Sector hotelero pide no improvisar y tomar medidas concretas para reactivar la industria turística

El sector hotelero panameño se prepara para el reinicio de sus actividades y realizó un diagnóstico de los retos que tienen para mantener el empleo y hacer más atractivo al país.

La reactivación del sector turístico demanda de una planificación eficiente y no de improvisaciones, coincidieron voceros del sector hotelero panameño, en un foro organización por el Instituto Técnico Superior Especializado (ITSE) como parte de la semana turismo 2020 que se realizó a través de foros virtuales.

Armando Rodríguez, presidente de la Asociación Panameña de Hoteles, señala que como sector han estado muy afectados tanto por la falta de promoción internacional como por otros factores lo que llevó a una caída de la ocupación hotelera acentuada entre 2010 y 2018.

«Ahora con el Covid-19 vamos a tener muchos retos. Al turismo no se le ha dado la importancia que tiene de un aporte de alrededor de 4 mil millones de dólares al producto interno bruto y hasta 100 mil empleos directos e indirectos, por eso tenemos un reto muy grande para reactivar el turismo», dijo Rodríguez.

Sostuvo que una de las ventajas que ofrece el país y la ciudad de Panamá en específico es la gran infraestructura hotelera que se tiene. «Se debe preservar la infraestructura y la capacidad de generar divisas para el país y crear empleos».

Precisó el presidente de Apatel que una vez que se reinicie la actividad hotelera, no se podrán abrir todos los hoteles al mismo tiempo, será un reinicio gradual de las operaciones y dependerá de la demanda de turistas y viajeros internacionales. «No tenemos como país la capacidad de llenar esos hoteles. Los hoteles necesitarán una cantidad de trabajadores para reiniciar esas operaciones graduales».

Indicó que el sector hotelero requiere un plan de refinanciamiento de la deuda que se tiene con la banca de alrededor de más de 700 millones de dólares.

Armando Rodríguez, sostuvo que al no abrirse antes los vuelos internacionales, se ha retrasado la promoción de los paquetes turísticos y la planificación de viajes.

«El turismo no se puede improvisar, se tiene que planificar. Los hoteles necesitamos con cuánto personal se va abrir, por eso el tema laboral es importante para salvar la empleomanía». 

Indicó que es fundamental definir la promesa turística y la marca país.

Carlos Diago Heilbron, Gerente General de Hotel Decameron Panamá, indicó que en una primera fase se concentrarán en el mercado local para promover el turismo interno. Sostuvo que uno de los retos será en materia laboral para que los trabajadores regresen de forma segura y cumpliendo con todos los protocolos sanitarios.

«Garantizamos que se va a guardar el protocolo sanitario, todas nuestras instalaciones serán sanitizadas, y se mantendrán el distanciamiento social entre las personas», mencionó Diago.

Igualmente indicó que cómo hotel han comenzado una estrategia de mercado y ventas con promociones importantes y relevantes incluso para el sector de la salud. «Estamos ahora en proceso de abastecimiento de alimentos e insumos para prepararnos para el reinicio».

En el caso de la industria de la aviación, se espera que los vuelos domésticos reinicien el próximo 28 de septiembre, mientras que los internacionales serán el 12 de octubre.

Lucas Castrellón, gerente de relaciones con la industria de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) para Centroamérica, Ecuador y Venezuela, sostuvo que el valor de la Aviación en Latinoamérica y el caribe es de 167 mil millones de dólares en aportes al producto interno bruto y la generación de más de 7.2 millones de empleos directos e indirectos.

Destacó que el transporte aéreo en la región es esencial. Pero indica que el Covid-19 ha puesto en riesgo 4.1 millones de empleos y un pérdida de ingresos de más de 98 mil millones de dólares en aportes al PIB.

Indicó que hasta septiembre los vuelos estaban en 50% de operatividad en comparación con el año pasado. «La industria muestra una leve recuperación», indica Castrellón al referir que hay aerolíneas de la región como Avianca, Aeroméxico y Latam se hayan acogido a la ley de reestructuración de Estados Unidos.

