El Banco Mundial prevé la mayor caída de remesas de la historia reciente

Se prevé que en 2020 las remesas caerán marcadamente, cerca de un 20 % en todo el mundo, como consecuencia de la crisis económica inducida por la pandemia de COVID-19 y el confinamiento. La caída proyectada, que será la más abrupta de la historia reciente, se debe en gran parte al desplome de los salarios y el empleo de los trabajadores migrantes, que suelen ser más vulnerables a la pérdida de puestos de trabajo y de salarios durante las crisis económicas de los países que los albergan. Según las previsiones, las remesas que se envían a los países de ingreso bajo y mediano caerán un 19,7 % hasta ubicarse en los USD 445 000 millones, lo que representa la pérdida de un flujo de financiamiento vital para muchos hogares vulnerables.

Diversos estudios muestran que las remesas alivian la pobreza en los países de ingreso bajo y mediano, mejoran los resultados nutricionales, se asocian con un gasto más elevado en educación y reducen el trabajo infantil en los hogares desfavorecidos. Una caída en las remesas afecta la capacidad de las familias de gastar en esas áreas, debido a que deben destinar una proporción mayor de sus fondos a resolver la escasez de alimentos y las necesidades de subsistencia inmediatas.

“Las remesas son una fuente de ingresos vital para los países en desarrollo. La recesión económica actual provocada por la COVID-19 está afectando gravemente la capacidad de enviar dinero a los hogares de origen y por eso es aún más urgente que acortemos el tiempo que llevará la recuperación para las economías avanzadas”, sostuvo David Malpass, presidente del Grupo Banco Mundial. ”Las remesas ayudan a las familias a costear alimentos, atención de la salud y otras necesidades básicas. En un momento en que el Grupo Banco Mundial está implementando con rapidez amplias medidas para brindar apoyo a los países, trabajamos también para mantener abiertos los canales de las remesas y resguardar el acceso de las comunidades más pobres a los medios que les permitan satisfacer esas necesidades más básicas”.

El Banco Mundial ayuda a los Estados miembros a hacer el seguimiento de los flujos de remesas a través de diversos canales, así como de los costos y la comodidad del envío de dinero, y de las regulaciones dirigidas a proteger la integridad financiera que afectan los flujos de remesas. Trabaja con los países que integran el Grupo de los 20 (G-20) y con la comunidad internacional para reducir los costos de las remesas e incrementar la inclusión financiera de los pobres.

Se espera que los flujos de remesas se reduzcan en todas las regiones en las que trabaja el Grupo Banco Mundial: la caída más pronunciada se observará en Europa y Asia central (27,5 %), seguida de África al sur del Sahara (23,1 %), Asia meridional (22,1 %), Oriente Medio y Norte de África (19,6 %), América Latina y el Caribe (19,3 %) y Asia oriental y el Pacífico (13 %).

Esta fuerte caída prevista para 2020 se producirá después que las remesas a los países de ingreso bajo y mediano alcanzaron en 2019 la cifra récord de USD 554 000 millones. Incluso con esta merma, se espera que los flujos de remesas cobren aún más importancia como fuente de financiamiento para estos países, debido a que, según las proyecciones, la inversión extranjera directa (IED) caerá todavía más (más del 35 %). En 2019, las entradas de remesas en los países de ingreso bajo y mediano superaron los volúmenes de IED, lo que constituyó un hito importante para el seguimiento de los flujos de recursos hacia los países en desarrollo.

El Banco Mundial estima que en 2021, las remesas se recuperarán y aumentarán un 5,6 % hasta ubicarse en los USD 470 000 millones. Las perspectivas para las remesas siguen siendo tan inciertas como el impacto de la COVID-19 en las perspectivas para el crecimiento mundial y en las medidas implementadas para restringir la propagación de la enfermedad. En el pasado, las remesas han sido anticíclicas: los trabajadores enviaban más dinero a sus hogares cuando sus países de origen experimentaban crisis y penurias. Esta vez, sin embargo, la pandemia ha afectado a todos los países, lo que genera incertidumbres adicionales.

