Hacia un ecoprotocolo para la construcción en Panamá

Panamá se convertirá en una ciudad modelo para las construcciones sostenibles y amigables con el medio ambiente. Es la visión de expertos del sector público y privado que se han unido para desarrollar y poner en práctica el ecoprotocolo para el sector de la construcción. Se trata de una certificación y normativa integral para edificios existentes a nivel municipal que están desarrollando Panama Green Building Council, el Municipio de Panamá y una firma especializada de Singapur. La propuesta fue presentada en el X Simposio de Industria y de Energía. 

Raisa Banfield, vicealcaldesa, explicó que el ecoprotocolo debería aplicarse con proyectos piloto del sector privado y público a principios de 2019. “La idea es promocionar la adecuación de edificios antiguos a este modo de eficiencia y sostenibilidad, por ejemplo, en el área bancaria y en El Cangrejo hay hoteles que se han adecuado para modernizarse y podrían ser candidatos para aplicar el ecoprotocolo, porque sus diseños originales tenían elementos eficientes”.

Inicialmente se tratará de un proyecto voluntario, para que las infraestructuras se adecúen e incorporen en su diseño y estructura elementos de la naturaleza, el medio ambiente y las estructuras verdes. Posteriormente será una normativa. “Es una deuda para Panamá y para el mundo, no podemos seguir construyendo a espaldas de la naturaleza y utilizando energía que no tenemos o usando agua que cuesta potabilizar y es escasa por un despilfarro en el diseño de estructuras”, planteó Banfield en el foro.

El proyecto en Panamá tiene como referencia el ecoprotocolo desarrollado en Singapur y que busca  hacer sostenible, al menos, el 80% de los  edificios existentes en este país  para 2030.

Julio Rovi Sánchez, coordinador de la Comisión de la Junta Técnica para la Guía de la Construcción Sostenible, expresó que la eficiencia energética es mucho más rentable que cualquier opción de generación de energía que conlleva procesos más costosos.

“La eficiencia energética es más rentable y más difícil de hacer, de allí que la construcción sostenible en Panamá, en este primer paso de tener una  reglamentación, se concentra en medidas pasivas, para que los edificios a partir de ahora sean inherentemente menos ineficientes”, agregó.