Poder emprender tras el camino andado

El abanico de emprendimientos que surgen en Panamá incluye plataformas de comercio en línea para la compra de cafés especiales, ‘app’ para llevar el control de las vacunas, empresas de consultoría y orfebrería.

En Panamá, el 44% de los emprendedores establecidos lo conforman hombres y mujeres de entre los 45 años y los 54 años, mientras que el 24% está en el rango de 55 a 64 años, según el estudio Monitor Global de Emprendimiento presentado por la Fundación Ciudad del Saber.

La edad no puede considerarse un obstáculo para iniciar un negocio. Al contrario, cuando se ha recorrido un camino profesional y laboral, bien sea como empleado, directivo o en un cargo administrativo de una empresa, se cuenta con la suficiente experiencia, madurez y claridad para apostar por nuevas ideas sin titubear ni vacilar.

Algunos de los más exitosos negocios en el mundo tienen en su historia la iniciativa de emprendedores que comenzaron luego de los 40 años o de los 50, como los fundadores de McDonalds, Coca–Cola y Kentucky Fried Chicken, por citar los más reconocidos. “El espíritu de emprender no está amarrado a la edad. La clave está en la capacidad de aprender incluso de los fracasos laborales o de proyectos que se han tenido para volver a empezar y con más destreza y experiencia”, precisa Francisco Hernández, experto en mercadeo digital y consultor empresarial.

El abanico de emprendimientos que surgen en Panamá incluye plataformas de comercio en línea para la compra de cafés especiales, ‘app’ para llevar el control de las vacunas, empresas de consultoría y orfebrería.
El abanico de emprendimientos que surgen en Panamá incluye plataformas de comercio en línea para la compra de cafés especiales, ‘app’ para llevar el control de las vacunas, empresas de consultoría y orfebrería.

Uno de los principales obstáculos que el consultor ha identificado en el camino al emprendimiento, luego de trabajar por varios años en una corporación de telecomunicaciones, es la creencia en sí mismo de que puede sacar adelante un proyecto propio. “Los temas financieros finalmente se consiguen. Pero la gran lucha es con uno mismo, porque da temor dejar la seguridad de un trabajo y de un ingreso fijo por una o varias ideas de negocio, pero es importante no emprender a lo loco, tener un plan de negocio, un plan de trabajo a seguir”, recomienda. Hernández se dedica ahora a asesorar a empresas, promover otros emprendimientos y desarrollar negocios de mercadeo y autoeducación.

Del gusto por el café

Muchas ideas de negocio no salen de un estudio de mercado, sino de pasiones personales, de gustos y aficiones. Lo que comenzó como un gusto personal por comprar cafés especiales en las tierras altas de Chiriquí, para llevarlos a la familia o complacer los encargos de amigos, se transformó en una idea de negocio que busca conectar con un portal web de comercio en línea, la gran variedad de aquellos granos con los mercados local e internacional.

Gilberto Ortiz, y Gian Antonio Ortíz de cafeyaroma.com
Gilberto Ortiz, y Gian Antonio Ortíz de cafeyaroma.com

Café y Aroma es el emprendimiento de Gilberto Ortiz. Busca crear un market place en línea, donde puedan comprarse al detal o en cajas prácticas las diferentes variedades de café especiales, desde el mundialmente codiciado geisha, hasta los arábigos y otros de la variedad robusta.

“Toda mi vida me había dedicado a la construcción. Pero iba a Chiriquí de paseo y una vez me enamoré del café, y me cautivó todo el mundo que lo envuelve. Así que me surgió la idea de crear una web que reuniera los cafés especiales empacados que no pueden comprarse normalmente en los supermercados”.

Ortiz es un trader local del café para el consumidor final. El portal, que será oficialmente activado en agosto, tendrá información detallada de las fincas productoras, la variedad del producto, y una amplia base de datos sobre calidad y precios. “Estamos apostando a vender productos en línea a mercados como Asia, Europa y Panamá”, refiere Ortiz, quien lleva tres años comercializando café por la vía tradicional, pero ahora lo hará a través de la plataforma electrónica con facilidades de pago en línea.

Parte del desafío que encontró fue la adaptación del e-commerce en el mercado local, puesto que hay pocas opciones de bancos que ofrecen facilidades para proporcionar la interfase que se requiere para activar las compras en línea. El otro reto fue el de estudiar completamente el mundo del café. El grano no era su ámbito de acción. “Ha sido un tremendo aprendizaje y ahora a este emprendimiento se sumó mi hijo”.

De oficinista a orfebre

Dorotea de McGrinson trabajó toda su vida en la Universidad de Panamá en el área administrativa de la Facultad de Derecho. Una vez retirada, decidió hacer algo que había postergado por mucho tiempo: aprender a fabricar joyas. Se apuntó en un taller de ofebrería y la destreza, la habilidad y la creatividad con la que elaboraba sus piezas en clase, llevaron a uno de sus profesores a incentivarla a desarrollar su propia marca y empezar un negocio. Nació así Nature’s Jewerly by Dorotea.

Dorotea de McGrinson, decidió emprender en el mundo de la orfebrería.
Dorotea de McGrinson, decidió emprender en el mundo de la orfebrería.

“Comencé a hacer joyas de plata con diseños inspirados en la naturaleza, a los que se les agregan materiales rústicos, piedras y otras piezas”. Para ella, hacer joyas es toda una terapia ocupacional. Integró, además, uno de los talleres de Canal de Empresarias y allí aprendió a hacer un modelo de negocios y se integró al núcleo de artesanas que organiza ferias, charlas y otras actividades de apoyo a los emprendedores. Uno de los retos fue aprender a mantener las finanzas en orden, al igual que el manejo del inventario. “Es importante que se apoye más al artesano local. Debe valorarse más el trabajo del orfebre”. Sus joyas se han expuesto en ferias y en boutiques de la ciudad.

Las vacunas en una ‘app’

La vida como enfermera la llevó a comprender las necesidades y problemas que se presentan en el día a día, y uno de ellos fue con el manejo y control de las vacunas. Así fue como Luz Mendoza, a punto de jubilarse, decidió ofrecer una solución tecnológica con la aplicación Imuni.

Luz Mendoza, creadora de la app Imuni y de panamacraftexp.com
Luz Mendoza, creadora de la app Imuni y de panamacraftexp.com

Cuenta que uno de los obstáculos fue la falta de conocimiento en computación e informática, reto que superó con cursos y talleres. “Otro desafío fue conseguir financiamiento. Hacen falta en Panamá más programas que apoyen financieramente a los emprendedores nacientes”. Mendoza se hizo acreedora de capital semilla en la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, que le permitió mejorar la idea y lanzar la app en las plataformas de Google Play y iOS para su descarga. Luz recomienda que cuando se tenga una idea se desarrolle, se haga un demo e incluso se pruebe en el mercado, y hay que ser atrevido y tomar la decisión rápido.

Mendoza también desarrolla un directorio de artesanos locales bajo la plataforma panamacraftexp.com que ofrece a los artesanos un sitio para exhibir y vender sus obras en línea.

El espíritu emprendedor no se detiene con la edad ni con los cambios laborales, al contrario, da pie para seguir creando y aportando conocimiento y experiencia.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos