Bladex, un puntal financiero de la región

El Banco Latinoamericano de Comercio Exterior acredita cuatro décadas de operaciones con un ‘stock’ de servicios que integra y favorece las dinámicas del comercio en la región. Sin la presencia de esta institución, grandes multilatinas perderían un pívote con el cual se les facilita la penetración en los mercados. Habla Gabriel Tolchinsky, CEO de Bladex.

Uno no se imagina el Centro Bancario Internacional sin el Bladex. Sr. Tolchinsky: ¿En qué radica esta relevancia?

Respuesta.: La historia ha probado que Bladex tiene tanta relevancia hoy como en el momento de su fundación. Si vemos la historia de nuestra región en los últimos 40 años, tomando de referencia a países como México, Brasil y Argentina, que representan alrededor del 68% del producto interno bruto de América Latina, podemos destacar periodos de incertidumbre y contextos retadores desde el punto de vista político y económico. Por ejemplo, en los años de 1980 y 1990 los tres países pasaron por momentos difíciles, y más recientemente, en la década del 2000, Argentina, y posteriormente Brasil entre 2015 y 2016, sufrieron la peor recesión de los últimos 70 años.

En este contexto retador, Bladex inició operaciones hace 40 años como una institución financiera dedicada a la región y al comercio exterior, y les permitió a los países tener acceso a moneda dura mediante la capacidad de financiar tales operaciones.

 Es normal que una institución financiera tenga como respuesta la confianza tanto de los mercados como de los países…

R.: Lo importante es mantener la calidad de la cartera teniendo un marco de gestión de riesgos confiable, predecible y vigente en distintos ciclos, tanto en el macroeconómico como en el microeconómico, así como una exposición de activos suficientemente diversificada, considerando que América Latina se define como de alto riesgo al ser un mercado emergente.

Cuando se analiza un banco como Bladex, más allá de ubicarlo como riesgo latinoamericano se toma en cuenta todo un esquema basado en la solidez crediticia, su trayectoria de negocios en la región, la flexibilidad que tiene para ajustarse a los diferentes ciclos económicos, la diversificación de su cartera, entre otros aspectos.

A propósito de esa credibilidad del Bladex, el banco tuvo éxito en la colocación de bonos por cerca de 350 millones de dólares. ¿Qué refleja eso tomando en cuenta que lo suscribieron además unos inversionistas de primera categoría?

R.: Hace unos años hicimos esa transacción en los mercados de capitales, en la cual originalmente participaron más de 60 inversionistas institucionales de primera línea. Bladex cuenta con renombre y prestigio en los mercados internacionales.

Acabo de llegar de un viaje por Asia donde hemos hecho muchas emisiones y donde la recepción fue muy buena. Creemos que en Asia hay oportunidades, no solo en términos de fuentes de fondeo como en Japón, Taiwán, o incluso en China y Corea del Sur, sino también desde el punto de vista de negocios, porque el comercio exterior entre Asia y América Latina está creciendo a un ritmo más alto que en cualquier otra región.

En este momento el comercio exterior entre Latinoamérica, Estados Unidos y Canadá sigue representando alrededor del 46%, pero está creciendo a tasas de solamente 1.4%. El comercio exterior con Asia, que representa 26%, crece a tasas de alrededor de 5% anual, más del triple del crecimiento alcanzado en los países del norte.

entre China y Estados Unidos es un tema de actualidad, pero tiene significancia para América Latina si por ejemplo China le deja de comprar soja a Estados Unidos y la soja brasilera se vende con una prima al entrar en la ecuación.

Ni hablemos del comercio exterior con Europa, que ha disminuido en los últimos años. La guerra comercial

¿Sería exagerado establecer una equiparación entre el Bladex y el Canal respecto del comercio latinoamericano?

R.: Nunca lo pensé de esa manera, pero el Canal de Panamá es una vía que conecta una parte del mundo con otra para facilitar el comercio exterior a través de Latinoamérica. Bladex origina riesgo crediticio derivado del comercio exterior de América Latina con el resto del mundo, y mediante su buen juicio crediticio, diversificación y bajo historial de pérdidas mejora lo que sería el riesgo latinoamericano.

Es decir, Bladex construye carteras de riesgo latinoamericano con mejores parámetros crediticios para que el mundo desarrollado pueda participar en la financiación de la banca local y de las principales empresas exportadoras de nuestra región, con el fin de facilitar transacciones de comercio exterior. Quizás en ese sentido se puedan asociar ambas instituciones: que a través de Panamá, la región latinoamericana se beneficia del comercio exterior internacional.

¿Cómo es la presencia de Bladex en América Latina?

R.: Nuestra casa matriz está ubicada en Panamá y mantenemos oficinas de representación en Buenos Aires, Sao Paulo, Lima, Bogotá y ciudad de México, además de una agencia en el estado de Nueva York, Estados Unidos. A través de nuestras oficinas de representación en la región ofrecemos un servicio más eficiente a nuestros clientes locales, tanto en la originación de préstamos y cartas de créditos como en todos los productos asociados con el comercio exterior. Como ya lo comenté, Bladex se inició como un banco de bancos, pero actualmente el 50% de nuestra cartera la conforman las instituciones financieras y el otro 50% se dirige directamente a exportadores e importadores de la región.

Si bien mantenemos presencia comercial en varios países latinoamericanos, en términos operativos estamos centralizados. Somos un banco panameño establecido en Panamá, y la verdad es que nos sentimos honrados por ello. El marco de negocios y regulatorio bajo el cual operamos es de primera línea. Nos complace que Panamá haya recibido el aumento de su calificación crediticia y que el país se encuentre en un camino ascendente de crecimiento.