Las estimaciones de la IATA indican que los niveles de pasajeros que se tenían antes de la pandemia, no volverán hasta 2024.

Resaltó Castrellón que tanto en Panamá como en los principales aeropuertos de la región ya se acordado el plan de reanudación armonizado de las operaciones con medidas de bioseguridad y de forma ordenada en asesoría con los gobiernos, la Organización Mundial de la Salud y las organizaciones de la aviación y los aeropuertos.

El gerente del Aeropuerto Internacional de Tocumen,  Raffoul Arab, destacó que estos meses de paralización de la aviación comercial, la terminal se ha adecuado para los vuelos humanitarios y cumplir con las normas de bioseguridad para ahora estar preparados para el reinicio de las actividades regulares. 

Reconoció que la situación ha sido difícil pues han tenido que sobrevivir con una fuerte caída del ingreso, lo que los llevó a priorizar gastos del aeropuerto, compras y a realizar una reingeniería de las proyecciones de la empresa. Sostuvo que se tomaron algunas acciones como la reparación y rehabilitación de más de mil metros cuadrados de pista de la terminal aérea.

El gerente de Tocumen indicó que uno de los retos es devolverle la confianza a los viajeros, fomentar el turismo y volver a atraer las aerolíneas del mundo a Panamá. «Todos estamos esperando la apertura de los vuelos internacionales y estamos listos y preparados, sabemos que será gradual el regreso de los viajeros».

Nathalie Mora, gerente de ventas de Copa Airlines, expresó que han retomado gradualmente las operaciones con cerca de 50 vuelos semanales con una visión conservadora tomando en cuenta las restricciones que aun existen en varios mercados. Recordó que antes e la pandemia la aerolínea operaba con 2,500 vuelos semanales. En el tiempo de suspensión de los vuelos comerciales se han operado vuelos humanitarios para repatriar a cerca de 13 mil personas en más de 130 vuelos.

Mora comentó que ahora con el reinicio del mini hub de conexiones han logrado reactivar algunas rutas y han tomando en consideración la aplicación de estrictas normas sanitarias en todas las etapas del vuelo tanto en el chequeo, abordaje y durante el vuelo así como los cuidados y las medidas de bioseguridad y limpieza de las aeronaves.

Destacó que a partir del 28 de septiembre reiniciarán lo vuelos a David, Chiriquí para fomentar el turismo local. 

María Lourdes Peralta, gerente educativa del ITSE, indicó que al conocer los retos que tiene el sector turístico, hotelero y de la aviación, la institución se compromete a formar el recurso humano que requieren para apoyar a la reactivación económica. «Cuenten con el ITSE como un socio estratégico para aportar al sector».

 

 

Los tour operadores indicaron que la clave es ofrecer un servicio diferenciador y personalizado.  Precisan que con la pandemia muchas agencias de viaje optaron por devolver los depósitos a los clientes para preservar esa relación con el turista y otros flexibilizaron sus normas. «Ahora que estamos haciendo énfasis en el turismo interno, es fundamental no solo ofrecer los productos de playa, lo fundamental es conocer bien el producto», destaca Enrique Pesantez.

Recomienda no vender por vender, sino conocer bien los lugares y los atractivos que tiene Panamá para promover adecuadamente lo que se va a ofrecer.

Alexis Zapata, presidente de la Asociación Panameña de Operadores de Turismo (Apotur), destacó que Panamá al ser un multidestino ofrece una gran oportunidad de productos y servicios. Sin embargo, considera que hay factores que le restan competitividad como los precios de los boletos aéreos. Igualmente indica que el país es un destino de paso y no de destino final. «Es el momento para hacer el cambio que no seamos un destino de paso, sino un destino final, hay muchos atractivos para que las personas no solo se queden dos noches, sino hasta 10 noches».

Reconoce que hay un tema del tipo de cambio, pero considera que se puede hacer un esfuerzo por atraer turistas latinoamericanos porque hay un ansia de viajar y conocer. Insistió en la necesidad de que se continúe y se garantice la promoción de Panamá en el exterior.

Foto principal de esta nota:  Roberto Cisneros/La Prensa