Bancos de Estados Unidos podrían eliminar 200 mil empleos en una década

Bancos de Estados Unidos podrían eliminar 200 mil empleos en una década

Es probable que los recortes en la industria financiera y los bancos de Estados Unidos se aceleren a medida que la economía se reabre tras la pandemia de covid-19 Imagen de Felix Dilly en Pixabay


La creciente competencia de las fintech, las empresas de tecnología y las minoristas obligan a los bancos a mejorar su productividad.

Los bancos estadounidenses podrían reducir hasta 200.000 empleos en la próxima década mientras intentan aumentar la eficiencia para competir con las fintech y otras empresas emergentes que invaden su territorio, según Wells Fargo & Co.

Es probable que los recortes se aceleren a medida que la economía se reabre tras la pandemia de Covid-19 y las condiciones se normalicen, dijeron analistas de Wells Fargo liderados por Mike Mayo en una nota, y agregaron que “esta será la mayor reducción en la plantilla de los bancos de Estados Unidos en la historia”. Los bancos tienen pocas opciones más que mejorar la productividad frente a la creciente competencia de las fintech, las empresas de tecnología y las minoristas, dijeron.

Las instituciones no bancarias que ofrecen productos en línea de menor costo han quitado participación de mercado a los prestamistas tradicionales de forma sostenida, y los esfuerzos se intensificaron durante el año pasado a medida que la pandemia empujaba a los consumidores a opciones digitales. A principios de este año, Walmart Inc. contrató a un par de los principales banqueros de Goldman Sachs Group Inc. para dirigir su incipiente startup de tecnología financiera, una medida que atemorizó a Wall Street. Los principales prestamistas han suplicado a los reguladores que detengan los esfuerzos de los minoristas y de las nuevas empresas para ofrecer los productos bancarios centrales.

Las medidas finalmente mejorarán la productividad al tiempo que los bancos se vuelvan más eficientes con menos niveles de administración, dijo Mayo. Eso les permitirá mantenerse al día con los competidores, en un intercambio de capital por mano de obra que conduce a reducciones de 100.000 a 200.000 durante la década.

Es probable que las sucursales continúen cerrándose y que muchas de las que fueron cerradas por la pandemia no se vuelvan a abrir. El empleo por sucursal también probablemente caerá en medio de más opciones de autoservicio, dijo Mayo. Si bien la pandemia aumentó el personal en aproximadamente un 2%, ya que los bancos se ocuparon de los empleados y se comprometieron a no reducir empleos, es probable que la tendencia a corto plazo se revierta, dijo.

Mayo dijo que el impulso hacia una mayor eficiencia podría terminar obligando a una menor proporción de personal a asumir más carga de trabajo, al tiempo que se reduce la distancia entre los empleados de nivel más bajo y los altos ejecutivos.

“Lo que se está viendo son estructuras organizacionales más planas y la eliminación del modelo piramidal, mayor responsabilidad y más expectativas de que cada empleado generará más ingresos o mayor eficiencia”, dijo Mayo.