, así como por la reducción de la cuenta general del Tesoro. Esta última ha sido impulsada por el inminente restablecimiento del límite de deuda, que debe tener lugar a fines de julio, y el flujo de fondos de estímulo pandémico a los contribuyentes. Los pagos de ayuda federal a los municipios estatales y locales también se están sumando al exceso, y eso se está agravando a medida que las restricciones regulatorias alientan a los bancos a rechazar los depósitos, dirigiendo ese efectivo a fondos del mercado monetario.

Los estrategas de Bank of America señalan que si los funcionarios no toman medidas el efectivo continuará acumulándose en el programa de recompra inversa, donde alrededor de las tres cuartas partes del nuevo efectivo han aterrizado desde marzo, según sus estimaciones. Cabana y Lima predicen que el uso podría aumentar a $475.000 millones a fines de este mes, lo que estaría por encima del récord de 2015, y llegaría a más de $800.000 millones a fines de julio.

Esto también significa que, con tasas de interés persistentemente bajas, las oportunidades comerciales al principio de la curva son limitadas. Cabana y Lima están “ahora están menos convencidos” de que habrá un empinamiento de la curva entre septiembre y diciembre para los diferenciales entre los acuerdos de tipos de interés futuros y los swaps de índices a un día, mientras que también esperan que los diferenciales FRA-OIS de marzo de 2022 se ajusten aún más.