“Es crucial contar con sistemas de protección social eficaces para proteger a los pobres y los vulnerables durante esta crisis, tanto en los países en desarrollo como en las economías avanzadas. En los países anfitriones, las intervenciones del área de protección social también deben brindar apoyo a las poblaciones migrantes”, dijo Michal Rutkowski, director del Departamento de Prácticas Mundiales de Protección Social y Trabajo del Banco Mundial.

El promedio mundial del costo de enviar USD 200 sigue siendo alto: en el primer trimestre de 2020 se ubicó en el 6,8 %, apenas por debajo del valor del año anterior. África al sur del Sahara continuó registrando el costo promedio más alto, cercano al 9 %, a pesar de que los migrantes que se trasladan a otros países dentro de esta misma región constituyen más de las dos terceras partes de toda la migración internacional originada en ella.

“Las medidas rápidas que facilitan el envío y la llegada de remesas pueden contribuir a brindar el apoyo que tanto necesitan los migrantes y sus familias. Entre ellas se incluye la de considerar los sistemas de remesas como servicios esenciales y hacerlos más accesibles a los migrantes”, afirmó Dilip Ratha, principal autor de la reseña y director de la Alianza Mundial de Conocimientos sobre Migración y Desarrollo (KNOMAD).

Tendencias regionales en las remesas

Los ingresos de remesas en la región de Asia oriental y el Pacifico crecieron un 2,6 % y se ubicaron en los USD 147 000 millones en 2019, unos 4,3 puntos porcentuales por debajo de la tasa de crecimiento del año anterior. En 2020, se prevé que estos flujos se reducirán un 13 % como consecuencia de la merma en las remesas provenientes de Estados Unidos, principal fuente de estos envíos en la región. En varios países dependientes de las remesas, como los de las islas del Pacífico, muchos hogares podrían verse en peligro a medida que disminuyan estos ingresos durante el período. En esta región se prevé una recuperación para 2021, con un crecimiento del 7,5 %. Costo de las remesas: El costo promedio de enviar USD 200 a la región de Asia oriental y el Pacifico disminuyó al 7,13 % en el primer trimestre de 2020 respecto del mismo trimestre del año anterior. En los cinco corredores de menor costo de la región, en el cuarto trimestre de 2019 el valor promedio fue de 2,6 %, mientras que en los cinco de mayor costo, el promedio fue de 15,4 %.

Las remesas a países de Europa y Asia central se mantuvieron en niveles sólidos en 2019, pues crecieron cerca de un 6 % hasta ubicarse en los USD 65 000 millones. Ucrania siguió siendo el principal destino de las remesas en esta región, con un volumen récord de casi USD 16 000 millones en 2019. Otras economías más pequeñas dependientes de las remesas, como la República Kirguisa, Tayikistán y Uzbekistán, se beneficiaron particularmente del repunte de la actividad económica en Rusia. Se estima que, en 2020, las remesas caerán cerca del 28 % como consecuencia del efecto combinado de la pandemia mundial de coronavirus y la baja en los precios del petróleo. Costo de las remesas: El costo promedio de enviar USD 200 a la región de Europa y Asia central se redujo ligeramente en el primer trimestre de 2020 respecto del 6,67 % registrado un año antes y se ubicó en el 6,48 %. Las diferencias de costos entre los distintos corredores de la región son significativas: los valores más altos corresponden a los envíos de Turquía a Bulgaria, mientras que los más bajos fueron los de las remesas enviadas de Rusia a Azerbaiyán.

La llegada de remesas a América Latina y el Caribe creció el 7,4 % en 2019 y alcanzó los USD 96 000 millones, aunque el aumento fue dispar en los distintos países de la región. En Brasil, Guatemala y Honduras, fue superior al 12 % en 2019. En Colombia, Ecuador, Nicaragua y Panamá, las remesas crecieron más del 6 %, mientras que las enviadas a Bolivia y Paraguay se redujeron un 3,8 % y 2,2 % respectivamente. Se estima que, en 2020, la llegada de remesas a la región se reducirá un 19,3 %. Costo de las remesas: El costo promedio de enviar USD 200 a la región fue de 5,97 % en el primer trimestre de 2020. En el contexto de la crisis de la COVID-19, los costos de transferir remesas a la región podrían elevarse debido a las dificultades operativas que enfrentan los proveedores de estos servicios (cierre de agentes y de oficinas, acceso al dinero en efectivo, tipo de cambio, seguridad) y al cumplimiento de las normas contra el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo.

