Carreras más cortas y en áreas técnicas, entre las tendencias de la educación superior en medio de la pandemia

El nuevo escenario mundial nos ha colocado frente a un claro desafío, la formación del talento humano local que supla la demanda del sector productivo para hacerle frente a la competitividad.

Ante esta preocupación, Adriana Angarita, presidenta de la Asociación de Universidades Particulares de Panamá AUPPA, sostiene que para  impulsar la reactivación económica y la transición hacia los nuevos modelos de negocios que posicionen a Panamá como líder regional, se requerirá de un capital humano con las competencias y destrezas que demandará el nuevo entorno de negocios.

Menciona que se requerirá personal capacitado y profesionales para la implementación de proyectos estratégicos nacionales, como la reinvención del sector agropecuario, el desarrollo de los Hubs estratégicos (logístico, digital, agroalimentario, farmacéutico y humanitario), las Alianzas Público-Privadas regionales y el desarrollo de nichos de mercados altamente sofisticados, como las Fintechs y la inteligencia artificial.

“¿Qué se debe hacer para que el país salga adelante? y ¿cómo podemos reactivar la economía? Nuestro sistema educativo ha sido históricamente lento para reaccionar a los cambios en las necesidades de competencias por parte del sector productivo. En ese contexto, es necesaria la eliminación de los trámites burocráticos para la aprobación de los programas en educación superior que den respuesta ágil a las cambiantes necesidades del mercado», indica Angarita.

Igualmente precisa que los jóvenes deben formarse en las áreas que Panamá necesita en este momento y para ellos estamos en la obligación de presentar ofertas formativas rápida y efectivamente.» Sin embargo, siguen detenidos los procesos de aprobación de nuevos programas, es decir que no podemos ofertar ninguna carrera nueva desde 2019. El proceso de aprobación es muy burocrático, toma demasiado tiempo, pero además hoy está oficialmente detenido y eso nos preocupa profundamente”, manifiesta Adriana Angarita, presidenta de la Asociación de Universidades Particulares de Panamá AUPPA.

Los jóvenes deben formarse en las áreas que Panamá necesita en este momento. Foto: Roberto Cisnero.

A su juicio es fundamental eliminar la burocracia y asegurar los tiempos establecidos en la ley para la aprobación de programas en educación superior, que realmente permitan contribuir con educación de calidad a una población estudiantil de 67 mil estudiantes de las universidades privadas.

La presidenta de la Asociación de Universidades Particulares de Panamá AUPPA indica que la tendencia se inclina a que las carreras del futuro serán cortas, enfocadas especialmente en las áreas técnicas y muy en función de los nuevos requerimientos del sector productivo, particularmente ante los profundos cambios que traerá la nueva normalidad luego de la pandemia de la Covid-19.

«Las nuevas tendencias laborales requerirán el desarrollo de competencias, como Emprendimiento, agilidad, adaptabilidad y mentalidad de servicio, competencias digitales, alimentación, Teletrabajo y negocios desarrollados desde el hogar, salud e higiene, comercio electrónico, nuevos modelos de distribución y logística, tecnologías de la información y Robótica».

En el futuro, continuará la tendencia a la contracción del empleo asalariado y el aumento del emprendimiento, por lo que la capacidad para adaptarse, emprender y automotivarse serán condiciones indispensables para el éxito.

Actualmente, las universidades han aplicado sus programas de educación virtual de manera eficiente, lo que ha permitido que la educación superior se mantenga en pie. “Los modelos de negocios de las empresas han cambiado. Tendremos que dinamizar nuevos negocios con un componente digital importante, por ello debemos incorporar programas nuevos que capaciten al recurso humano que va a ser necesario en la nueva normalidad”, enfatizó Angarita.

Foto principal: Roberto Cisneros.