Conozca el perfil del nuevo superintendente de Bancos de Panamá, Amauri Castillo

Amauri Ariel Castillo Chang fue designado como superintendente de Bancos de Panamá, por el presidente de la República, Laurentino Cortizo.

Castillo es abogado y se desempeñaba como consultor en temas legales, bancarios, regulatorios y estratégicos, además actuó como asesor externo del Superintendente de Bancos en temas de promoción de Panamá como Centro Bancario Internacional, de defensa de los servicios financieros internacionales, entre otros.

Igualmente fue asesor de la Junta Directiva de la Superintendencia del Mercado de Valores y participó en varias juntas directivas de bancos, empresas fiduciarias, casas de valores, entre otras.

Ahora regresa a la superintendencia donde promete que trabajará para recuperar la confianza en el sistema financiero panameño y emprender la tarea de modernizar la institución que regula el sector.

“Regreso a una institución en la cual serví por casi 12 años desde varias responsabilidades, principalmente como secretario general desde el año 2004 hasta el año 2012 bajo tres administraciones, con lo cual se consolidó mi formación y trayectoria profesional. Del 2013 al 2014 me desempeñé como asesor externo del entonces superintendente de bancos y además como asesor externo de la entonces junta directiva de la Superintendencia del Mercado de Valores de la República de Panamá.”, dijo Castillo durante la toma de posesión del cargo.

En la esfera gremial pertenece al Colegio Nacional de Abogados de Panamá desde 1992 donde se ha desempeñado como miembro suplente del Tribunal de Honor del Colegio Nacional de Abogados de Panamá del 2003-2005. Actualmente es miembro de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas (APEDE) y del Instituto de Gobierno Corporativo – Capítulo de Panamá.

En sus palabras al tomar posesión como Superintendente de Bancos de Panamá, Castillo admitió que hay una imagen país distorsionada y una reputación cuestionada (con razón o sin ella). «Por lo cual estaremos decididamente enfocados a promover la confianza pública local e internacionalmente del sistema bancario, tal y como lo mandata la ley… con hechos, con acciones concretas, bien pensadas y no improvisadas», dijo.

Precisó que el sector financiero requiere de un nuevo liderazgo por lo que decidió aceptar «con mucha responsabilidad el reto de asumirlo como actores y protagonistas importantes y no como espectadores».

«El sector financiero global y local se encuentran en proceso de transformación (consolidaciones, nuevas tecnologías, mayor profundidad en la supervisión, nuevas regulaciones y Panamá demanda de un sistema de pagos electrónicos inmediatos) adaptado a un sistema financiero atípico pero con muchas potencialidades. Las nuevas regulaciones también debemos adaptarlas a nuestra realidad sin que las mismas pierdan su esencia y su razón de ser».

Indicó que es necesario mejorar la calidad del servicio que presta la Superintendencia de Bancos de Panamá no solo en su función de supervisión basada en riesgo sino en los tiempos de respuesta en los trámites administrativos ante la misma. «Hay grandes oportunidades de mejoras y las vamos a impulsar y llevar a cabo», apuntó.