La decisión primera del gobierno entrante

Las aguas recuperan su calma tras la decisión electoral del pasado domingo. El gobierno entrante inicia su luna de miel diciendo cuáles medidas pondrá en marcha para cumplir los anuncios de campaña. Sin embargo, los electores insisten en esta pregunta: ¿Por dónde empezará la gestión prioritaria de la nueva administración? La respuesta está al alcance de todos los panameños, empezando por el mandatario electo.

Un documento que rueda desde hace un tiempo entre la ciudadanía tiene la virtud de convertirse en una brújula del gobierno siguiente. Se trata de un estudio presentado en 2016, aunque de plena vigencia, por el Instituto de Gobierno Corporativo Panamá y en el cual se miden el grado de transparencia y las prácticas administrativas de cinco entidades estatales clave para el desempeño del país: el Aeropuerto Internacional de Tocumen, el Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales, la Empresa Nacional de Autopistas, la Empresa de Transmisión Eléctrica y el Metro de Panamá.

Carlos Barsallo, abogado experto en gobierno corporativo.
Carlos Barsallo, abogado experto en gobierno corporativo.

“Son compañías cuyo propietario total o parcial es el Estado”, específica Carlos Barsallo, abogado experto en transparencia, gobierno corporativo y supervisión de entidades financieras. “Según la ley de presupuesto, en Panamá funcionan 15 de este tipo de entidades. El estudio tomó en cuenta solo estas cinco debido al impacto que tienen en la gran mayoría de los habitantes”, profundiza Barsallo. Salvo el aeropuerto de Tocumen, utilizado por unos 500 mil panameños, las demás empresas atienden diariamente a millones de personas.

El estudio dictaminó un cumplimiento promedio de 28% en las 5 entidades respecto de 100 indicadores extraídos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y para ello el instituto panameño contrató por su cuenta y sin vinculación alguna con las empresas objeto del análisis, a Richard Frederick, un exfuncionario del organismo aludido cuando allí se elaboraban las reglas iniciales concernientes a gobierno corporativo de las empresas estatales.

Los índices temáticos del análisis están contenidos en los cinco capítulos de Responsabilidades de la junta directiva; Papel de Estado como propietario; el Mercado; Partes interesadas y negocios responsables; y Transparencia y divulgación. Frederick realizó el estudio a partir de la información publicada por las entidades en sus páginas web y entrevistó a sus gerentes por vía telefónica o mediante la plataforma Skype.

“El Instituto de Gobierno Corporativo debe contactar a las nuevas autoridades para que conozcan el estudio, que tiene además recomendaciones acerca de qué debe hacerse en las instituciones, cómo se llevan a cabo las mejoras y a quién le corresponde”, pondera Barsallo. Según el experto, los resultados del buen gobierno empresarial se aprecian en la mejoría de los índices de gestión de las corporaciones y por ende en el aumento de los rendimientos, con decisiones que en definitiva le proporcionarán un mayor bienestar a la población.

Maruquel Pabón, integrante del Instituto de Gobierno Corporativo.
Maruquel Pabón, integrante del Instituto de Gobierno Corporativo.

“Estamos contactando de nuevo a Richard Frederick para hacer una actualización del estudio”, comenta Maruquel Pabón, integrante de la nueva junta del Instituto de Gobierno Corporativo de Panamá junto con Carlos Barsallo. La abogada destaca la importancia de esta primera actualización, dada la exigencia de los electores de iniciarse una lucha frontal contra la corrupción, en una época en la que el país cayó en la cuenta de que los recursos públicos son finitos. Basta ver el estado de los recursos hídricos en un Estado dependiente del agua por partida doble. El recurso es vital para los habitantes, pero también para la industria logística.

“Estos cambios requieren voluntad tanto de la ciudadanía como de las autoridades responsables de las cinco empresas estatales, y de aquellas otras vinculadas directamente con ellas, como es el caso de varios ministerios”, sostiene Maruquel Pabón.

Una prueba de los progresos a partir de la primera evaluación se aprecia en la promulgación de la norma destinada a aumentar gradualmente la presencia de las mujeres en los directorios de las empresas estatales. “El estudio menciona, sin criticarlo, el hecho de que era raro encontrar mujeres en esos cuerpos colegiados”, recuerda Barsallo.

Las crisis comienzan cuando se mezclan lo urgente con lo importante. Cuando es complejo establecer las prioridades. La actualización del estudio del Instituto de Gobierno Corporativo servirá para orientar el rumbo. Es cuestión de voluntad. El gobierno entrante tiene la palabra.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos