Abogan por viajes sin cuarentena para impulsar el turismo mundial

La pandemia le dio una estocada a la industria turística mundial que retrocedió 30 años, según estimaciones de la Organización Mundial del Turismo (OMT) que proyectó un descenso de entre 70% y 75% de las llegadas internacionales en su conjunto al cierre de 2020.

“Con 1,000 millones de llegadas menos de viajeros y una pérdida aproximada de 1.1 millón de millones de dólares en ingresos provenientes del turismo internacional. Dicho desplome en el turismo como consecuencia de la pandemia podría resultar en una pérdida económica de 2 millones de millones de dólares en el producto interno bruto mundial”.

Zurab Pololikashvili, secretario General de la OMT, en un mensaje en diciembre sostuvo que contar con protocolos de viaje armonizados y coherentes es esencial para restablecer la confianza en los viajes internacionales y poner de nuevo en marcha el turismo.

La organización al igual que la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) aboga por eliminar las barreras para los viajes y evitar las cuarentenas innecesarias.

“Es tiempo ya de reconsiderar las normas sobre las cuarentenas para los turistas y de aprovechar la innovación y las nuevas soluciones para realizar pruebas a los viajeros antes o después de sus viajes.

Además, las restricciones a los viajes deben suavizarse o eliminarse de manera responsable y coordinada tan pronto como sea seguro y factible”.

Para la OMT, la llegada de las vacunas a varios países es positivo, pero consideran que “el reinicio del turismo no puede esperar a que las vacunaciones masivas se hagan una realidad.

«En los últimos meses, hemos conseguido que los dirigentes políticos y empresariales nos escuchen e introduzcan el turismo en sus planes. Hemos hecho hincapié en la importancia del turismo para casi todos los ámbitos de nuestras sociedades, y ese mensaje se ha amplificado recientemente gracias a nuestra alianza con la CNN y se ha reforzado mediante visitas presenciales de alto nivel a los Estados Miembros, entre ellos Portugal, Túnez, Namibia, Brasil, Uruguay, Egipto, Italia, Francia, Bélgica y Arabia Saudita», destacó el secretario general de la OMT.

El Comité Mundial de Crisis para el Turismo indicó que la prevalencia de la Covid-19 en los viajeros se estima inferior a la prevalencia entre la población en general o entre los contactos de casos confirmados.

Por lo que señalan que «los viajeros no deberían considerarse como grupo de alto riesgo y deberían estar sujetos a las mismas regulaciones o recomendaciones que la población local de su destino».

Por lo que insisten en que en la situación epidemiológica actual, no se recomienda la cuarentena ni la realización sistemática de pruebas para detectar el SARS-CoV-2 entre los viajeros aéreos.

En tal sentido el Comité Mundial de crisis para el Turismo plantea:

  1. Apoyo a la OMS en sus esfuerzos por trabajar con las partes para actualizar y revisar las orientaciones basadas en datos empíricos para los viajes internacionales en consonancia con el Reglamento Sanitario Internacional y las disposiciones centradas en ofrecer orientación para que se adopten enfoques efectivos, coherentes y basados en los riesgos (donde se incluye un uso certero de los diagnósticos y el acortamiento o la supresión de las cuarentenas) que tengan en cuenta los niveles de transmisión, la capacidad de respuesta en los países de origen y destino y las consideraciones específicamente vinculadas a los viajes.
  2. El establecimiento de indicadores de evaluación de riesgos con base empírica e internacionalmente acordados y su armonización entre los países, como es el caso del sistema de semáforos de la Unión Europea.
  3. Que los países se aseguren de que las medidas que afectan al tráfico internacional estén basadas en riesgos, tengan base empírica, sean coherentes y proporcionadas y se enmarquen en plazos temporales.
  4. La aplicación de la guía de despegue del grupo CART de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y del manual sobre realización de pruebas y medidas transfronterizas de gestión de riesgos.
  5. La intensificación de la coordinación para garantizar una definición a tiempo de principios y protocolos comunes y armonizados en relación con los certificados de vacunación y los viajes internacionales