En medio de dinámicas tan complejas y rápidas como las del comercio y de los flujos del dinero, ¿cuáles son los pilares fundamentales de cultura corporativa del Bladex, que permiten que no se desoriente el banco?

R.: Creo que Bladex ha tomado decisiones muy acertadas a lo largo del tiempo. Primeramente, inició operaciones en 1979 con capital procedente 100% de los bancos centrales e instituciones financieras designadas por los 23 países latinoamericanos que aprobaron la iniciativa panameña de crear un mecanismo multinacional para el financiamiento de las exportaciones en América Latina.

Posteriormente, en 1992, Bladex hizo una emisión en la Bolsa de Valores de Nueva York para atraer capital privado, lo que nos obligó a operar bajo un gobierno corporativo robusto desde la década de los noventa, mucho antes de que se hubiesen fortalecido los estándares de gobierno corporativo en la región.

Eso nos situó un paso adelante no solo de la competencia, sino también a escala operativa, que hoy es la manera estándar de gestionar. Cuando se empieza a reforzar el marco normativo, se comienza a fortalecer el marco de cumplimiento y el de riesgos, lo que le permite al banco ubicarse en una mejor posición para afrontar los diferentes ciclos económicos por los que ha atravesado la región.

La prueba la hemos visto en el transcurso del tiempo: Bladex ha podido afrontar crisis muy significativas como la del tequila de México en la década de 1980, la asiática de 1997, la argentina en 2001 y 2008, así como la brasileña en 2015/2016, y ha salido, como se dice en inglés, with flying colors.

Los niveles de provisiones de capital y la solidez de la cartera han mostrado que Bladex tiene la capacidad de afrontar esos ciclos y que cuenta con una metodología de análisis crediticio que es absolutamente crucial para afrontar este tipo de entornos.

El comercio exterior es muy dinámico. Para que tenga una idea de magnitudes: si uno le saca una fotografía al balance de Bladex, tenemos una cartera comercial que fluctúa entre $6 mil y $6 mil 500 millones, pero anualmente el banco origina alrededor de $15 mil millones de dólares en préstamos, garantías y cartas de crédito, más de dos veces y media la rotación anual de la cartera. Para ello, la eficiencia operativa es crucial: la inversión en sistemas, en personal y en gestión de calidad.

Las economías de la región avanzan más lento, y ustedes pasaron de tener unos activos el año pasado sobre 6 mil 400 millones de dólares, a contabilizar 7 mil millones… ¿Qué explica este comportamiento?

R.: Empecemos por el hecho de que la volatilidad y la incertidumbre en la región no son necesariamente malas para el banco. Si nos ubicamos en la parte más alta de la pirámide crediticia, entonces nuestros riesgos crediticios son intrínsecamente muy buenos. Estamos en la financiación de la cadena de comercio exterior que tiene un mejor historial de pago que otros créditos bancarios. Cuando las cosas van bien, la parte de arriba de la pirámide crediticia tiene acceso a los mercados internacionales de capitales. Cuando las cosas no van tan bien y hay incertidumbre, ese acceso se restringe y ahí es cuando Bladex tiene más oportunidades de negocios. En todo caso, es importante construir una cartera de crédito con la diversificación adecuada para resistir los vaivenes por los que atraviesa la región.

¿Qué nos puede decir de Bladex y su compromiso con Panamá, teniendo en cuenta que la institución juega un rol clave en la economía en transacciones de envergadura para empresas panameñas?

R.: Bladex tiene dos misiones: el comercio exterior y la integración latinoamericana. Dentro del contexto de integración latinoamericana se encuentran las multilatinas, que son compañías que tienen presencia en más de un país latinoamericano. Por ejemplo, si una compañía colombiana establece sus operaciones en México para estar más cerca del mercado objetivo que es Estados Unidos, eso es una multilatina que para nosotros representa un cliente típico al que queremos asesorar y trabajar con él en términos de la integración regional.

De la misma manera ocurre con una empresa latinoamericana que desee tener presencia en un país como Panamá, pues Bladex conoce al país y a su conglomerado de empresas y de compañías locales e internacionales, por lo que nos encontramos en una situación ideal para saber cómo estructurar la financiación de tal manera que ayudemos a la integración latinoamericana.

¿Qué sigue para el Bladex toda vez que el negocio bancario tiene otros jugadores y contextos, como las fintech, el blockchain?

R.: Hay que ser un poco futurólogos, pues no podemos ignorar el hecho de que existen instituciones que tienen regulaciones más laxas comparadas con las que mantiene el banco, o no se encuentran reguladas y pueden ofrecer productos muy similares por intermedio de canales tecnológicos más eficientes.

Bladex trata con reguladores locales en cada uno de los países donde tenemos representación. Nuestros cuatro reguladores principales son la Superintendencia de Bancos de Panamá, el SEC, el Nydfs y la Reserva Federal de Estados Unidos, y los marcos regulatorios son tales que mantienen un monitoreo continuo. Los estándares que cumple Bladex no solo en prevención sino también en lo normativo, son internacionales y de primera línea, pero no se puede ignorar la carga operativa que demanda una entidad regulada como Bladex.

Las fintech son una realidad, y tecnologías como blockchain hacen la gestión mucho más fácil, pero bajo un marco no regulado las amenazas son considerables. Latinoamérica todavía no se encuentra allí, y nosotros, obviamente, estamos analizando estas tecnologías para determinar cuál debe ser nuestro rol, asumiendo que el mundo va para esa dirección.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos