Boeing 747, Airbus A380, ¿el fin de los gigantes del aire?

El 747, una nave mítica de Boeing, vio su lenta agonía acelerarse con la pandemia del coronavirus hasta empujar a British Airways a anunciar, después de otras empresas, la retirada de su flota, al igual que el A380 de Airbus.

El anuncio de British Airways el viernes sigue el ejemplo de Lufthansa en abril, que anunció la retirada de cinco Boeing 747-400, siete A340-600, y seis A380, de una flota de 32 Boeing 747 (de todos los tipos) y 14 aviones A380.
Esta retirada fue precipitada por «el impacto ambiental y las desventajas económicas de este tipo de dispositivo», precisó el grupo.

Air France, que ya había decidido dejar de volar el A380 a finales de 2022 debido principalmente a sus costes de explotación demasiado elevados, aceleró el movimiento con la crisis causada por el coronavirus y la lenta reanudación anunciada del tráfico.

El australiano Qantas aceleró este mes la retirada de sus 747 anunciada el año pasado, y realizó un vuelo de despedida con los últimos tres 747. Los A380 también serán retirados, dijo la compañía.

Doce 747 de los 23 que posee Korean Air circulan actualmente, 11 cargueros y un solo transportador de pasajeros, indicó a la AFP la compañía que no prevé ningún retiro.

En Air India, cuatro 747 se utilizan para transportar personalidades o realizar evacuaciones, afirma una fuente dentro de la empresa.

En diciembre de 2017, Delta Air Lines, la última compañía estadounidense que operaba el 747, lo retiró de su flota de transporte de pasajeros.

«El coronavirus es un acelerador», explica Rémy Bonnery, experto aeronáutico de la firma Archery Consulting. La pandemia paró en seco a la mayoría de los aviones del mundo en el 50º aniversario del 747, un avión del cual 1.571 modelos fueron encargados a lo largo de su historia.

Según él, tanto el 747 de Boeing como el A380 de Airbus, «son mucho más difíciles de gestionar dentro de una flota. No son los aviones más fáciles de llenar, tienen un nivel de consumo superior», comenta.
Lanzado en 1970, el Jumbo Jet de Boeing puede transportar más de 600 pasajeros en algunas configuraciones y el A380 hasta 853.

El ensamblado de un avión 380 de Airbus en la fábrica de Toulouse en el año 2005.

Emirates, el mayor cliente del A380 con sus 115 aviones, anunció que sigue operando el avión que realizó su primer vuelo hace apenas 15 años. Pero el presidente de la compañía, Tim Clark, considera que con la pandemia, un gigante del aire como el A380 verá su fin.

Por su parte, Airbus anunció en febrero de 2019 la parada de entregas para 2021 del A380, con 251 unidades encargadas por 14 clientes, mientras que Bloomberg afirmó, a principios de julio, que el último 747-8, última versión del Jumbo estadounidense que interesa sobre todo en versión de carga, debería salir de la fábrica de aquí dos años, sin confirmación del fabricante.

A pesar de sus detractores, el mítico avión de Boeing todavía puede contar con el apoyo del presidente de Estados Unidos y su Fuerza Aérea Uno.

La Casa Blanca está a la espera de dos 747-8, más grandes, más modernos, más rápidos y que consumen menos combustible que los actuales 747-200, de 30 años de antigüedad y que cuestan 180.000 dólares por hora.