Las remesas enviadas a la región de Oriente Medio y Norte de África se reducirán, según las proyecciones, en un 19,6 % en 2020 hasta ubicarse en los USD 47 000 millones, tras el crecimiento del 2,6 % observado en 2019. Esta caída prevista es atribuible a la desaceleración mundial y al impacto de la baja de los precios del petróleo en los países que integran el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG). Las remesas provenientes de la zona del euro también se verán afectadas por la desaceleración económica que se observaba en la zona antes de la pandemia de COVID-19 y por la depreciación del euro frente al dólar estadounidense. Se espera que en 2021 las remesas que recibe la región se recuperen, aunque a un ritmo más lento, cercano al 1,6 %, como consecuencia del moderado crecimiento previsto en la zona del euro y los bajos volúmenes de fondos provenientes de los países del CCG. Costo de las remesas: El costo de enviar USD 200 a la región fue del 7 %, prácticamente el mismo valor que el año anterior, aunque varía marcadamente en los diversos corredores. Para enviar dinero de los países de ingreso alto miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) al Líbano, se sigue cobrando un porcentaje de dos dígitos. Por otro lado, el envío de remesas de los países del CCG a Egipto y Jordania cuesta entre el 3 % y el 5 % en algunos corredores. En el que une Arabia Saudita con Siria, los costos han experimentado una caída abrupta debido a que se atenuó la guerra civil en este último país.

Las remesas que llegan a Asia meridional caerán, según se prevé, un 22 % hasta situarse en los USD 109 000 millones en 2020, tras haber crecido el 6,1 % en 2019. Esta disminución tiene origen en la desaceleración económica mundial provocada por el brote de coronavirus y en la baja en los precios del petróleo. Es probable que la desaceleración económica afecte directamente la salida de remesas desde Estados Unidos, el Reino Unido y los países de la Unión Europea hacia Asia meridional. Por otro lado, la baja en los precios del petróleo afectará los envíos provenientes de los países del CCG y de Malasia. Costo de las remesas: Asia meridional mostró los valores promedio más bajos de todas las regiones, con un 4,95 %. Algunos de los corredores menos costosos presentaron valores inferiores al 3 % establecido como meta en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, probablemente debido a los volúmenes elevados, la competitividad de los mercados y la aplicación de tecnologías. Pero en los corredores más costosos, los valores se ubican muy por encima del 10 % debido a los bajos volúmenes, la escasa competencia y las inquietudes regulatorias. Las regulaciones bancarias referidas a la lucha contra el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo elevan el perfil de riesgo de los prestadores de servicios de remesas y, por lo tanto, incrementan los costos para algunos países receptores, como Afganistán, y para algunos remitentes, como Pakistán.

Las remesas recibidas en África al sur del Sahara mostraron una ligera reducción del 0,5 % en 2019, cuando alcanzaron los USD 48 000 millones. Se prevé que, debido a la crisis de la COVID-19, los flujos de remesas que llegan a la región disminuirán un 23,1 % y se ubicarán en los USD 37 000 millones en 2020, mientras que para 2021 se espera una recuperación del 4 %. Esta caída prevista puede atribuirse a una combinación de factores impulsados por el brote de coronavirus en ciertos lugares de destino clave donde habitan migrantes africanos, entre los que figuran los países de la Unión Europea, Estados Unidos, Oriente Medio y China. Estas grandes economías albergan una gran proporción de los migrantes provenientes de África al sur del Sahara y, en conjunto, representan casi la cuarta parte del total de las remesas que se reciben en la región. Además del impacto de la pandemia, muchos países de la región de África oriental están sufriendo una grave plaga de langostas del desierto que atacan los cultivos y ponen en peligro la provisión de alimentos para las personas que viven en la región. Costo de las remesas: El envío de una remesa de USD 200 a la región costaba en promedio un 8,9 % en el primer trimestre de 2020, lo que representa una leve disminución respecto del 9,25 % registrado un año antes. Los corredores más caros se encuentran principalmente en el sur de África, donde los valores llegaban hasta el 20 %. En el otro extremo del espectro, los corredores menos costosos mostraron un promedio inferior al 3,6 %.