Presumen que nuevo pasaporte es más estético y seguro

La segunda generación de pasaportes electrónicos panameños empezará a emitirse entre finales de junio y principios de julio. La Autoridad de Pasaportes de Panamá pondrá en circulación alrededor de 600 mil documentos de esta categoría y a los cuales Gisela Chung, directora de la institución, cataloga como los más seguros de América Latina.

Y pueden ser los de mejor concepto estético del país si se tienen en cuenta pasaportes expedidos con anterioridad, como aquel con imágenes de unidades de Metro Bus o de la línea 1 del Metro insertadas en las páginas de los visados.

El pasaporte nuevo aumenta los instrumentos de prevención contra el fraude y las falsificaciones en comparación con el primero de índole electrónica, emitido en Panamá hace cinco años. Contiene 102 medidas de seguridad en comparación con las 34 del anterior. Las medidas se subdividen en tres categorías: la número uno utiliza mecanismos fáciles de observar a primera vista. La dos se verifica a través de rayos ultravioleta. “La tres resulta de sistemas sobre los que generalmente trabajan las empresas especializadas, las cuales incorporan tales mecanismos durante la impresión de las libretas. Estos no se divulgan por razones de seguridad”, apunta Gisela Chung.

En consonancia con la primera serie de pasaportes electrónicos, el nuevo también incorpora un chip en la portada. Este dispositivo tendrá más capacidad para resguardar información y estará acorde con las visas electrónicamente emitidas por países que apuntan a la digitalización de sus procesos administrativos.

Aunque son más de 100 las medidas de seguridad, algunas de ellas casi tan invisibles como un átomo, Gisela Chung menciona varias para demostrar los avances del documento. En una de las páginas aparece el holograma de un barco atravesando las aguas del Canal. La nave se mueve en la medida en que se mueva el pasaporte. Un rayo ultravioleta determinará la veracidad de la imagen, como también podrá hacerlo con las líneas onduladas que parecen olas trazadas a lo largo de la contracarátula. En cada hoja cambia la numeración de las páginas de visados y de entrada y de salida de Panamá y de otros países.

“Los procesos de fotografías de los usuarios y la inscripción de sus datos generales en el documento se realizan con máquinas láser. Estas informaciones deben coincidir con aquellas otras dispuestas más abajo y que son una serie de diagramas o letras que se leen en todos los aeropuertos del mundo”.

Concepto estético

El diseño gráfico de las nuevas libretas concilia la identidad de los panameños con el país. Al fin y al cabo el estilo es el hombre, y el pasaporte termina siendo la carta de presentación de cualquier persona en el exterior. Como si fuera un relato sobre Panamá y su principal activo logístico, aparecen líneas azules serpenteadas que suben y bajan en la medida en que se pasan las páginas. Son un homenaje a las esclusas del Canal.

Cada página lleva además una imagen representativa de una región del país. Está la ilustración de las infaltables esclusas. La universal pollera panameña. Chiriquí se representa con un cafeto. Bocas del Toro, con una tortuga. Herrera es una flor del Espíritu Santo. Santiago se manifiesta mediante la Escuela Normal. Coclé se ilustra con un sombrero pintao. Colón aparece con las ruinas de Portobelo. Darién es un tucán con su pico en forma de cuchillo. Los 500 años de la capital del país se conmemoran mediante el dibujo de Panamá La Vieja. “Quisimos elaborar un documento que llevara a los panameños a decir: Esta es mi tierra”, complementa Gisela Chung.

La funcionaria considera que el país obtuvo “un excelente precio” para la renovación de sus pasaportes. La institución a su cargo realizó una licitación por un valor en torno a los 10 millones de dólares. Ninguna firma panameña se presentó al concurso debido a que en nuestro país “no hay empresas que cumplan las numerosas especificaciones técnicas de la nueva libreta”. Concursaron nueve compañías extranjeras, y la propuesta ganadora estipuló un precio de 6 millones de dólares.

El proceso requirió la capacitación técnica de personal de la entidad panameña y la instalación y adecuación de los equipos para hacer las emisiones. Los pasaportes expedidos anteriormente mantendrán su vigencia hasta su fecha de vencimiento. “Como país, debemos ir revisando el manejo de las huellas digitales y de la identificación facial”, plantea Gisela Chung.

Dentro de unos años, dicen los futurólogos, el pasaporte será el iris del ojo o los rasgos faciales de los viajeros. Habrá desaparecido entonces el pasaporte de papel. Mientras pasa el tiempo, a disfrutar de la libreta próxima a emitirse en la Autoridad de Pasaportes de Panamá.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos