Panamá no es ajeno al impacto económico del coronavirus

Usuarios de la ZLC temen que la epidemia afecte el flujo comercial de mercancía y se desactualicen los inventarios. Y los operadores turísticos prevén que el temor de viajar contagie a los visitantes de Asia.

China es el gran productor global: suministra tecnología, ropa y calzado, envases de plástico, juguetes, electrodomésticos y otros artefactos, alimentos, además de piezas y repuestos, insumos y materia prima. Y la Zona Libre de Colón (ZLC) nutre gran parte de su inventario con productos elaborados en Asia. Luego China representa un comercio importante para esta área.

Daniel Rojas, presidente de la Asociación de Usuarios de la ZLC, sostiene que gran parte del inventario de muchos de los comercios procede de China.  “Tenemos un comercio constante y fluído con China: el 80% de los productos son de allá. El aislamiento y la emergencia provocados por el Coronavirus llevaría a muchos comerciantes que van a ferias en China, a suspender sus planes de viaje en marzo y mayo, si no se detiene rápidamente la propagación del virus”, anticipa Rojas.

Agrega que al perderse los encuentros de negocios, los comerciantes se desactualizan respecto de las novedades en los mercados, y corren el riesgo de no hacer sus pedidos a tiempo.

El comercio ida y vuelta con China y la ZLC puede sumar entre $10 mil millones y $15 mil millones. Según la Contraloría General de la República, de enero a septiembre de 2019 las importaciones de China hacia la ZLC rebasaron los $3 mil 314 millones.

“No contamos con suficiente inventario. Muchos comerciantes tienen como hábito irse hasta más de un mes a China, para recorrer estas ferias. Una de las más famosas y esperadas es la de Cantón”, apunta el agremiado.

Giovanni Ferrari, administrador de la ZLC, cifra sus expectativas en los esfuerzos desplegados por China para contribuir a la erradicación del virus. Este agremiado recuerda la unión de Panamá con China, la cual se extiende a lazos diplomáticos y de colaboración internacional, desde hace mucho tiempo.

“Ellos pueden vencer este desafío en el menor tiempo posible. Si bien hay herramientas tecnológicas que facilitan el comercio, el contacto personal es clave para las transacciones comerciales. Esperamos que esto se solucione oportunamente y retomemos el rumbo normal del comercio global, incluyendo las visitas a las ferias en China”, dice Ferrari.

149.7 Millones.

Los chinos hicieron casi 150 millones de viajes al extranjero en 2018, casi diez veces los 16,6 millones realizados en 2002, según cifras del ministerio de Turismo. En 2019 viajaron al extranjero más de 149.7 millones de chinos.

Germán Núñez, CEO de Allchina, empresa radicada en China y encargada de asesorar y representar comerciantes latinoamericanos en ese país, valora el impacto real en materia económica para el mundo.

Destaca la paralización de la producción de fábricas chinas, y que se vieron obligadas a extender las vacaciones colectivas de sus trabajadores para solo reanudar actividades a partir del 10 de febrero, aunque puede prorrogarse por más tiempo.

“Muchas fábricas están vendiendo la mercancía en inventario que quizá no tenga las especificaciones requeridas por comerciantes. Pero esta es una solución a medias”.

Otra medida es retrasar los pedidos o acudir a países emergentes, por ejemplo Turquía, Vietnan, India o Bangladés. “Generalmente las grandes marcas tienen fábricas en varias partes. Lo que puede pasar es que nos lleguen a la ZLC productos de otras partes del mundo”.

Precisa que en este momento para China es prioridad la salud, confía en una solución. “El mensaje para empresarios y clientes es que tengan confianza y seguridad en que esto se solventará. Cuando se reinicien las actividades las industrias serán capaces de doblar esfuerzos para producir con rapidez y estar al día”.

$55,000 Millones.

Según el Consejo Mundial de Viajes y Turismo, el impacto económico global del virus H1N1 fue de unos $55 mil millones.

Óptica turística

El presidente de la Asociación Panameña de Hoteles, Armando Rodríguez, detalla que aunque no es mucho el volumen de turistas procedentes de China, el impacto en la industria turística es latente.

Cuando se generan alarmas mundiales, los viajeros tienen a postergar sus decisiones de viajar.  “Esta situación contrae el deseo de viajeros a realizar planes vacacionales por el riesgo intrínseco. Esto nos afecta en la medida que hay alerta de contagio en países cercanos a China”, expresa Rodríguez.

Ernesto Orillac, presidente de la Cámara de Turismo de Panamá, no anticipa una afectación en el flujo de turismo receptivo de viajeros de China hacia Panamá. Es poca la cantidad de visitantes en comparación con Norteamérica, Suramérica y Europa.

Pero siendo Panamá un hub aéreo, las conexiones comienzan a afectarse. Aerolíneas que conectan con Asia a través de Estados Unidos y Europa dejaron de movilizar pasajeros. Lufthansa, Airchina, American Airlines, Iberia, United o Delta, que vuelan a Panamá, suspendieron sus rutas con China y dejaron al istmo sin un puente aéreo indirecto con el país asiático.

Algunos anticipan el pico de la epidemia en marzo, por lo que la suspensión de los vuelos expira a finales de abril.

El Consejo Mundial de Viajes y Turismo recordó aquellos casos que demostraron que clausurar aeropuertos, suspender vuelos y cerrar fronteras genera un efecto económico mayor que la propia epidemia.